15 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fundada en 1971, esta asociación lleva medio siglo intentando mitigar la soledad de los ciudadanos y durante la pandemia se ha hecho más útil

El Teléfono de la Esperanza cumple cincuenta años con 13.387 llamadas mensuales, 440 diarias y 18 por hora

Teléfono de la esperanza.
Teléfono de la esperanza.
El flujo de llamadas durante el famoso año pandémico 2020 supuso un incremento de un 38% con respecto al año anterior. En cuanto a las horas de atención telefónica, se atendieron un total de 35.619 horas de escucha activa, lo que supone un 42% más que en el año 2019.

Sin lugar a duda, el año 2020 ha sido difícil en todos los sentidos, a nadie le cabe duda. La asociación que dispone de un teléfono para dar apoyo moral y escuchar al ciudadano que lo necesite, ha notado las consecuencias a nivel de salud mental que ha dejado la pandemia.

El trabajo que hay detrás del teléfono de la esperanza se compone del esfuerzo diario de los voluntarios que desempeñan la tarea de dar un servicio a la sociedad con la mayor calidez humana que se pueda tener.

Teléfono de la Esperanza.

La empatía y la fidelidad hacen del teléfono de la esperanza una aportación a nivel social muy importante para el territorio nacional.

Todo este trabajo se refleja en las cifras que se han ido acumulando a lo largo de todos estos años. En conmemoración del 50 Aniversario se ha querido plasmar la necesidad del cuidado de la salud mental en la sociedad.

2020: El año que ha marcado un antes y un después

La historia de todos estos años aportando un servicio a la sociedad ha sido marcada por el sufrimiento y por la fe que tiene el ser humano para abordar las circunstancias que le provee la vida.

Teniendo en cuenta que el último año de pandemia ha sido un año complicado en todos los aspectos, los voluntarios se han visto obligados a doblar el esfuerzo con trabajo y compromiso. Tan solo durante el año 2020, se atendieron un total de 160.646 llamadas en las que los protagonistas han sido el miedo, la depresión, la ansiedad, la soledad y la ideación suicida.

La pandemia ha hecho que la salud mental de las personas se haya visto gravemente afectada por la situación. Por este motivo, el Teléfono de la Esperanza ideó una serie de programas online, tanto grupales como individuales, para potenciar la ayuda a todas aquellas personas que lo necesitasen.

En este sentido, se consiguió abordar con atención psicológica un total de 7.023 llamadas y se prevé que las consecuencias del COVID-19 seguirán manteniéndose durante un tiempo, por lo que  los voluntarios están preparados para estas circunstancias.

En el 50 Aniversario de la asociación, se ha considerado importante destacar el valor del trabajo y del compromiso, el fortalecimiento de los objetivos y el enfoque en el servicio humano que aporta. Es importante escuchar, empatizar y ofrecer esperanza en mitad de la crisis sanitaria que asola el ánimo de los ciudadanos.

Por eso, uno de los mensajes que se transmite es la convicción de que el ser humano es más fuerte que la pandemia, aunque las adversidades a veces jueguen en contra.

 Las cifras que se recogen

Transmitir cariño, comprensión y no juzgar son valores importantes teniendo además en cuenta que uno de los objetivos principales de este servicio es la prevención del suicidio, primera causa de muerte no natural en España.

Se han atendido un total de 5 millones de llamadas que provenían de personas que estaban en crisis, 400.000 han pensado en el suicidio en el momento de ser abordadas telefónicamente y alrededor de 250.000 personas han sido atendidas y escuchadas por especialistas en salud mental.

La situación de soledad ha azotado con fuerza a las personas de la tercera edad, quienes se han visto altamente perjudicadas por las consecuencias de la pandemia. Aunque es cierto que se han implementado una serie de programas pensados específicamente para este segmento de la población, los voluntarios encargados del teléfono realizaron una cantidad ingente de horas de escucha a través del dispositivo.

Se previnieron muchos suicidios. Un total de 24.390 llamadas amenazaban directamente con la idea de quitarse la vida. Los factores de riesgo que se asocian a esta conducta se han visto incrementados por la pandemia y lleva a pensar que la prevención es más necesaria que nunca. El 80% de los usuarios de este servicio acaban expresando gratitud por el trato recibido.

Las causas de las llamadas son variadas, entre ellas, los problemas mentales, que encabezan la lista con un peso del 25%, seguido del aislamiento y la soledad (10%), la depresión (7%), diferentes trastornos de ansiedad (7%), crisis (4%) y problemas familiares (7%). Es importante destacar que el 65% de las llamadas se realizaron por mujeres frente a un 35% que eran hombres.

COMPARTIR: