14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El consumo de este tipo de productos cayó desde 1.83 por personas en 2018 hasta 1.51 en 2019, caída que se mantiene desde 2015

España registra la mayor caída de la venta ilegal de tabaco desde que se registran datos

España consume 1.5 cigarros ilegales por persona
España consume 1.5 cigarros ilegales por persona
El consumo de cigarrillos ilícitos ha descendido en España. Así lo asegura el estudio de Philip Morris International (PMI) elaborado por KPMG, que evidencia la disminución más marcada desde que el inicio del estudio en 2006. La cifra refleja un descenso de 1.500 millones, que equivale al 3,6% en cigarrillos consumidos. Por otro lado, el año anterior se contabilizó 220 millones de cigarrillos falsificados, un 15,8% más que el 2018.

El estudio determina como cigarrillos ilícitos aquellos que son producidos por el contrabando y/o han sido falsificados. También los “blancos ilícitos” refiriéndose a los cigarrillos manufacturados legalmente en un país o mercado pero, son transferidos a donde no existen limitaciones legales o son vendidos sin pago de impuestos.

De hecho, en España la reducción del consumo se ve reflejada desde el 2015. Tanto la para el consumo doméstico como para el no doméstico, con 1.51 frente al 1.83 en 2018. Sin embargo, los blancos ilícitos se duplicaron en 2019 siendo los más grandes elementos frente a otros países que disminuyeron.

La fuente sostiene que, en España la constante labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han trabajado forzosamente para la reducción de las cifras. Con respecto a la falsificación de cigarrillos, el país ha descubierto 18 fábricas ilegales. Sin este punto a favor, los resultados fueran diferentes.

El estudio recoge data de 27 estados de la Unión Europea, incluyendo Reino Unido, Noruega y Suiza durante el 2019. El sumo total da 38.900 millones de cigarrillos ilícito en toda el territorio, lo que es un 7,9% del consumo total en la UE. En comparación con el año anterior (2018), se consumieron 4.700 millones de unidades más. Resultado totalmente favorable.

La bajada se mantiene desde el 2015.

"La continua disminución del comercio ilícito de tabaco en la UE es un acontecimiento positivo y refuerza la importancia de las medidas de control de la cadena de suministro, la aplicación estricta y la colaboración para combatir este problema", comentó Alvise Giustiniani, vicepresidente de Prevención del Comercio Ilícito en PMI.

Philips Morris International destaca que, parte de la disminución fue la caída del contrabando en Ucrania, Bielorrusia, Argelia y Moldavia. Sin embargo, los cigarrillos ilícitos que se originan dentro de las fronteras de la UE y se mueven entre países europeos continúan aumentando en comparación con años anteriores. Además, los criminales cambian sus operaciones para estar un paso por delante de los programas anti-ilícitos.

Los informes de las agencias policiales revelan un aumento en el número de redadas en fábricas de cigarrillos ilícitos en 2019. Según el informe de KPMG, las fábricas ilegales  fueron un factor clave en el aumento del consumo ilícito de cigarrillos blancos y falsificados dentro de la UE. Frente a una mayor seguridad y controles fronterizos más estrictos, las organizaciones criminales simplemente trasladaron sus operaciones a Europa.

Más inteligencia sugiere que los grupos del crimen organizado están construyendo múltiples fábricas para mitigar el riesgo de que las redadas policiales cierren por completo sus operaciones. “Los funcionarios también notan que la maquinaria incautada durante las redadas se está volviendo cada vez más tecnológica y las operaciones son más profesionales, con fabricantes que producen cigarrillos ilícitos a escala para organizaciones y contrabandistas que pueden transportar y distribuir grandes volúmenes”.

“Esto ha alentado la formación de nuevos grupos criminales que se especializan en el contrabando de tabaco crudo y de corte fino, y materiales no relacionados con el tabaco, como filtros, papeles y embalajes, que operan por separado de los traficantes y contrabandistas de cigarrillos fabricados ilícitamente”.

La investigación tiene por delante a Francia y Reino Unido con los mayores volúmenes de consumo ilícito en la UE. Con 7.200 millones de cigarrillos, y 5.500 millones respectivamente. 

El análisis en discusión concluye que, el descenso en el consumo de cigarrillos ilícitos es un hecho positivo pero, “no hay duda que el problema no va a ninguna parte”. Los problemas son persistentes con nuevas tendencias.

COMPARTIR: