21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Javier Noriega, guía turístico en el Ártico, está acostumbrado a lidiar con las bajas temperaturas desde hace años y nos da claves contra el hielo

Consejos de un experto para combatir el frío de estos días en toda la geografía española

El guía turístico Javier Noriega, especializado en tours por el Ártico y acostumbrado a luchar contra el frío extremo, ha enviado una serie de consejos para que los lectores de Elcierredigital.com puedan afrontar mejor el frío que sufrimos estos días en toda la geografía española.

Lo importante, es elegir tejidos y prendas adecuadas para el frío (no se trata de abrigarse mucho, si no de abrigarse correctamente). Un viejo dicho nórdico vikingo reza: "No existe el mal clima, si no la ropa inadecuada" y basándonos en ello, voy a explicar unos aspectos que seguro ayudarán, si no a evitarlo, porque genéticamente sois frioleros, al menos a mejorarlo mucho y a evitar ir a un hospital.

NORMA PRIMERA Y PRINCIPAL. Nunca, bajo ningún concepto, usar ropa de algodón, que toque la piel, ni camisetas ni calcetines . Ni se soluciona poniéndose tres pares, pues tres veces mas frío tendréis, el algodón es una esponja, que absorbe la humedad de nuestro cuerpo y la convierte en agua, y eso es lo que no queremos con frío, estar mojados, pues al salir se congela en el pecho, en el pelo y al hospital. Debes usar lana merino, sintético,  pero nunca algodón. En tiendas como Decathlon venden "set underwear" baratísimos tipo camiseta de manga larga y leotardos de fibra, que además lavas al ducharte y en una hora están secos para su uso el día siguiente, con lo que no necesitas ni de quita y pon. Si os queréis gastar un poco más, mejor merino, y lo tendréis de por vida, muy abrigado siempre, incluso con humedad. Las mejores marcas son de origen nórdico.

GUANTES. Olvidar por favor el concepto guante urbano de piel de cabritilla y guante de lana. Eso no sirve para  el frío bajo cero, lo mejor y más barato es una manopla de lana o sintética con material forro polar.

En el Ártico no usamos guantes con dedos, usamos manoplas como hace el pueblo Sami e Inuik durante miles de años, los dedos aislados en guantes causan mas frío que unas manoplas donde ¨piel con piel¨ los dedos no se enfrían, y puedes cerrar el puño dentro de la manopla y sentirte protegido. Recordad que pies, manos y cabeza es lo que mejor abrigado debe estar, siempre lana merino, forro polar, sintético, pero nunca punto gordo ni algodón. Tampoco estéis abrigados bajo techo en un lugar cerrado, veo cómo la gente va en el metro con gorro y guantes, así la humedad se condensa y al salir al exterior se convierte en agua, que es lo que no queremos. Quitaos los guantes y gorros y abrid la cremallera en los transportes y cerradlos al salir al exterior.

CALZADO: Nunca jamás zapato de piel ni bota de piel urbana, es patético ver una persona bien abrigada y luego con unas botas de suela de cuero, es un suicidio. Y mucho menos unas zapatillas deportivas por muy robustas que parezcan y aquí si vale la pena comprarse unas botas combo o funcionales que usaréis para mas cosas.

Una opción es la bota trekking con suela rugosa, lo importante es el agarre, nunca lisa. Si el interior es goretex, mejor que mejor, porque nos asegura la calidez, pero a la vez la transpiración y evitar la humedad. Un calcetín de lana o de esquí, jamás de algodón, ni ponerse dos pares de lana, pues nos haría sudar, y eso de nuevo es agua/humedad que no deseamos. También es importante que podamos mover los dedos dentro, para que circule la sangre, nunca apretados o en talla muy justa. De nuevo, repito, no hay que sobre abrigarse, hay que abrigarse bien y lo justo, nunca de más.

Otra posibilidad son las botas de goma tipo katiuska, de montar a caballo o jardinería, parece una broma, pero los leñadores en Finlandia usan botas de goma con una buena plantilla de fieltro y calcetín de lana. Yo en Madrid con frío, es lo que uso y es lo mejor. las plantillas son importantes. Aunque usamos plantillas técnicas, basta con una simples bien baratas de fieltro prensado o merino, fáciles de encontrar, y además las puedes usar en días de lluvia, trabajo en exterior y muchas más ocasiones.

Hay ocasiones excepcionales como estos días en Madrid a -10 grados centígrados en los que la nieve se ha convertido en hielo, y con esta locura climática hay que estar preparados a que en un futuro suceda, es decir, veranos muy cálidos y grandes olas de frío. En ese caso, hay que tener unos mini crampones o spikes antideslizantes, que cuestan unos 15 euros por web o en tiendas de material deportivo especializado, son de goma con unos pinchos de acero y se enrollan y no pesan, esto ha salvado la vida a cientos de mis turistas al desembarcar en puertos helados, donde el cemento era una pista de hielo, se adaptan sobre cualquier calzado y son asequibles. Son mágicos en esta situación, creedme.

Hay quien lleva esos saquitos que se agitan y te calientan, a mi particularmente no me gustan nada, pues hacen sudar y con el sudor volvemos al agua y la humedad, que no queremos en manos ni pies.

CAMINAR/PASO: Cuando hay nieve y más cuando hay hielo, intentaremos en lo posible no usar sólo el talón. En un paso normal, lo primero que hacemos es poner el talón y luego el resto del pie. Pues con nieve o hielo, intentaremos poner el pie entero plano a cada paso, inclinándonos un poco hacia adelante para que el centro de gravedad se desplace hacia delante, no hay caídas mas peligrosas que las de culo o hacia atrás. Y por favor, por mucho frío que haga, jamás llevar las manos dentro de los bolsillos, las manos son para nosotros como para un gato su cola, nos equilibran ante un resbalón y nuestra reacción es inmediata. Con las manos en los bolsillos, plaf, de cara al suelo. Pisad siempre en nieve nueva blanca y no sobre lo que brilla, que es hielo, aunque parezca mas cómodo, es más seguro ir por los bordes menos pisados.

HIDRATACION: Esto os sonará raro a los ajenos, pero el cuerpo pide más hidratación en invierno con frío, que en verano con calor, es decir, sentiréis más sed con frío, y hay que hidratarse, pues con el equipamiento el cuerpo pierde humedad. Sin embargo, evitaremos beber agua fría, (que es lo que la sed pide) pues iría a las extremidades, dedos de manos y pies y nos enfriaría rápido, siempre temperatura del cuerpo o más caliente, es decir, beber agua del tiempo o té o zumo caliente, por ejemplo, o chocolate, evitando el café en lo posible. Bebe de un termo que lleves, cada media hora un traguito de agua templada o un té, seria lo ideal para regular el cuerpo.

MOVILIDAD URBANA. Nunca camines tras una nevada cerca de la pared en las aceras, ya que pueden caer placas de nieve al calentarse la temperatura. Y atención a los días posteriores, cada metro cuadrado de nieve son más o menos 500 kg de peso que caerían sobre vosotros. Otro aspecto importante es fijarnos siempre en lo que tenemos delante, sobre todo árboles y muros. Si veis algo inclinado, haceros a un lado, pues puede caer por el peso de la nieve o la falta de sustento en la raíz al estar congelado el suelo.

Y por último, no olvides nunca ducharos por la noche, y no por la mañana, es nuestra regla de oro en el frío, ya que la piel crea una grasa natural, que tarda unas 6 horas en crearse y que de modo natural nos protege del frío de 4 a 8 grados, es decir, si tenemos esa capa en la epidermis sentiremos entre 4 y 8 grados menos de frío, dependiendo del organismo de cada uno, y esa capa se creara mientras dormimos y si la eliminamos con una ducha o gel sentiremos más frío. Lo mismo ocurre si nos afeitamos por la mañana, nos quitara toda la protección natural de la piel de nuestro rostro.

No uses cosméticos ni maquillaje, al menos dos horas antes de estar en el exterior, pues una crema, en la epidermis se congelara al salir a la calle y nos molestaría mucho dándonos sensación de frío y produciéndonos rojeces en la cara.

Espero que estos consejos os ayuden a combatir el frío y os equipéis bien, podéis imprimirlo y tenerlo siempre en vuestro kit de emergencia invernal.

COMPARTIR: