25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En Madrid, los barrios más vulnerables, que además cuentan con un mayor número de locales de juego, son Villaverde, Carabanchel, Usera y Vallecas

La ludopatía en España, somos el país europeo con mayor número de jóvenes adictos al juego

Mesa de juego de una casa de apuestas.
Mesa de juego de una casa de apuestas.
La ludopatía es un problema de salud pública que afecta cada vez a más jóvenes. Durante los últimos años, se han intentado regular ciertos aspectos con el fin de evitar la adicción al juego y en Madrid, la vicealcaldesa Begoña Villacís, ha presentado la 'Estrategia municipal de atención y prevención de la adicción al juego', que se centra en los lugares donde hay más incidencia, los barrios con menos recursos de la capital.

Begoña Villacís, la vicealcaldesa de Madrid, presentó el pasado lunes la 'Estrategia municipal de atención y prevención de la adicción al juego', para luchar contra la ludopatía en el municipio de Madrid.

Villacís recalca que, para que sea efectiva esta estrategia resulta fundamental el compromiso de los grupos políticos más representativos, con el fin de prevenir la adicción al juego en los barrios más frágiles, que se encuentran en un riesgo latente de adicción, del mismo modo que contribuir y ofrecer atención de calidad a las personas que sufren esta patología. El Ayuntamiento de Madrid establecerá ayudas de 110 millones de euros, con un  plan de alcance de cinco años, de 2020 a 2025. 

El foco principal serán los barrios más afectados —los distritos que se establecen principalmente en el sureste de Madrid—, donde la incidencia de ludopatía es más elevada. Los barrios más vulnerables, que cuentan con un mayor número de locales de juego, son Villaverde, Carabanchel, Usera y Vallecas.

¿Cómo funcionará esta estrategia de prevención?

Las medidas para luchar contra la ludopatía que se han establecido hasta ahora se han centrado en restricciones de publicidad y marketing agresivo. En las campañas publicitarias que incitan al juego, es habitual ver los rostros más representativos del panorama deportivo, principales influyentes en los más jóvenes, lo que ayuda al incremento de establecimientos de apuestas.

El ​​actual Decreto de Planificación irá principalmente destinado a dos segmentos diferenciados de la población. Por un lado, a los menores de 25 años, con quienes se pretende fomentar alternativas de ocio saludable. Y, por otro lado, a las personas mayores de 25, con programas de ayuda destinados a las familias de quienes padecen esta patología.

En relación al sector más joven de la sociedad, Marina Merino, activista política contra las casas de apuestas y estudiante de Ciencias Políticas y Filosofía, explica: “No hay una alternativa de ocio, actualmente no hay un ocio que no sea individualizado y ligado al consumo para la clase trabajadora.”  

Hay quienes proponen regular estos servicios y otros, como es el caso de Marina, acabar con ellos, lo que, según dice, "eliminaría sus consecuencias sociales". La activista propone otras formas sanas y colectivas de modelo social que fomenten el ocio: “Por una parte pedimos nuevas ofertas de ocio digno, asequible y popular y, por otro lado, que la persona que esté pasando por este problema se sienta abrazada por sus conocidos y la sociedad; que colectivamente se sea consciente del problema”. 

La ludopatía, la droga del siglo XXI 

El 1% de la población española juega de manera patológica. Este problema está directamente relacionado con la apertura de las casas de apuestas en los barrios con la renta per cápita más baja de toda la Comunidad de Madrid.

La ludopatía es la adicción patológica a los juegos de azar y es una enfermedad que se caracteriza por un fracaso crónico y progresivo en resistir los impulsos de jugar apostando dinero. En la mayoría de los casos, los inicios en el juego comienzan con el objetivo de conseguir dinero inmediato. Precisamente, este es el motivo porque estas casas de apuestas proliferan en los barrios más humildes de la capital. 

Casa de apuestas en el sureste de Madrid.

El perfil medio de ludópata en España es, según Marina Merino, "un hombre joven que tiene una formación y unos recursos muy bajos”Casi un 98% de los jugadores patológicos sabe que jugar es un riesgo, sin embargo, la adrenalina que se produce durante el juego y la necesidad de obtener dinero, les empuja a intentarlo. 

Las principales propuestas sociales y políticas resaltan la importancia de no denominarlo ocio. Para evitarlo, es un derecho vital que existan alternativas de espacios de ocio para los más jóvenes.

COMPARTIR: