28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los científicos parecen confirmar que esta dependencia provoca grandes cambios en la forma de relacionarse

Cómo afectan las redes sociales a las relaciones sociales

La relación de los adolescentes con las redes sociales es un tema de actualidad y de preocupación para la sociedad, al convertirse en los mayores consumidores de redes sociales e internet. Las investigaciones realizadas parecen confirmar que esta dependencia provoca grandes cambios en la forma de relacionarse.

Las redes sociales, usadas con moderación y control, no son necesariamente nocivas para las relaciones sociales. Existen investigaciones que demuestran que el uso de las redes sociales puede afectar tanto positiva como negativamente. Y es que la cuestión está en cómo se usen. 

Crear expectativas poco realistas

En las redes sociales existen numerosos recursos y como en otros ámbitos, algunos son verdaderamente útiles y otros aportan poco. Teniendo en cuenta que las redes constituyen una plataforma de exposición social, para un usuario puede resultar muy frustrante intentar obtener el "plácet" constantemente y atraer las miradas de los demás.

Además, se enfrenta a los "profesionales" del sector: modelos, artistas, personajes de televisión cuyo modo de vivir es difícil de alcanzar para la mayoría. Cuerpos perfectos, looks inmejorables, sonrisas permanentes, escenarios increíbles... sensación de felicidad en definitiva. El contenido, sin embargo, nada tiene que ver con la vida real que no se verá jamás como foto fija de momentos inolvidables, con destacados, mejores momentos, vídeos rebosantes de alegría y un sinfín de ejemplos más. Desgraciadamente, el usuario no siempre está alerta ante esa imagen engañosa, lo que puede provocar decepción y menoscabo de la autoestima.

En el ámbito de la pareja, también se disparan las alarmas cuando los actores pretenden emular las situaciones reflejadas por otras parejas en sus publicaciones. O exigir a su pareja lo que otros usuarios afirman mantener con las suyas. De este modo, se pueden despertar los insanos celos, las frustraciones o el resentimiento hacia ella o él. 

Un estudio de 2013 demostró que entre las parejas que habían estado juntas menos de 3 años, a medida que se aumentaba el tiempo dedicado a las redes sociales, aumentaban los conflictos en la pareja relacionados con estas plataformas. Otro estudio científico demostró que aquellas personas que salen con otras que comparten demasiado tiempo y contenido en las redes sociales tienden a estar menos satisfechos con la relación.

El poder de las citas virtuales

En pleno siglo XXI ya es habitual que las personas usen aplicaciones especializadas para conocer gente, conseguir citas y conocerse en línea. Este instrumento de interacción, que ya se venía utilizando desde hace años, ha visto  incrementarse su uso considerablemente como consecuencia de la pandemia mundial provocada por la covid-19.

Una encuesta realizada en 2017 de loving.es, manifestó que el 39% de las parejas heterosexuales se encontraban con su pareja en línea, en comparación con el 22% en 2009. Un estudio posterior que analizó los resultados encontró que las citas por internet están imitando los roles que alguna vez desempeñaron los familiares y amigos para la unión entre dos personas.

Según otra encuesta reciente de una empresa reconocida, las citas en línea pueden ser especialmente útiles para la comunidad LGBTQ+. De 1.000 adultos LGBTQ+ que respondieron la encuesta, el 80% afirmó que las aplicaciones online para concertar citas le han ayudado en algún momento para conocer a personas de su círculo y no solo hablamos de parejas, también de amistades. 

Las redes sociales y las plataformas para citas online tienen muchísimos puntos positivos a valorar. Crean una conexión mágica, ya sea enviando un meme divertido, compartiendo una noticia o realizando una presentación extrovertida a una persona desconocida.

No todo es negativo

Las redes sociales ayudan a aprender y utilizar mecánicas sociales que en persona pueden resultar más complicadas.

En las redes sociales hay información relevante, especialistas en psicología, blogueros expertos y muchos otros que destacan puntos importantes para mejorar las relaciones sociales y el bienestar psicológico.

Siempre que provenga de un lugar de crecimiento y no de comparación, este tipo de redes sociales puede motivarte a trabajar en partes de la relación que se han descuidado.

Por otro lado, las plataformas de redes sociales están reemplazando a los álbumes de fotos (si es que no lo han conseguido ya). Ahora todos los recuerdos se plasman en los perfiles de redes sociales. Incluso las redes sociales más inteligentes son capaces de realizar un álbum aleatorio con los recuerdos de todo un año.

A diferencia de un álbum de fotos físico, las redes sociales tienen un componente adicional, que es el de los seguidores. De este modo, las redes pueden ser un puente hacia la expresión de amor de forma pública. Esta expresión de amor puede ayudar a miles de personas y hacerlas prosperar interiormente.

Pasar todo el día en las redes sociales no es un hábito difícil de adquirir. A su vez, no es un hábito saludable, pero esto no significa que no se deban de usar. Es importante saber cuánto tiempo dedicarle y cómo usarlas, una vez dominado esto estará todo controlado.

No es recomendable comparar tu relación con las que ves en línea, al igual que tampoco es sano compararte con lo que ves. Puede resultar muy útil dejar de seguir cuentas que te transmitan celos o que no te permitan sentirte empoderado.

COMPARTIR: