01 de diciembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La empresa Neolife dedica parte de su trabajo a investigar y combatir las enfermedades asociadas al Covid-19

Llegan al mercado nuevos tratamientos especializados en paliar las secuelas que deja el coronavirus

Neolife ofrece tratamientos post-COVID
Neolife ofrece tratamientos post-COVID
La virulencia de la COVID-19 puede desembocar en diversas secuelas en muchos pacientes tras haber superado la enfermedad. Por ello, la clínica Neolife oferta tratamientos post-coronavirus para mejorar la calidad de vida de quienes se han sobrepuesto a la infección.

Los tratamientos para hacer frente a la COVID-19 colman los titulares de la prensa y el espacio de los telediarios. Cada día se prueban nuevos ensayos clínicos para dar con un medicamento capaz de vencer a la enfermedad de forma inequívoca, una ardua tarea que tiene al límite a la comunidad científica y que demuestra que aún desconocemos mucho de esta infección. No obstante, también resulta fundamental realizar un seguimiento de las múltiples complicaciones que está dejando el coronavirus en miles de personas que han conseguido superarlo.

Las secuelas pueden ser muy variadas y afectan a toda clase de pacientes, desde niños a ancianos. Los expertos advierten de la aparición de afectación muscular, con potencial para desembocar en una disnea, o cardiaca. También son comunes la fatiga, reduciendo de forma considerable la capacidad física de los afectados, incluida la de los jóvenes, o los síntomas gastrointestinales. Otras dolencias pueden ser las lesiones cutáneas, fenómenos trombóticos, molestias en las articulaciones… Son solo algunos ejemplos de una larga lista que pone de relieve la necesidad de una atención a largo plazo para las personas que han superado el virus.

Para paliar estas complicaciones y mejorar la calidad de vida de las personas, la clínica Neolife Age Management Medicine está ofertando tratamientos post-COVID. Alfonso Galán, profesional del equipo médico de Neolife en Marbella, señala que estos tratamientos realmente se traducen en “chequeos post-COVID” para detectar secuelas en pacientes. “Vamos a realizar una evaluación de cómo ha transcurrido la enfermedad, especializándonos en comprobar qué pasa tras la infección, buscando las secuelas y tratándolas en consecuencia”, afirma.

Galán informa de que los chequeos serán exhaustivos y, en función de las complicaciones detectadas, “se elaborará un programa de tratamiento enfocado a la patología residual encontrada”. Explica que, por ejemplo, si Neolife aprecia “una miocardiopatía, lo pondremos en conocimiento del cardiólogo del paciente para que le haga los controles oportunos”. Así, “veremos su capacidad de ejercicio y haremos programas para su retorno gradual a su actividad física habitual”.

Este servicio de Neolife cubre una necesidad normalmente más olvidada, pues la peligrosidad del coronavirus nos obliga a enfocarnos en áreas como la prevención de la COVID-19 o el tratamiento de la enfermedad. “Los esfuerzos de la comunidad médica están dirigidos a evitar la propagación del virus y a buscar mejores tratamientos, por lo que nosotros queremos aportar nuestro granito de arena con esta atención post-COVID por un colectivo que está un poco olvidado”, declara Galán. Sin embargo, el doctor comprende que esto esté sucediendo dadas las dificultades a las que está sometiendo el virus a la sanidad, motivo que les ha impulsado a realizar estos chequeos. “Al final, lo único que queremos es ayudar a la gente”, sentencia.

Por otra parte, el experto pide precaución a la hora de saber si una persona con secuelas podrá volver por completo a su estado de salud pre-COVID. “Hay que recordar que esta enfermedad tiene pocos meses, y aún nos falta tiempo” afirma. Por ello, la labor de prevención se antoja fundamental, como en el caso de la miocarditis. “Si una persona tiene una miocarditis a causa del virus y se pone a preparar una maratón, desoyendo a su cuerpo, resulta muy peligroso, incluso hay casos de muerte súbita”, advierte.

De este modo, Neolife se introduce de lleno en el servicio post-COVID después de casi 10 años desarrollando programas de medicina preventiva antienvejecimiento. La clínica cuenta con centros en Madrid y Marbella.

COMPARTIR: