20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

INTERPOL ha emitido una alerta mundial a las fuerzas del orden en sus 194 países miembros contra el crimen organizado de este tipo de falsificaciones

Aumentan las vacunas falsas de Covid-19 en Europa: La Policía se moviliza ante la alarma sanitaria

Vacunas falsas incautadas.
Vacunas falsas incautadas.
La incautación de cargamentos de vacunas falsas del coronavirus se ha convertido en una actividad casi cotidiana para las organizaciones internacionales que velan por la seguridad de los ciudadanos. Lotes de productos que se venden como vacunas y que contienen simplemente agua u otros productos que pueden constituir un grave riesgo para la salud si se inyectan en el organismo, están siendo requisados en cada vez más lugares del mundo.

Los fraudes relacionados con la COVID-19 son cada vez mayores a medida que se alarga la pandemia, es por ello que hasta la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) no para de lanzar advertencias sobre el crimen organizado que hay detrás de las vacunas falsas. Tal es así que, recientemente, ha emitido una alerta mundial a las fuerzas del orden de sus 194 países miembros para que estén preparados frente a las redes del crimen organizado que se dirigen a las vacunas del coronavirus.

Cargamentos enteros están siendo requisados en distintas partes del mundo. La propia Interpol informó de la incautación en Sudáfrica de unas 400 ampollas, equivalentes a unas 2.400 dosis, que contenían la vacuna falsa y que se encontraron en un almacén en Germiston, Gauteng, donde los agentes también recuperaron una gran cantidad de máscaras 3M falsas y arrestaron a tres ciudadanos chinos y un ciudadano de Zambia.

En China, la policía identificó una red que vendía vacunas COVID-19 falsificadas en las propias instalaciones donde se fabricaba, y que acabó con el arresto a unos 80 sospechosos y el decomiso de más de 3.000 vacunas falsas. “Si bien acogemos con satisfacción este resultado, esto es solo la punta del iceberg cuando se trata de delitos relacionados con la vacuna COVID-19”, dijo el secretario general de la Interpol, Jürgen Stock. Además de las detenciones en Sudáfrica y China, Interpol también está recibiendo informes de distribución de vacunas falsas e intentos de estafa dirigidos a organismos de salud. 

Cargamento confiscado en Sudáfrica. Foto: Interpol

Otro de los casos recientes más llamativos ha sido el ocurrido en México, donde se confiscó un cargamento de dos neveras con más de 1.100 frascos que, camuflados entre refrescos y golosinas, contenían unas 6.000 dosis falsas de la vacuna Sputnik V con destino a Honduras. La operación pudo desmantelarse tras inspeccionarse una aeronave privada en el aeropuerto internacional de Campeche, en la ciudad mexicana del mismo nombre.

También desde la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO), su director general, Christian Archambeau,  en una entrevista concedida a la publicación 'Activos',  advertía de la detección de contenedores con destino a Europa con falsificaciones de la vacuna para después ser distribuidos en plataformas más pequeñas.  En este contexto confirmaba la colaboración de EUIPO con la Oficina Europea Antifraude (OLAF).

Este organismo antifraude también ha dado la voz de alarma en este asunto en el que se podrían ver involucrados hasta los propios gobiernos nacionales. Así, su director general, Ville Itälä, aseguraba haber manejado informes sobre estafas de grupos de crimen organizado destinadas a autoridades gubernamentales que con el afán de acelerar el ritmo de la vacunación para mantener seguros a sus ciudadanos podrían caer en la trampa. "Deben detenerse lo más rápido posible", alertaba. 

Grave riesgo para la salud

Desde el comienzo de la pandemia, los delincuentes se han aprovechado de los temores de la gente para hacer caja engañando a los ciudadanos y utilizarles para el blanqueo de dinero. Las vacunas falsas son, por sí mismas, un riesgo para el público pues, además de ser productos que no protegen contra la COVID-19, pueden representar un grave peligro para la salud si se ingieren o se inyectan. Dichos productos no están probados, regulados ni controlados.

Hay que tener muy presente el mensaje de las autoridades sanitarias en cuanto a  que las vacunas legítimas no están a la venta por ningún canal. Son administrados y distribuidos estrictamente por los servicios nacionales de salud en cualquier país. "Cualquiera que compre estos productos en línea también corre el riesgo de dar potencialmente su dinero a los delincuentes organizados", remarcan desde Interpol.

 

COMPARTIR: