09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo mejorar la calidad del aire de tu hogar

Si la calidad del aire dentro de nuestro hogar siempre ha sido fundamental en nuestra calidad de vida, especialmente para los que sufren algún tipo de dolencia respiratoria, ahora lo es incluso más. La mala calidad del aire, especialmente en invierno cuando se combinan calefacciones que resecan el ambiente y las ventanas se pasan casi todo el tiempo cerradas, aumenta las posibilidades de incrementar dolencias que van desde el asma a estos días aumentar las posibilidades de contagio de coronavirus. Por ello, mantener la calidad del aire lo mejor posible, en el que es parte tan importante contar con el mejor deshumidificador como los que puedes encontrar en portal deshumidificadores es tan importante. Para conseguirlo, os dejamos una serie de consejos:

Ventilación adecuada y calidad del aire

Tener un correcto flujo de aire del exterior es fundamental, aunque muchas veces complicado en invierno. Es chocante, tener sistemas de calefacción activos, por un lado, y mantener entradas de aire a baja temperatura, pero siguiendo ciertas pautas es posible.

En primer lugar, con una renovación de aire especialmente por las mañanas, cuando hay que sustituir el más viciado de la noche y generalmente aún no hemos puesto en funcionamiento de la calefacción.

Dentro de la casa, mantén cerradas las habitaciones lo menos posible y procura una circulación del aire adecuada y combínalo con aperturas cortas de ventana, más abundantes si hay mucha gente en la casa.

Lucha contra los ácaros

Un ambiente ventilado es siempre muy beneficioso para otro de los grandes enemigos de la calidad del aire y los problemas respiratorios: los ácaros. A esto debes añadir otros puntos, desde eliminar el polvo limpiando con un paño húmedo (otros sistemas incluso pueden ser más perjudiciales al trasladarlo al ambiente) a especialmente tener mucho cuidado con el textil del hogar.

Para eliminar los ácaros se aconseja lavar con asiduidad fundas y ropa de cama, con una periodicidad de cada 4-5 días para que se mantenga lo suficientemente limpio, también evitar las alfombras que suelen ser un nido de ácaros y sustituir ciertos tejidos naturales por otro sintéticos o de látex (como colchones o almohadas) que eviten que proliferen

La importancia de un ambiente húmedo

Uno de los problemas más habituales en invierno cuando aumentamos el uso de la calefacción es debido a la sequedad en el ambiente. Esta no solo causa irritaciones en las mucosas, desde la nariz o los ojos, sino que también aumenta la posibilidad de transmisión de virus. Diferentes estudios, por ejemplo, han señalado que una caída de tan solo un 1% de la humedad supone un incremento del 8% en la transmisión del coronavirus.

Con un humidificador las bacterias y virus no se trasladan tan fácilmente, y es que las micro partículas de agua que contiene un ambiente húmedo funcionan como obstáculo para su difusión, con lo que se disminuyen contagios.

Y si tienes alguna dolencia, como una simple gripe, también mejoras en tu recuperación, por ejemplo disminuyendo la congestión por las noches y con ello descansando mucho mejor.

Por todo ello, cuida tu calidad del aire y manteniendo una ventilación adecuada y un ambiente limpio y húmedo, lo conseguirás.

COMPARTIR: