09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

España es uno de los países europeos con los precios de los medicamentos más bajos y eso hace que las empresas no vean negocio en su producción

Medicamentos imprescindibles desaparecerán por desinterés de las farmaceúticas

Bebé siendo atendido por los sanitarios
Bebé siendo atendido por los sanitarios / ABC
La falta de interés de las farmacéuticas por algunos de los medicamentos más imprescindibles hace que estén al borde de dejar de ser producidos. Una queja recurrente del sector en los últimos años ha sido que España es uno de los países europeos con los precios de los medicamentos más bajos, lo que estaría detrás de algunos casos de desabastecimiento. Los problemas de suministro de medicamentos, más frecuentes en aquellas presentaciones más económicas, se han enquistado en los últimos años.

La cafeína, el mismo estimulante que ayuda a millones de personas a arrancar el día, también salva vidas en los hospitales. Si un bebé prematuro no logra respirar al nacer con la llamada apnea primaria, la cafeína consigue que sus pulmones inmaduros se pongan en marcha. Se trata de un medicamento antiguo, bien conocido y barato de producir, pero tiene una incertidumbre importante: apenas dos empresas lo fabrican y algunas presentaciones tienen una sola alternativa en el mercado. Si hubiera algún problema en la larga cadena de suministro del medicamento, muchos recién nacidos verían comprometidas las posibilidades de salir adelante.

Los viales de 20 miligramos de citrato de cafeína son uno de los 508 medicamentos que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha incluido en una nueva lista de medicamentos estratégicos para el sistema sanitario, una categoría que busca blindar el suministro de fármacos para que nunca falten en hospitales y farmacias. 

Los problemas de suministro de medicamentos, más frecuentes en aquellas presentaciones más económicas, se han enquistado en los últimos años en todo el mundo. Un informe reciente de la AEMPS pone de relieve que en el último año han crecido un 38% en España y afectan a una de cada 30 presentaciones en el mercado. En la gran mayoría de ocasiones, estas dificultades no tienen apenas impacto en el paciente, ya que existen varias alternativas idénticas para los fármacos implicados.

2020_12_02_fotos_entrada_doctor_esquerdo_1_2

Entrada del Hospital Gregorio Marañón. Comunidad de Madrid

Si un medicamento ya solo lo produce una compañía, el riesgo de que suceda algún problema en la planta de producción o durante el transporte se dispara, con graves consecuencias para la salud de los enfermos que lo necesitan. Pero también puede dar pie a malas prácticas si una farmacéutica decide aprovecharse del monopolio del que disfruta.

De hecho fue lo que ocurrió con Aspen Pharma en 2018, cuando la empresa maniobró para multiplicar el precio de cinco anticancerígenos, cuatro de los cuales han sido ahora incluidos en la lista de la AEMPS.


Preferencia por otros países

Una queja recurrente del sector en los últimos años ha sido que España es uno de los países europeos con los precios de los medicamentos más bajos, lo que estaría detrás de algunos casos de desabastecimiento, ya que los distribuidores (las farmacéuticas suelen tener cuotas de producción fijas para cada país) obtienen en algunos casos mayores beneficios desviándolos a países donde los precios son mayores.

FOTO1981

Varios medicamentos. Revista Pharma Market

La AEMPS, que admite la necesidad de garantizar la viabilidad económica de los fármacos estratégicos, califica estos casos como de anecdóticos y pone como ejemplo su último informe de desabastecimiento, en el que solo en el 2,4% de las 1.105 presentaciones con problemas la razón alegada por el titular del fármaco era la falta de interés comercial. 

El 25,3% de las incidencias se debía a “problemas de fabricación no relacionados con la calidad”, el 24,6% a falta de “capacidad de la planta”, el 22% a un “aumento de la demanda” que no se era capaz de cubrir, el 8% a problemas en “el suministro de principios activos” y un 7,5% estaban relacionados con problemas de “calidad”, entre otras razones.

COMPARTIR: