09 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Recovery, probado en el Reino Unido entre más de 11.000 pacientes, se ha demostrado eficaz contra los enfermos conectados a los respiradores

Euforia: El anuncio de un medicamento efectivo contra el COVID-19 y las medidas de la Fed disparan las Bolsas

La Bolsa de Nueva York.
La Bolsa de Nueva York.
El hallazgo seis meses después del inicio de la peor pandemia del siglo XXI, que se ha cobrado casi medio millón de vidas en todo el mundo, de un fármaco, anunciado por investigadores en el Reino Unido han disparado las bolsas de medio mundo. Los investigadores aseguran haber encontrado el primer tratamiento capaz de evitar muertes por COVID-19: La dexametasona.

Los responsables del ensayo clínico Recovery, realizado en el Reino Unido entre más de 11.000 pacientes, anunciaron hoy que este fármaco reduce la mortalidad entre los pacientes muy graves que necesitan respiración asistida y también entre aquellos que necesitan oxígeno. Sin embargo, el medicamento no ha demostrado beneficios entre pacientes con un grado de la enfermedad más leve.

Según los responsables del estudio, la dexametasona puede evitar una de cada ocho muertes entre los pacientes más graves y una vida de cada 25 entre aquellos que reciben oxígeno.

El Ibex 35 cerró el martes con una importante subida.

Este anuncio provocó que el Ibex y el resto de bolsas europeas rebotarán con fuerza este martes, el Ibex subiendo 3.25 por ciento y en Wall Street también se impusieron las subidas. En Asia, las alzas de las bolsas también han sido muy pronunciadas impulsadas por las nuevas medidas de la Reserva Federal (Fed), que comprará directamente bonos corporativos para aumentar la liquidez del mercado y la disponibilidad de crédito para las grandes empresas.

El tratamiento de Recovery se ha probado en 175 hospitales del Reino Unido. La dexametasona es un fármaco antiguo —descubierto en 1957— y barato. Es un corticosteroide con efectos antiinflamatorios y supresor de la respuesta inmune que se usa contra reacciones alérgicas fuertes y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. La Organización Mundial de la Salud lo considera un fármaco esencial para cualquier sistema de salud.

En este ensayo británico analizó a 2.104 infectados que fueron seleccionados aleatoriamente para recibir esta droga. Su progresión se comparó a la de 4.321 pacientes que recibieron los cuidados habituales contra la COVID-19. La mortalidad entre los que necesitaban respiración asistida fue del 41%, mientras que los que necesitaban oxígeno registraban una tasa de mortalidad del 25%. Entre los pacientes que no necesitaron estas dos intervenciones la mortalidad fue del 13%. La dexametasona redujo un tercio la mortalidad en el primer tipo de infectados y un quinto en el segundo. En los pacientes menos graves no se observó ningún beneficio.

 

COMPARTIR: