18 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El caso más reciente se ha visto en Tenerife, donde varios detenidos traficaban con especies protegidas o exóticas para su posterior uso en rezos

La Santería se extiende en España: La religión que conlleva ritos con sacrificio de animales

En algunos rituales de santería de sacrifican animales.
En algunos rituales de santería de sacrifican animales.
Los agentes de la policía han detenido este lunes en Tenerife a tres personas como presuntos contrabandistas de especies protegidas y sus restos. Los presuntos delincuentes comercializaban con los animales para su posterior uso en rituales de santería. Murciélagos, aves de origen cubano, cabezas de perro, mono, cobra o cocodrilo, eran algunos de los productos con los que comerciaban. La santería es una religión originaria de Cuba que cada vez está más presente en España

Este lunes eran detenidas tres personas en Santa Cruz de Tenerife como presuntos autores de delitos de contrabando y contra la flora y la fauna. Se cree que estos dos hombres y una mujer, eran los responsables de introducir ilegalmente en España animales de especies protegidas y sus restos, para comerciar con ellos con grupos que los usaban en rituales de santería.

Entre los productos que ofrecían se incluían tanto animales vivos protegidos, como murciélagos o aves de origen cubano, como partes de animales muertos, como cabezas de perro, lobo, mono, cobra, cocodrilo o sapos africanos. Además, también proporcionaban restos óseos como colmillos de elefante, colmillos de tigre o dientes de gorila.

Elementos religiosos de la Santería

La santería es una religión de origen afroamericano, concretamente cubano, que combina elementos de las creencias y prácticas africanas tradicionales con elementos del catolicismo. En algunos rituales de santería, se utilizan animales como parte de los ritos y ceremonias. A esta práctica se la conoce como Ebbo. Con el fin de hacer desaparecer problemas económicos, de salud o de lograr estabilidad espiritual, se ofrendan ciertos tipos de animales a las divinidades de esta religión (orishas).

En la santería, los animales pueden ser sacrificados como ofrendas a los orishas para establecer una conexión espiritual y obtener su favor o protección. Estos sacrificios pueden incluir aves, cabras, pollos o palomas, entre otros animales. Los animales son considerados intermediarios entre los practicantes y los dioses, y se cree que su sacrificio y consumo ritual tienen un propósito religioso y simbólico.

Los orishas, a través de los sacrificios, responden con ayuda o con una respuesta a sus interlocutores. Según las culturas santeras, cada persona nace con un rito preestablecido de vida y desarrollo. Este rito puede ser interrumpido, y en ese caso se puede intervenir para que la persona pueda alcanzar la felicidad plena.

Es importante destacar que la práctica de sacrificio animal en la santería se rige por principios éticos y reglamentos específicos para garantizar un trato humano y respetuoso hacia los animales. Sin embargo, en algunos casos, se han reportado prácticas ilegales donde se obtienen animales protegidos de forma ilegal para ser utilizados en rituales de santería, lo cual es condenable desde el punto de vista legal y ético. Este es el caso de las tres personas detenidas en Tenerife este lunes, que traficaban con animales exóticos y protegidos para después ser utilizados en estas prácticas religiosas clandestinas.

La Santería, culto originario de Cuba

La santería tiene sus raíces en el continente africano, específicamente en las tradiciones religiosas de los Yoruba, un grupo étnico que habitaba en la región que hoy comprende Nigeria, Benín y Togo. Durante el período de la trata de esclavos, millones de africanos fueron llevados a América, principalmente al Caribe y a América Latina, donde fueron sometidos a la esclavitud.

En estas nuevas tierras, los esclavos africanos fueron forzados a renunciar a sus propias prácticas religiosas y adoptar el cristianismo impuesto. Sin embargo, en un acto de resistencia y preservación de su cultura, los esclavos adaptaron y mezclaron sus creencias tradicionales con la religión católica que les imponían, creando una forma única de expresión religiosa conocida como santería.

Figuras representativas de orishas

La santería incorpora elementos del panteón yoruba, sus deidades (orishas), rituales y prácticas, y los combina con santos católicos, dando lugar a una mezcla sincretista de creencias y prácticas religiosas. Esta fusión permitió a los esclavos africanos mantener su identidad cultural y sus tradiciones religiosas de una manera encubierta, bajo la apariencia del catolicismo. La religión, aunque inicialmente era propia de los negros esclavos, pasó progresivamente a ser aceptada entre mestizos y blancos, ya que los santeros se dedicaban a las curaciones a través de la fe.

La santería se desarrolló principalmente en regiones como Cuba, Puerto Rico, República Dominicana y Brasil, donde la presencia de la población africana fue significativa durante la época colonial. A lo largo de los siglos, la santería ha evolucionado y se ha adaptado a diferentes contextos culturales, dando lugar a diversas ramas y variantes en cada país donde se practica.

Un único Dios y muchos santos

Olodumare, el omnipotente, es el Dios principal de la santería. De él proviene todo lo creado. Sin embargo, Olodumare tiene varias extensiones de sí mismo que se identifican con varias cosas y objetos. Estos son los orishas, que a su vez son divinidades. Por eso se considera a esta religión politeísta.

Babalawo

La estructura de los santeros está perfectamente organizada: los sacerdotes son conocidos como santeros u olorichas. Los babalawos son los máximos sacerdotes en todas las ramas de la santería.

Para iniciarse en la religión es necesario "hacerse o montarse un santo". Esto implica encomendar la persona a un ángel, que será un orisha que lo protegerá y guiará. Se debe escoger a un padrino y una madrina, que serán los que harán nacer al iniciado en la santería. A través de un rito, el iniciado recibe la protección del santo y comienza un periodo de purificación que dura un año.

COMPARTIR: