25 de enero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas Infusiones y legumbres son algunos de los complementos alimentarios para contrarestar los hábitos en los días festivos

Los consejos más adecuados para perder los kilos tras los excesos navideños: Verduras, pescado azul y fruta

Conejos para perder kilos.
Conejos para perder kilos.
Después del día de Reyes toca volver a la rutina y a la normalidad en todos los ámbitos, y por supuesto también con nuestra alimentación. Ya se terminaron las reuniones familiares, comidas y cenas con amigos, y todos los excesos que hemos cometido a la hora de sentarnos a la mesa, y que sin duda, en el mejor de los casos, nos habrán provocado una sensación de hinchazón abdominal e incluso malestar y a veces hasta "cargo de conciencia" por haber comido tanto.

En este post vamos a relacionar una serie de alimentos y consejos que nos pueden ayudar a sentirnos mejor y compensar los excesos cometidos, y sobre todo, poco a poco a recuperar las buenas costumbres alimenticias.

En general, para eliminar toxinas hay dos pautas importantes a seguir: aumentar el consumo de agua y de alimentos líquidos (caldos, infusiones, jugos naturales de verduras); y evitar en la medida de lo posible los productos refinados y procesados, tales como los azúcares libres y la sal en exceso, y potenciar en nuestra dieta los siguientes alimentos, ya que cumplen una función depurativa fantástica.

Infusiones de té verde

Para ayudar a la recuperación de nuestro organismo es fundamental una buena hidratación, lo cual podemos hacer cada mañana con una infusión de té verde, rico en vitaminas C y E lo que le confiere un poder antioxidante natural, además es depurativo, lo que nos ayudará a eliminar las toxinas y depurar todo el aparato gastrointestinal y urinario, además, posee acción laxante, ideal para prevenir el estreñimiento, ayuda a combatir la retención de gases y los dolores estomacales asociados, y por otra parte es estimulante, que nos ayudará a mantenernos activos durante el día.

Se pueden tomar una o dos tazas al día, en lugar de cafés y demás bebidas excitantes, si no hay contraindicación médica. Mejora el flujo de la circulación sanguínea.

Pescado azul

Pescados azules. Sardinas, anchoas, boquerones..., al menos dos raciones por semana. Por su riqueza en ácidos grasos y omega 3. La prioridad es que los pescados y los mariscos cobren protagonismo en los menús semanales, con el objetivo doble de aumentar el consumo de un alimento cardioprotector y reducir la ingesta de carne.  La digestión del pescado azul es rápida debido en parte al carácter insaturado de las grasas, aunque también depende de la forma de cocinarlo, debemos evitar hacerlos fritos o en salsa, y optar por cocinarlo a  la plancha, a la papillote, al horno o al agua (vapor o cocido), ya que su elaboración en esas dos primeras formas requiere de aceites vegetales u otras grasas.

Los meses en los que hace más frío hacen que algunos pescados tengan una mejor calidad, por ejemplo el besugo, típico  plato navideño, se transforma de pescado blanco a pescado azul durante el invierno por el aumento en la cantidad de grasa que acumula.

Frutas de temporada

A principios de enero son los cítricos, las manzanas, la pera, la piña o el kiwi, todos buenos aliados para realizar una dieta depurativa, después de Navidad.

La piña es una fruta tropical que posee vitaminas C, B1 y B6 y con un gran contenido en agua, y es una perfecta aliada para mantener nuestro cuerpo bien hidratado, incluyendo nuestra piel y evitando así la degeneración de la misma.

Manzana en todas sus variedades, Granny Smith, Red Delicius, Reineta... gracias a la aportación de pectina proporcionan mucha saciedad y son astringentes, por los que son un excelente aliado entre horas y por que también tiene un bajo contenido en azúcares, una porción de 100 gramos de manzanas suele contener 11,8 gramos de azúcar. Sin duda, la manzana es uno de los alimentos más depurativos que hay.

Garbanzos y otras legumbres

Las legumbres de toda la vida, so que son una supercomida, y no solo no engordan, sino que además nos pueden ayudar a adelgazar de forma saludable. Un buen plato de legumbres es muy saciante, por lo que nos dejará satisfechos durante horas, son una fuente de fibra e hidratos de carbono, apenas tienen grasas y su densidad calórica es baja.

Contienen una serie de nutrientes que, en conjunto, ayudan a regular la glucemia, reducir los niveles de colesterol o mejorar el estreñimiento. La clave está en incluir variedad de legumbres en los menús entre dos y cuatro veces por semana: garbanzos en ensalada, en sopas, cremas, en paté (humus), guarnición de carnes o pescados. Se pueden mezclar con arroz como plato único, en sustitución de la ración de carne.

Caldo depurativo con apio y cebolla

Un caldo depurativo para después de estas fiestas lo puedes preparar cociendo una cebolla, una zanahoria, dos apios y dos puerros, si quieres darle un poco de espesor y sabor al caldo puedes triturar la zanahoria y un puerro. Este caldo será beneficioso ya que el puerro te ayudará a eliminar líquidos, los aceites del apio dilatan los vasos renales, eliminando también las impurezas acumuladas en el cuerpo durante los excesos navideños y la cebolla, otro potente diurético, estimula muchas funciones orgánicas.

El hervido de verduras verdes junto con hortalizas de temporada (zanahoria, calabaza) y un puñado de garbanzos y de arroz supone un plato que, tomado en los días fríos, resulta reconstituyente, además de digestivo, diurético y saciante. Las sopas, las cremas de verduras o los purés pueden reemplazar a las ensaladas en las cenas, al menos durante los días más fríos.

Verduras verdes

Verduras verdes como col o berza, brécol, puerros, apio, borraja, cardo, guisantes. Son verduras que, por sus propiedades nutricionales y funcionales, reconfortan al organismo, ya que ayudan en las labores de "aflojar" y descongestionar el aparato digestivo, estómago, intestinos, vesícula biliar e hígado.

Hígado y páncreas son los órganos más afectados por la glotonería de los días festivos (alcohol, azúcares, proteínas) y a los que más hay que cuidar por medio de una adecuada elección de los alimentos y de las formas de cocinado. La clave está en incluir cada día algo verde en los menús de comidas y cenas, con preferencia por las verduras escaldadas o hervidas en corto tiempo, más fáciles de digerir.

Jengibre

Fresco o en polvo, ciertamente el jengibre es uno de los mejores alimentos que podemos ingerir, contando importantes beneficios para nuestra salud, como la capacidad para mejorar la digestión, aliviar la pesadez, reducir los gases intestinales y mitigar mareos. También destacan sus propiedades para curar y aliviar resfriados y disminuir la congestión nasal o su capacidad para disminuir la inflamación, siendo óptimo también para ayudar a tratar la artritis.Lo podemos utilizar para condimentar caldos, sopas o cremas.

También podemos tomarlo en infusión, troceando una parte de rizoma poniéndolo a hervir de 3 a 5 minutos.

COMPARTIR: