18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El colectivo advierte que, con la excesiva carga laboral, la misma que antes de la pandemia, es imposible desinfectar correctamente las instalaciones

"Una falta de respeto": Las Kellys narran el estado con que se encuentran para limpiar habitaciones de hoteles de lujo

El estado deplorable de una habitación de hotel.
El estado deplorable de una habitación de hotel.
Platos sucios, preservativos usados, ropa interior o comida tirados por el suelo. Una deplorable muestra del incivismo de algunos huéspedes de los hoteles en España que ahora ha denunciado la Asociación ‘Las Kellys de Benidorm’ a través de una publicación en las redes sociales. Las camareras de piso advierten de la enorme carga de trabajo a la que deben hacer frente, la misma que antes de la pandemia, lo que les impide, en muchas ocasiones, desinfectar las instalaciones correctamente.

Las situaciones a las que se tienen que enfrentar, prácticamente a diario, las limpiadoras y camareras de piso de los hoteles españoles no son más que una muestra del incivismo, la falta de respeto y la absoluta carencia de empatía de los huéspedes que se hospedan en este tipo de establecimientos.  

En este lamentable escenario, en el que los derechos laborales, en muchas ocasiones, también brillan por su ausencia, la Asociación ‘Las Kellys de Benidorm’ ha denunciado a través de sus redes sociales las condiciones en las que se encuentran las habitaciones de algunos clientes. También en hoteles de cuatro estrellas, como ha sido el caso de la publicación.

Platos sucios, etiquetas, y hasta preservativos usados encima de las camas, ropa interior o comida tiradas por el suelo, pañales y mascarillas. La lista de desconsideración hacia una profesión que, en tiempo de pandemia, es más necesaria que nunca, es larga.

El estado deplorable de una habitación de hotel. 

Y a ella se suma, además, la enorme carga de trabajo que soportan las camareras de piso. Los tiempos de los que disponen por habitación, explican desde la asociación, varían entre los cinco y los diez minutos, un margen escaso para llevar a cabo las tareas de limpieza y desinfección pertinentes. Un arduo trabajo que incluso puede llegar a desencadenar problemas graves de salud o, en su defecto, agravarlos, ya que la gran mayoría de limpiadoras no pueden realizar los descansos pertinentes durante la jornada. En este sentido, y según datos del Instituto Valenciano de Salud Laboral, el 77% de las camareras de piso terminan con dolencias crónicas derivadas de su actividad laboral y más de la mitad de los hoteles no cuenta con un plan preventivo ni un estudio ergonómico, como marca la ley de prevención del colectivo.

Por ello, la solución que plantean desde el colectivo es simple, y pasa por cumplir  con la legislación vigente. 

Riesgo de contagio 

Asimismo, las trabajadoras indican que las cargas de trabajo impuestas por sus coordinadoras, de entre 23 y 25 habitaciones en seis horas -las mismas que antes de la pandemia-, hacen imposible cumplir con las exigencias de limpieza que marcan los sellos asociados a los protocolos covid, que indican que todo debe ser desinfectado.

El estado deplorable de una habitación de hotel. 

Las 'Kellys', por lo tanto, se exponen al virus en cada jornada de trabajo. 

Reservas en hoteles con "sello de trabajo justo"

Para revertir esta precaria situación, las 'Kellys' han decidido impulsar una central de reservas de hotel propia, con establecimientos que cumplan con un "sello de trabajo justo", un proyecto al que se podrán unir los alojamientos que respeten el convenio colectivo, en los que no haya externalizaciones y que cuenten con igual retribución entre hombres y mujeres. Aunque inicialmente el portal de reservas se centrará en Barcelona ciudad y alrededores, se quiere ir ampliando hasta llegar a todo el mundo. 

Por ello, el colectivo ha puesto en marcha a través de internet una campaña de captación de fondos. El objetivo económico mínimo, de 60.000 euros, cubriría los "gastos informáticos de la página web de reservas, la aplicación para móvil, asesoría jurídica, asesoría técnica procesos, la secretaría y la traducción", según explica el colectivo de trabajadoras en la web de Goteo, una plataforma de crowdfunding. 

COMPARTIR: