22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los científicos investigan la posibilidad de que el Covid-19 dañe las células productoras de insulina

Estudios preliminares apuntan que el coronavirus podría causar diabetes tipo 1

Desde el inicio de la pandemia del Covid-19, los científicos y doctores se han dado cuenta de que el virus afecta notablemente a personas con enfermedades cardíacas, respiratorias y diabetes. Sin embargo, han descubierto que no solo afecta a personas con diabetes, sino que la probabilidad de que este virus la ocasione esta palpable.

El virus Covid-19 debilita en su totalidad el sistema inmunológico, ocasionando la deficiencia de combatir cualquier enfermedad. Mientras, los pacientes con problemas de azúcar tienen mayor probabilidad de que sus síntomas empeoren.

Como dato curioso, el virus originario de Wuhan puede propagarse mejor entre niveles elevados de glucosa en la sangre. Así lo indica un estudio la revista científica Nature, que recientemente hizo una publicación sobre la posible relación del virus y la diabetes tipo 1.

 

Publicación de la revista científica "Nature", en Twitter

 

El estudio preliminar expone que el virus podría causar diabetes al dañar las células que controlan el azúcar en la sangre. Asumen que el virus puede provocar una respuesta autoinmune en el paciente.

“La diabetes en sí misma es una pandemia al igual que la pandemia de COVID-19. Las dos pandemias podrían estar chocando”, dice Paul Zimmet, quien estudia la enfermedad en la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

¿Existe relación?

En el estudio se exponen casos reales de personas que contrajeron la enfermedad después de padecer el coronavirus. Este es el caso del joven alemán Finn Gnadt, de 18 años que fue diagnosticado con el Covid-19 a mediados de abril. Después de vencer el virus, comenzó a sentirse agotado y sediento

A inicios del mes de mayo, Gnadt fue diagnosticado con diabetes tipo 1, a lo que su médico Tim Hollstein, del Hospital Universitario de Schleswig-Holstein de Kiel, dijo que “la aparición repentina podría estar relacionada con la infección viral”.

Ante estos sucesos, el doctor investigador Paul Zimmet, dice en el estudio que su hipótesis se basa en la cantidad de pacientes similares a Gnadt que ha atendido, que han desarrollado diabetes repentinamente después de haber sido infectados con el virus.

 Paul Zimmet, doctor investigador

De igual forma, expone que docenas de personas han llegado a las salas de emergencia con niveles extremadamente elevados de glucosa en sangre. Sin embargo, otra fracción de doctores investigadores consideran que deben ser cautelosos con estas suposiciones.

"Necesitamos vigilar las tasas de diabetes en aquellos con COVID-19 anterior y determinar si las tasas aumentan por encima de los niveles esperados", señala Naveed Sattar, investigador de enfermedades metabólicas de la Universidad de Glasgow en Reino Unido.

Al igual que Sattar, Abd Tahrani, clínico-científico de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, expresó en el estudio que necesitan evidencia sólida para poder establecer un vínculo. "Se necesitan estudios de cohorte epidemiológicos bien construidos y estudios mecanicistas y experimentales", añadió.

En busca de respuestas 

Un grupo internacional de científicos, entre ellos Zimmet, se han unido para desarrollar una base de datos en las que puedan recopilar información sobre personas que tengan el virus y niveles elevados de azúcar en la sangre, que no tienen la enfermedad previamente.

Los investigadores esperan poder utilizar los datos para poder conocer si realmente existe una relación entre el coronavirus y la aparición repentina de diabetes tipo 1. También, quieren saber si la enfermedad se vuelve permanente y si las personas  que ya estaban en camino a desarrollar diabetes tipo 2 las puede llevar a un estado prediabético. 

COMPARTIR: