06 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La campaña del Ministerio de Sanidad, su mala imagen tras las muertes registradas en EEUU y el repunte del tabaco han ocasionado la caída

El cigarrillo electrónico recorta su facturación y se reducen los puntos de venta del vapeo en toda España

Cae el vapeo en España tras la campaña del Ministerio de Sanidad en su contra.
Cae el vapeo en España tras la campaña del Ministerio de Sanidad en su contra.
Empresas del sector del vapeo han visto cómo la crisis de imagen que vive el cigarrillo electrónico ya afecta a sus ventas en España, lo que ha provocado el cierre de cerca de 40 tiendas y la salida de más de 400 trabajadores. Además aseguran que el descenso de su consumo está detrás del repunte que ha experimentado el tabaco.

Así lo han advertido esta semana los responsables de la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV), patronal que agrupa a fabricantes y comercializadores de estos productos -en su mayoría pymes e independientes-, en la que no están representadas las compañías tabaqueras.

Se han reducido los vapeadores y han cerrado al menos 40 puntos de venta. 

El presidente de la entidad, Arturo Ribes, ha vinculado el descenso de la facturación de los últimos meses con la campaña lanzada del Ministerio de Sanidad a principios de septiembre en la que se igualaba el cigarrillo electrónico con el consumo de tabaco.

Ha admitido que las ventas también han sufrido por el impacto de una serie de muertes en Estados Unidos asociadas al uso de líquidos para vapear, casos que por el momento las autoridades relacionan mayoritariamente con el consumo de productos comprados en el mercado negro y que contienen tetrahidrocannabinol (THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana.

De hecho, 47.000 personas han dejado de vapear sólo en este segundo semestre, de acuerdo con sus cálculos.

En declaraciones a los periodistas, Ribes ha descartado que este descenso tenga que ver con un trasvase a alguno de los cigarrillos electrónicos que han comenzado a comercializar en este 2019 tres de la cuatro grandes tabaqueras (Imperial Tobacco, BAT y JTI) en España. Estos dispositivos se venden en tiendas especializadas pero sobre todo en estancos, establecimientos de los cuáles UPEV no tiene datos.

Efectos de la campaña del Ministerio de Sanidad

“Las ventas del primer semestre en nuestras tiendas iban bien pese a la llegada de un nuevo operador -Imperial lanzó su dispositivo en febrero, mientras que las otras dos entraron en octubre y noviembre-, todo era incremento hasta que llegó la campaña de Sanidad“, ha asegurado Ribes.

Las muertes registradas en EEUU también han dañado la imagen de este producto que se anuncia como alternativo.

Desde la patronal han apuntado que las cifras oficiales reflejan un repunte de las ventas de cigarrillos en España -del 0,5 % entre enero y octubre-, y en su opinión esta subida es consecuencia directa de la caída del vapeo.

La UPEV ha criticado la estrategia promocional de algunas tabaqueras por colocar publicidad en espacios públicos y ha recordado que sus empresas siempre han estado “totalmente en contra” de ello para evitar atraer a menores.

Además, responsables de la entidad han afirmado que en España no existen motivos de alarma por la popularidad del vapeo entre menores de edad, un problema que han circunscrito a EE.UU. por no tener regulación al respecto.

La patronal anunció el lanzamiento de un código de buenas prácticas entre los fabricantes de líquidos para el vapeo que les obligará a facilitar a Sanidad los análisis toxicológicos de sus productos sin nicotina, que actualmente están exentos de ese trámite.

COMPARTIR: