25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Algunas de las más singulares son los oficios de probadores de cama, escritores técnicos de manuales y guías o ser vendedor de souvenirs en Antártida

Profesiones poco comunes que casi nadie quiere ejercer pese a tener un importante sueldo

Sexadores de pollos.
Sexadores de pollos. / Una profesión bien pagada.
El mercado laboral ofrece un amplio abanico de categorías profesionales que llaman la atención por ser poco comunes ya que explotan campos o habilidades que tan solo unos pocos se atreven a desarrollar. Debido a la exigencia de la labor a realizar, la formación previa, la poca competencia o la singularidad de su naturaleza, estos puestos de trabajo reciben los salarios más altos del mercado laboral.

Trabajar con pingüinos en la Antártida, ser probador de camas profesional, trabajar como sexador de pollos, ser escritor técnico o tanatopractor. Se trata de profesiones poco frecuentes que se encuentran en el mercado laboral y que, debido a su poca demanda y baja competencia, quienes las ejercen reciben un salario realmente elevado. No se distinguen por la dificultad de la labor a ejercer sino por lo inusual de su labor. 

Inusuales y bien remunerados

Entre estas profesiones se encuentra la de sexador de pollos, cuya función principal determinar si las crías de pollos recién nacidos son macho o hembra. Esta labor requiere un proceso de formación previa, ya que no es nada sencillo concretar el sexo de las aves. Y aunque es una labor muy poco usual en el mercado, su diferenciación resulta fundamental para la avicultura y la cría de pollos. Según la revista Time, la formación suele durar tres años y una vez que el trabajador está experimentado, el sexador de pollos podrá distinguirlo en cuestión de segundos.

Analizan principalmente el recto del animal y gracias a pequeñas singularidades que diferencian un sexo u otro, son capaces de identificar a las aves a gran velocidad sin margen de error. El sueldo anual se establece en 55.000 euros, es decir, un total de 4.500 euros brutos al mes.

Otro trabajo curioso es demandado por diferentes empresas colchoneras de lujo, como “Crafted Bed”, que lanzan al mercado ofertas laborales para probadores de cama profesionales, a quienes ofrecen 2.400 euros al mes por "asegurarse de que la empresa brinda a sus clientes los mejores colchones". Entre sus funciones principales, según demanda la compañía, se encuentra echarse la siesta o ver Netflix tumbado en sus colchones. La jornada laboral es de 37,5 horas a la semana.

También existen otros trabajos a priori poco agradables, como el de tanatopractor. Este profesional higieniza, conserva, restaura y prepara —a través de una estética impecable— el cuerpo de personas que han fallecido para su posterior presentación antes del funeral.

Tanatopractor.

La profesión que desempeña el escritor técnico también es muy laboriosa, complicada y, desde luego, técnica. Requiere de un gran proceso de documentación y formación previa y su labor consiste en escribir y desarrollar toda la información necesaria para los manuales de instrucciones, catálogos y guías de instalaciones. Debido a esto, su habilidad lingüística debe estar a la altura del campo de conocimiento sobre el que se vaya a tratar. La redacción de estos documentos requiere de gran especialización en el campo científico y técnico, siendo uno de los mejores trabajos pagados en España. El salario bruto anual de estos profesionales alcanza los 63.671 euros, unos 5.305 euros al mes. 

Otras entidades como el Fondo Antártico del Reino Unido ofrecen 2.000 euros al mes al personal que, con o sin cualificación, trabaje en las instituciones de correos, el museo y la tienda de souvenirs de Port Lockroy en la Isla Goudier en la Península Antártica, donde podrán desarrollar su trabajo rodeado de pingüinos a unas temperaturas inhabituales, ya que estos animales habitan alrededor de las infraestructuras.

COMPARTIR: