15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las pruebas recogidas en la sede regional leonesa en la capital indican que el reciente hurto fue orquestado con herramientas sofisticadas de ladrones

Los robos más sonados por profesionales en España: Del diamante púrpura a la Casa de León

El Cierre Digital en Montaje con imágenes del robo al Banco Central Hispano en 1985 y de la caja fuerte de la Casa de León de Madrid esta semana.
Montaje con imágenes del robo al Banco Central Hispano en 1985 y de la caja fuerte de la Casa de León de Madrid esta semana.
El último robo más sonado realizado por profesionales en España se dió en la Casa de León en Madrid, donde fueron testigos de un hurto llevado a cabo por verdaderos profesionales. En la sede regional leonesa encontraron documentos esparcidos por el suelo y con la caja fuerte de la oficina forzada, por lo que se presupone que se emplearon herramientas sofisticadas. Esto recuerda otros casos muy sonados en España, como el del diamante púrpura o el histórico del Banco Central Hispano en Barcelona.

Esta semana los trabajadores de la Casa de León de Madrid encontraron un escenario caótico en el interior del centro: el suelo lleno de cajas y documentos y la caja fuerte abierta con un boquete de un considerable diámetro. Ante las evidencias, fueron conscientes de que habían sido víctimas de un robo, así lo han denunciado los responsables de la Casa de León, situada en el número 6 de la calle del Pez del distrito Centro de Madrid, ante la Policía Nacional.

Los trabajadores de la sede regional sospechan que el asalto se produjo durante el fin de semana, concretamente durante la madrugada del sábado al domingo, mientras el establecimiento se encontraba cerrado. Las primeras sospechas apuntan a que el asalto se llevó a cabo por parte de un grupo profesional de atracadores pues, según apuntan los primeros indicios, actuaron con calma y tuvieron tiempo de revisar todas las estancias de la sede regional mientras se hacían cargo de la caja fuerte, situada en el interior de un armario de la oficina.

2023112020551841024

Imagen de la caja fuerte de la oficina de la Casa de León en el distrito Centro de Madrid

Las imágenes de la caja fuerte evidencian el uso de herramientas sofisticadas y ‘hacen gala’ de una meticulosa preparación por parte de los asaltantes, que probablemente planearon el robo con bastante antelación, aunque las investigaciones acaban de comenzar y pronto se conocerán más datos sobre el procedimiento empleado para generar el boquete que presenta la caja fuerte de la oficina.

A primera hora de la mañana del lunes, ante el caótico escenario, los responsables de la sede regional se personaron ante las autoridades, que requirieron la intervención de la Policía Científica de la Policía Nacional para la recogida y muestreo de pruebas. Este es el primer hecho de estas características que acontece en la Casa de León de Madrid, creada en 1951 como fruto de una reunión de un grupo de promotores en el Teatro Albéniz de la capital.

El oscuro historial ‘de película’ de los robos en España

El caso de la sede regional de León en la capital madrileña es llamativo y, sobre todo, demuestra una meticulosa profesionalidad en los asaltantes, que lograron pasar inadvertidos y sustraer el contenido de la caja fuerte sin levantar ninguna sospecha. Sin embargo, no son los únicos que han llevado a cabo con éxito una ‘hazaña’ de este calibre en nuestro país.

Quizá uno de los robos más impactantes y recientes en España fue el del ‘diamante púrpura’, una joya sustraída en enero de 2020 en Barcelona por una falsa tasadora y un falso comprador cuyo valor en el mercado negro oscilaba entre los 7 y los 15 millones de euros.

SXR5OSYTDJBRRE6JODNNC4CNWQ

Imagen del diamante púrpura (con un valor de 7 a 15 millones de euros) sustraído en Barcelona en 2020

Finalmente, en febrero de 2021 fueron detenidos en Francia los integrantes de la banda criminal que llevó a cabo la sustracción de la valiosa joya, que pertenecía a un empresario suizo que viajó desde Dubái hasta Barcelona para venderla. Sin embargo, la supuesta tasadora, tras verificar la autenticidad de la joya, se dispuso a guardarla en una caja fuerte creando una distracción con el precinto para finalmente esconderla sin ser descubierta y desaparecer con ella a, supuestamente, hacer unas llamadas.

Por otra parte, tal y como informó elcierredigital.com, el 15 de agosto de 1985, mientras todo el país estaba de fiesta, se perpetró un robo y no uno cualquiera. Ni más ni menos que el que es considerado como el mejor robo a un banco en la historia de España. Fue el asalto a una sucursal del Banco Central Hispano en Barcelona. Los ladrones vaciaron las casi 400 cajas que había en la sucursal bancaria, que contenían un total de 6.000 millones de pesetas. 

La responsable del robo fue la conocida 'banda de Roma'. El líder del grupo era Franco Pirozzi, un viejo conocido de la Policía que ya había sido detenido un año antes, en 1984, también en Barcelona, antes de que él y sus secuaces intentaran asaltar la cámara acorazada precisamente de otra sucursal del Banco Central Hispano.

banco_central_hispano

Imagen del agujero realizado en el Banco Central Hispano de Barcelona

En el caso de 1985 el sistema que siguieron fue construir un túnel de más de 300 metros de longitud. El grupo estaba compuesto por especialistas en ingeniería, arquitectura y electricidad. 'La banda de Roma' había alquilado un piso en el número 13 de la calle Moles, a la que daba la parte trasera de la sucursal. El lugar no había sido escogido al azar, ya que no sólo podían excavar para llegar a la cámara acorazada del banco sino que a 250 metros hacia el norte se accedía a la red de alcantarillado de la ciudad, lo que facilitaba la huida del grupo. 

Unos años antes del robo del Banco Central Hispano en Barcelona, en 1981, se produjeron más de 20 robos de obras de arte. Quizá el más famoso de aquellos robos fue el perpetrado en el Museu Balaguer por parte del conocido criminal Erik ‘el Belga’. El reconocido criminal, que cuenta con más de 6.000 obras sustraídas en su oscuro historial, logró introducirse en las instalaciones del museo barcelonés y llevarse una obra por valor de 24 millones de euros.

Lo más llamativo del caso y de su protagonista es el hecho de que el criminal no podía vender las obras por la importancia y seguimiento de estas en el mercado negro, por lo que en multitud de ocasiones se veía obligado a quedarse con ellas. En este caso, la obra fue encontrada varios meses después de su sustracción, que se perpetró el 30 de enero de 1981.

Los medios que empleó Erik se desconocen pues nunca explicó cómo logró pasar inadvertido e infiltrarse en el museo.

COMPARTIR: