16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El calor extremo provoca una inflamación cerebral y una alteración de la serotonina, la hormona de la felicidad, y de la dopamina

Por cada grado de temperatura, la mortalidad asociada a la salud mental crece un 2,2 %

Termómetro en Sevilla
Termómetro en Sevilla
La segunda ola de calor del verano 2022 continuará afectando a los españoles hasta el próximo lunes 18. Está demostrado que el aumento de las temperaturas causa una mayor irritabilidad, ansiedad o desanimo. El calor extremo provoca una inflamación cerebral y una alteración de la serotonina, la hormona de la felicidad y de la dopamina, que ayuda al aprendizaje. Según los expertos, por cada grado de temperatura la mortalidad asociada a la salud mental crece un 2,2 %

La Península sufre una ola de calor y según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) quedan días de intensas temperaturas.

Numerosos estudios relacionan el aumento de las temperaturas con cambios en el estado de ánimo y en los comportamientos. Las olas de calor se relacionan considerablemente con comportamientos y errores similares a alguien que tenga un nivel de 0.8 g/l de alcohol en sangre. El calor aumenta el riesgo de sufrir un accidente de trafico hasta un 22%, aumenta la sensación de fatiga al volante y los reflejos se reducen, cuanto mayor sea la temperatura mayor será el peligro en la carretera, dado que apunta a una mayor agresividad y nerviosismo al volante.

Según una revisión de literatura científica publicada en 2021, por cada grado que aumentan las temperaturas, la mortalidad asociada a la salud mental crece un 2.2%. En urgencias psiquiatras se notan las olas de calor y es que según otro estudio publicado en 2022, las olas de calor hacen que las visitas a urgencias por temas de salud aumenten.

Los psicólogos afirman que un calor moderado estimula a salir y a relacionarse con gente pero que una ola de calor como la que sufre en estos momentos la Península lleva a todo lo contrario. Estas temperaturas producen un impacto en nuestra conducta, disminuye el rendimiento laboral y aumenta la irritabilidad. En las personas que de por sí sufren trastornos de ansiedad, depresión y otras patologías, este calor produce un calor significativo y hace que todo se multiplique, más frustración y mas debilidad.

El calor afecta negativamente salud mental | ORO :: Organización  Radiofónica de Oaxaca

El calor afecta negativamente a la salud mental. 

Desde GISMAU, el Grupo de Investigación en cambio climático, Salud y Medio Ambiente Urbano del Instituto de Salud Carlos III advierten que, aunque las personas más vulnerables a los efectos del calor extremo sobre salud mental, son los que tienen patologías previas, cada grado afecta también al resto de población. Hay grupos muy vulnerables, pero eso no descarta al resto.

Incomodidad y falta de sueño

El calor y el mal humor se mezclan y eso se debe, según varios estudios, a que esos grados extras alteran los niveles y el equilibrio de la serotonina y dopamina, ambas relacionadas con las emociones. A esto se suma la falta de sueño, los expertos afirman que la temperatura ideal para descansar oscila entre los 17-18 ºC, cuando en la Península las noches actuales tienen una mínima de 25ºC las casas que no están bien aisladas o sin sistemas de refrigeración no logran descansar.

Temperaturas máximas previstas para el viernes 15 de julio. Ola de calor

Temperaturas máximas previstas para el viernes 17 de julio. 

Las olas de calor en España son cada vez más frecuentes y no parece que la tendencia vaya a frenar. Relacionando las olas de calor con los crímenes, en 2014 un investigador calculó que si la tendencia continúa de esta manera, entre 2010 y 2099 el cambio climático causará 22.000 asesinatos, 180.000 casos de violación y 1,2 millones de asaltos a mano armada adicionales en Estados Unidos.

Recomendaciones para los días más calurosos

- Realizar ejercicio físico a primera de la mañana o última hora del día.

- Evitar la exposición solar.

- Evitar comidas copiosas e ingerir alimentos frescos y ligeros.

- Evitar tener en marcha todas las fuentes de calor que tenemos en casa. 

- Hidratarse. Preferiblemente con bebidas isotónicas y evitando las energizantes, las     cuales potencian la ansiedad.

- Intentar generar corrientes de aire naturales jugando con abrir determinadas puertas y ventanas para lograr que el aire se mueva

- Si el calor es sofocante, debemos recurrir a duchas frecuentes con agua fría.

- Si no hay más remedio que tener que andar y recibir los rayos solares, debemos   protegernos el cuerpo, pero especialmente la cabeza con un pañuelo o una gorra

- Entrenamiento de la gestión emocional.

-Mantener una actitud positiva frente al calor.

Por último, hay que estar atento a una serie de síntomas que indican que hemos sufrido un golpe de calor. Los síntomas más evidentes y graves son la pérdida de conciencia y las convulsiones, pero hay otros que suelen aparecer antes como son tener una sensación de sueño, tener mucha sed o notar la piel muy caliente. Si notamos estos síntomas, hay que recibir atención médica urgentemente.

COMPARTIR: