19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se obtiene luego de un proceso natural del ajo fresco y multiplica sus propiedades benéficas para el organismo

El ajo negro, un producto español entre los más potentes superalimentos del mundo

El ajo negro es uno de los más apreciados superalimentos.
El ajo negro es uno de los más apreciados superalimentos.
Es beneficioso para la fatiga, el envejecimiento, la inmunidad, la diabetes, previene los catarros, el cáncer, ajusta la tensión arterial, la glicemia y lípido de la sangre, nivela el colesterol y mejora estreñimiento e insomnio. Una carta de presentación lo suficientemente contundente para etiquetar al ajo negro como uno de los mejores superalimentos del mundo, más sanos y con mayores propiedades nutricionales y medicinales que se conocen.

El ajo negro es un alimento natural pero supera con creces a su hermano, el ajo blanco fresco, en propiedades beneficiosas para el organismo. ¿Cómo se obtiene esta variedad de ajo? Se obtiene como un alimento sin ningún tipo de aditivo solo por el propio envejecimiento. Para ello se colocan ajos crudos frescos en un armario de fermentación con agua de mar para su fermentación natural de 60 a 90 días.

No huele ni deja mal aliento



El ajo negro no huele a ajo ni sabe a ajo, al contrario, su textura es tierna y su olor es agradable siendo su gusto parecido al de una gominola de mora confitada. Sus propiedades son muchas:


1.- De los 20 aminoácidos necesarios contiene 18 y de los 8 que son esenciales, los tiene todos.
2. Su capacidad antioxidante es 10 veces superior a la del ajo fresco, sin reducir su eficacia esencial.
3. El contenido de polifenoles es mayor, eficaz para inhibir la oxidación del colesterol, la generación de oxígeno activo y la prevención de la esclerosis arterial. Ayuda en el ajuste de la presión arterial, azúcar en sangre, lípidos en la sangre y los niveles de colesterol.
4.- Previene y es muy eficaz para la diabetes, la hipertensión, la hiperlipemia (colesterol, factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares) y el cáncer. En recientes estudios realizados por el Instituto Nacional del Cáncer ha sido catalogado como el mayor ingrediente de 48 alimentos estudiados e identificados para la prevención de esta enfermedad.
5.- La humedad y la grasa del ajo fresco queda reducida con la fermentación, los oligoelementos son notablemente mayores, mientras que las proteínas y vitaminas son más del doble que en el ajo fresco.
6.- Mejora la inmunidad del cuerpo, ayuda a resistir la fatiga y sus habilidades en la lucha contra el envejecimiento y antioxidantes son 39 veces más altos que en el ajo común.
7.- Mejora la fuerza física, previene contra los catarros, protege el hígado y mejora la actividad de la próstata.
8.- Reduce el exceso de colesterol, azúcar en la sangre y el peristaltismo intestinal (déficit de fibra).

Ajo negro. 

Una potente medicina natural


Entrando en el desarrollo de sus propiedades científicas, el ajo negro tiene 20400u/100gr de superóxido dismutasa, de ahí su gran efecto antioxidante y contra el envejecimiento (elimina el oxígeno tóxico). Dispone de una importante capacidad para fortalecer la inmunidad del cuerpo, tanto por el aceite volátil liposoluble que fomenta la realización de macrófagos, como por la alicina, dotada de la membrana celular sacárida, que permite la permeabilidad celular, como por la licina (uno de los 8 aminoácidos esenciales para el cuerpo), la serina y el contenido de zinc, que permite la biosíntesis de las hormonas.
Para el azúcar: Tiene un efecto sobre la generación de glucógeno hepático, reduce el azúcar en la sangre y mejora la insulina en el plasma sanguíneo. La alicina baja el azúcar en la sangre de las personas normales y el SMCS s y s-sulfóxido alílico restringen el G-6-P enzima NADPH que previene la insulina, reduciendo el azúcar en la sangre y promoviendo el efecto de la insulina, sin impacto en el azúcar de la sangre normal. La glicina reduce la glucosa en la sangre y previene la diabetes y la isoleucina alienta la secreción de insulina y regula la glucosa en la sangre.
Para la hipertensión: Es un antioxidante 2000 veces más efectivo que la vitamina E. Ayuda a las células de la sangre para mantenerse sanas y activas en la circulación de la sangre para reducir el colesterol. Equilibra la presión arterial al eliminar el potasio contenido en la misma.
Para la longevidad: La alicina ayuda al buen funcionamiento de los glóbulos rojos y puede prolongar la vida. Provee a las células de la sangre y el oxígeno a todas las partes de nuestro cuerpo y controla los síntomas de la senilidad cuando la vena periférica se dilata.
Para la masculinidad: La alicina se combina con la vitamina B1 y se transforma en un elemento llamado Allidiamin. Esto controla la hormona y aumenta la función de los ovarios y los testículos. Además, la tasa de zinc, principal elemento testicular, es mucho mayor que la que figura en todos los demás alimentos.
Para la fatiga: Los niveles de abundancia de germanio con la absorción de la vitamina B1 en el cuerpo y la vitamina B1 ayuda a combatir el cansancio.

COMPARTIR: