24 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Permite al Ejecutivo seguir gobernando a golpe de ampliaciones del Real Decreto Ley de 14 de marzo y órdenes ministeriales

Guía práctica: Qué significa y qué supone estar de verdad bajo el Estado de Alarma

Pedro Sánchez defenderá una nueva prórroga del estado de alarma este miercoles
Pedro Sánchez defenderá una nueva prórroga del estado de alarma este miercoles
Mientras Madrid permanece en la llamada fase 0.5, un 70% de la población española se encuentra en la fase 1. Lo que significa que tanto ciudadanos, comercios y otras actividades han visto reducidas las restricciones que se aplicaban al comienzo del estado de alarma. La ventaja más sonada de la fase uno es la posibilidad de reunión entre ciudadanos de un mismo municipio que llevan sin tener contacto desde el comienzo de la cuarentena y que ahora podrán disfrutar de reuniones en sus domicilios.

Este sábado Pedro Sánchez ha anunciado que pedirá una última prórroga para el estado de alarma y que está durará “alrededor de un mes”. Moncloa quiere alargar el periodo de alarma hasta el cinco de julio. Sin embargo, algunos partidos ya han confirmado que no apoyarán la petición de Sánchez. Entre estos se encuentra Ciudadanos quienes ya han anunciado que no apoyarán esa duración. La prórroga del estado de alarma será debatida y defendida por el presidente en el Congreso el miércoles.

Madrid ha entrado en la llamada fase 0.5 y ello ha plateado dudas con respecto a qué se puede hacer y qué no debido a que las condiciones de esta no han sido aclaradas de manera clara. Entre las medidas que ahora permite esta nueva fase se encuentra la reapertura de determinados comercios con un espacio máximo de 400 metros cuadrados a los que los ciudadanos podrán acceder siempre y cuando sigan las instrucciones pertinentes explicadas por los guardias de seguridad apostados en la entrada de los diversos comercios locales que han abierto sus puertas.

Los Centros de Alto Rendimiento Deportivo son accesibles durante la fase 0.5

No solo los comercios locales gozan del permiso para retomar sus actividades comerciales, a estos se suman la ITV y el Centro de Alto Rendimiento. Las iglesias podrán llevar a cabo la misa con un aforo reducido en un tercio de lo habitual y los velatorios ahora permiten una celebración con un máximo de diez personas en la sala.

Antes de entrar en la fase 0.5 los comercios podían recibir a los clientes que hubiesen solicitado cita previa, que podía servir además como un justificante ante la Guardia Civil para poder salir de casa. Ahora ese justificante no es necesario y los locales comerciales con menos de 400 metros cuadrados podrán recibir un volumen de clientes un 30% menor de lo habitual, siempre y cuando puedan garantizar la distancia de seguridad mínima de dos metros. Cabe resaltar que el uso de mascarilla pasa a ser obligatorio y las personas mayores de 65 años tienen atención preferente.

En el caso de los Centros de Alto Rendimiento, se exige que los deportistas pasen un reconocimiento médico. Estos podrán ir acompañados por sus entrenadores en caso de que resulte necesario y esté justificado. Los entrenamientos deben hacerse de manera individual y todas las instalaciones deberán estar desinfectadas. Los gimnasios, por el contrario, deben permanecer cerrados.

No obstante, la fase 0.5 no cuenta con algunas de las ventajas propias de la fase uno. Las reuniones de más de diez personas permanecen prohibidas, de la misma manera que lo hacen los aperitivos en las terrazas y la apertura de bares y restaurantes para otra actividad que no sea la entrega a domicilio.

En el aspecto cultural los museos no son accesibles aún. Sin embargo, la Comunidad de Madrid se encuentra trabajando en medidas que permitan acudir a los espacios culturales cuanto antes. Las bibliotecas y archivos de la Comunidad aún requieren de cita previa y solo para atender a aquellos que acudan a solicitar un préstamo o a devolver un libro. La fecha de apertura de las bibliotecas no ha sido publicada y se está a la espera de que la Comunidad implante las medidas sanitarias para realizar este fin. Las salas de lectura solo podrán ser accedidas a partir de la fase uno de la desescalada y todos los materiales de lectura y audiovisuales que sean devueltos pasarán una cuarentena de 14 días antes de volver a ser puestos a disposición del público.

Con respecto a los paseos y actividades deportivas las medidas anteriores se mantienen. Los paseos pueden ser realizados por personas de un mismo hogar de dos en dos y el límite de recorrido sigue siendo de un kilómetro alrededor del domicilio. Las actividades deportivas como correr o montar en bicicleta se deben realizar de manera individual y siempre dentro del término municipal donde resida la persona que realiza la actividad física. En este caso no hay restricción de con respecto al espacio que puede recorrer una persona, pero cabe señalar que solo se podrá llevar a cabo la actividad deportiva una vez al día.

Qué hacer en la fase uno

A diferencia de la Comunidad de Madrid, alrededor de un 70% de la población española han entrado en la fase 1, lo que conlleva nuevas ventajas para alcanzar la llamada “nueva normalidad”. Quizá la mayor ventaja de la fase uno es el hecho de que se permiten las reuniones de un máximo de diez personas, lo que significa que muchas personas podrán ver a amigos y familiares con los que solo habían podido tener contacto a través de medios telemáticos. Estas reuniones pueden darse en cualquier lugar, no tiene importancia si es un bar, un domicilio o la calle. Aun así, se deberán respetar las medidas de prevención e higiene. No obstante, estas reuniones quedan restringidas a solo aquellas personas que no se encuentran dentro de la población de riesgo o a aquellas vulnerables a los efectos del Covid-19 pero que mantengan su situación bajo control médico estricto con rigurosas medidas de protección.

Durante la fase uno las segundas residencias vuelven a ser accesibles siempre y cuando esta se encuentre en la misma provincia donde se encuentre la residencia habitual de la persona que desea realizar el desplazamiento. Está prohibido el desplazamiento a otras zonas de España sin una justificación sanitaria, laboral, profesional o empresarial.

Las reuniones de hasta 10 personas de un mismo municipio están permitidas en la fase uno

Los bares, cafeterías y restaurantes pueden abrir con un 50% del aforo reducido, con una zona reservada para personas mayores, al ser esta población de riesgo. La distancia entre las mesas debe de ser de al menos dos metros.

Sanidad ha dado unas directrices para garantizar la correcta higiene de los establecimientos: las mesas y sillas deberán ser desinfectadas cada vez que sean abandonadas por un cliente, la mantelería debe ser de un solo uso, tener geles hidroalcohólicos a disposición de los clientes en todo momento, desinfección del datafono, usar pizarras de menú en lugar de cartas comunes para los clientes, no pueden haber servilleteros o cualquier dispensador de condimento y los aseos deberán ser limpiados al menos seis veces al día.

En el caso de los vehículos, la limitación de dos personas por vehículo ha quedado anulada. Ahora todas las plazas de las que disponga un vehículo podrán ser ocupadas siempre. Cuando los pasajeros no pertenezcan a un mismo domicilio será obligatorio el uso de mascarilla solo podrá haber dos ocupantes por cada fila de asientos. El uso del coche o cualquier otro vehículo para ir a visitar a amigos y familiares en una misma provincia.

Similar a la fase 0.5 de la Comunidad de Madrid, durante la fase uno los comercios de 400 metros o menos podrán abrir sus puertas al público con una atención a la cliente individualizada y siempre obedeciendo la distancia de seguridad de dos metros. El aforo debe ser del 30% en cada planta del edificio. En caso de que esta medida no se pueda garantizar, los clientes tendrán que entrar de uno en uno. Las políticas como las rebajas podrán realizarse siempre y cuando el establecimiento tome todas las medidas necesarias para evitar los aglomeramientos.

Los mercadillos también pueden volver para la fase uno. La condición es un volumen de personas limitado a un 25% de lo habitual. Estos mercadillos deberán contar con la autorización del ayuntamiento. Los puestos deberán desinfectados al menos dos veces al día para garantizar la seguridad de los presentes.

En cuanto a las actividades deportivas para los ciudadanos que no sean profesionales también hay una reducción a las restricciones. Ahora son accesibles las instalaciones municipales destinadas a la práctica deportiva. Para ello se debe pedir cita previa y solo se podrán realizar actividades que no supongan contacto físico. La caza y la pesca deportiva también se permiten siempre y cuando se respete la distancia de seguridad.

El sector cultural durante la fase uno recibe buenas noticias. Las bibliotecas ahora pueden abrir para recibir devoluciones o realizar préstamos. Los espacios destinados a la lectura también podrán ser utilizados, aunque con un aforo restringido sin especificar. Los museos pueden recibir visitas, pero no podrán ser utilizados para actividades culturales y solo con un tercio del aforo permitido.

Las actividades como la producción cinematográfica se han reanudado junto con la posibilidad de realizar actos culturales de menos de 30 personas en lugares cerrados y menos de 200 personas si son al aire libre.

En el caso de los colegios y universidades y otros centros educativos pueden abrir, pero no para atender a los estudiantes sino para realizar tareas de limpieza, administración e investigación.

El estado de alarma anula el derecho las manifestaciones

El estado de alarma supone que se han de evitar las grandes aglomeraciones de personas y mantener la distancia de seguridad, hecho contrario a cualquier manifestación tradicional. Sin embargo, la web maldita.es ha recopilado las opiniones de varios constitucionalistas y estás han sido analizadas en un artículo de la web xataka.com y muchos son contrarios a que se pueda restringir el derecho a la libre manifestación.

Según el catedrático de derecho, Carlos Vidal Prado: “Las manifestaciones pueden autorizarse siempre que se lleven a cabo en condiciones compatibles con el respeto a las medidas de prevención”. Misma opinión tiene el doctor en derecho Juan María Bilbao: “El estado de alarma no suspende el derecho de manifestación. Si se cumplen las exigencias de distanciamiento social y se garantiza que no suponen riesgo para la salud pública o el orden público, creo que no se deben prohibir”.

Manifestación de militantes de Vox

Sin embargo, el Tribunal Constitucional ha sido tajante con el asunto emitiendo el siguiente veredicto: “No se dan las circunstancias que permitan el ejercicio del derecho de reunión por la situación de pandemia (...) La prohibición de celebrar la manifestación guardada una relación lógica y de necesidad evidente con la finalidad perseguida por esa misma interdicción: evitar la propagación de una enfermedad grave, cuyo contagio masivo puede llevar al colapso de los servicios públicos de asistencia sanitaria”.

Este veredicto parece zanjar el asunto con respecto a las manifestaciones. Esta situación propicia que se enfrenten dos derechos fundamentales y ha quedado a disposición del TC la jurisprudencia respecto a este asunto y este ha decidido optar por preservar el interés y bienestar general y evitar las aglomeraciones para frenar los contagios de coronavirus.

 

COMPARTIR: