05 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Varios de estos migrados se han quitado las pulseras identificativas con lo que su localización está siendo más complicada

Caos en Albacete por la huida de 13 inmigrantes con positivo por COVID-19

Los agentes se han visto desbordados para contener a los inmigrantes
Los agentes se han visto desbordados para contener a los inmigrantes
Las autoridades han alertado de la existencia de un brote de COVID-19 en Albacete. Los positivos serían inmigrantes que residen en un asentamiento ilegal de la ciudad. Algunos de ellos, en concreto 13, a falta de un dispositivo de seguridad de garantías, han violado las medidas de prevención impuestas por los estamentos sanitarios, escapando de las ubicaciones habilitadas para su confinamiento y generando un grave problema sanitario para el resto de la población.

Según la información aportada por El Digital de Albacete, Sanidad no ha sido hasta el momento capaz de controlar a un grupo inmigrantes que habían dado positivo por coronavirus en la ciudad albaceteña. De acuerdo con el protocolo estipulado, los 23 positivos que habían revelado los test PCR realizados el pasado sábado obligaba al aislamiento de todos los casos en el pabellón Tomás Navarro Tomás. No obstante, se conoce que únicamente 10 de ellos están confinados en esta ubicación, siendo el paradero del resto desconocido.

Estos inmigrantes son los mismos que protagonizaron un grave altercado el pasado domingo cuando salieron a cortar el tráico en Albacete y a increpar a los vecinos. Pero ahora la problemática se ha hecho más compleja puesto que varios inmigrantes han decidido quitarse la pulsera identificativa que se les entregó en el momento de realizarles las pruebas. De este modo, identificarlos se ha convertido en una tarea harto complicada. Desde el El Digital de Albacete apuntan a una pésima planificación por parte de las autoridades manchegas, en concreto de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, que no habría tenido la precaución de dotar al enclave donde estaban ubicados los positivos de los efectivos necesarios para garantizar su confinamiento. En este sentido, 150 de ellos escaparon burlando la seguridad el pasado domingo. El titular de la Delegación, Francisco Tierraseca, se defendió alegando tras la huída que “la situación era de total normalidad”.

Es conocido que en el asentamiento residían 400 personas. No obstante, solo 300 de ellas llegaron al IFAB. Por tanto, se desconoce la localización de al menos un centenar de inmigrantes, puesto que tampoco se les ha encontrado en el asentamiento o el Pabellón Tomás Navarro Tomás. El número de desaparecidos fluctúa entre las 100 y las 200 personas, ya que la ambigüedad rodea a los test PCR realizados por Sanidad el sábado, puesto que no se conoce con exactitud el número de inmigrantes que no se sometieron a las pruebas.

Los asentamientos ilegales de inmigrantes constituyen un gran problema para la ciudad de Albacete

Algunos vecinos de la zona han corroborado que muchos inmigrantes abandonaron con sus efectos personales el asentamiento, suposiciones que ya han sido confirmadas a través de varios vídeos grabados por los ciudadanos. Al parecer, los fugitivos abandonaron la localización por un camino cercano al centro educativo CEDES, dirigiéndose muchos de ellos a parques de la ciudad. Paralelamente, las pruebas PCR se han seguido realizando en los últimos días. Hasta el momento se han hecho más de 500. Además, se ha procedido a aislar a los positivos.

Por su parte, Médicos del mundo ha denunciado las condiciones del asentamiento y la reubicación de los positivos en el recinto ferial de Albacete (IFAB), un enclave que esta organización no considera apto para la erradicación del brote. Este espacio no facilitaría tan siquiera a los inmigrantes “espacios seguros donde guardar sus pertenencias”. Se trataría de un lugar separado en dos partes por una marquesina donde como único mobiliario se habrían habilitado camas, mesas y sillas. Asimismo, señalan que se ha trasladado a los inmigrantes sin ningún dispositivo sanitario en el contexto de la campaña de recogida del ajo y que, a consecuencia de la decisión de destruir los asentamientos afectados, no tendrán un lugar al que regresar una vez finalice su confinamiento.

COMPARTIR: