28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un estudio realizado en 2020 muestra que existe un 16% de prevalencia de compra compulsiva entre los consumidores españoles

Black Friday: De la euforia por los bajos precios a los graves riesgos de hacerse adicto a las compras

El reconocido psicólogo Jorge López Vallejo, experto en ansiedad, miedo, fobias, obsesiones y depresión, nos habla de las enfermedades mentales que pueden derivarse de comprar por el mero placer de hacerlo. Temporadas de rebajas, como el Black Friday o la Navidad, citas alentadas además este año de 2021 por la inestabilidad emocional general que se vive, han sacado a la luz casos de trastornos compulsivos en personas que, según nuestro experto, deben tratarse de inmediato.

Se acerca la Navidad y los establecimientos empiezan a ofrecer rebajas suculentas para los consumidores, que se lanzan a las tiendas para comprar ropa, joyas o productos tecnológicos, sobre todo. Temporadas previas a esta festividad, como la del Black Friday, que se celebra este 26 de noviembre –aunque ya está hoy en marcha en muchos comercios–, provocan que la gente se deje llevar por los bajos precios y compre de forma incontenida.

El psicólogo Jorge López Pérez Vallejo, experto en ansiedad, miedo, fobias, obsesiones y depresión analiza para elcierredigital.com los problemas a los que se enfrentan las personas en las que el gusto por comprar les ha convertido en compradores compulsivos.

Según López, las campañas publicitarias durante las semanas de Black Friday, encabezadas por las ofertas en internet, provocan un "efecto desinhibidor de los impulsos consumistas que, en algunos casos, y más en estas fechas, con el estado actual de inestabilidad emocional, puede derivar en una problemática mayor". 

A pesar de que el Black Friday nació en Estados Unidos para inaugurar las compras navideñas tras la festividad de Acción de Gracias, año tras año arrasa en Europa como la fecha más consumista de su calendario, aunque este 2021 se prevé más intrusiva y problemática. Tal y como explica Jorge López, "el pico de prevalencia de este problema de consumismo se encuentra alrededor de los treinta años, pero su incidencia se sitúa en la juventud, a la edad aproximada de diecisiete años, siendo cada vez más jóvenes las personas que llegan a consulta en busca de ayuda".

Según los datos aportados por el psicólogo, en España se encontró un 16% de prevalencia de compra compulsiva mediante un estudio aleatorio en el que participaron 1.011 sujetos. "La mayoría de las personas que presentaban este problema tenían entre 18 y 20 años de edad, o más de 29", explica Jorge. También se constató una mayor prevalencia en las mujeres, aunque los casos de compras compulsivas en hombres están en alza.

Cómo saber si eres un comprador compulsivo

A pesar de estar relacionadas, la obsesión y la adicción a las compras presentan algunas diferencias. Jorge López asegura que "las compulsiones basadas en el placer presentan una estructura muy similar a la de las obsesiones compulsivas del TOC –irrefrenables, inevitables, ritualizadas, esclavizantes–. Pero a diferencia de ellas, en las que la realidad se vive como temible o peligrosa, no tenemos de base una fobia sino la búsqueda desenfrenada de placer. Y es justamente porque el síntoma se basa en un placer, que eliminarlo resulta particularmente costoso".

Para el psicólogo, periodos de rebajas como el Black Friday ayudan a aflorar los problemas de estos trastornos. "Los periodos de rebajas, los anuncios, la cartelería... son estímulos continuos que provocan una percepción y que lleva a una reacción de compra, lo que supone un aumento de las acciones compulsivas de compras. Es como el bebedor que pasa por delante de un bar, al final bebe", relata López Vallejo.
 
Las trastornos psicológicos y de comportamiento que pueden sufrir las personas compulsivas se pueden acrecentar en estas fechas de alto consumo y, por tanto, "se deben tratar antes de que se conviertan en personas ansiosas, inseguras, introvertidas, con miedo al rechazo y la desaprobación social, desarrollando una personalidad con baja autoestima, incluso depresión, ataques de pánico y pérdidas continuas del control", advierte el especialista.
 

Jorge López Vallejo, psicólogo.

Basándose en su experiencia con los pacientes, Jorge asegura que las facilidades de consumo que proporciona la compra online ha hecho que aumente el número de personas que no controlan sus impulsos de comprar las 24 horas del día: "Todo lo que hace falta es una tarjeta de crédito válida y el comprador podría catapultarse a cualquier centro comercial del mundo, curiosear entre las ofertas sin ser visto por nadie y sin tener, por tanto, que avergonzarse, como a veces le sucede a quien realiza esta clase de ritual en la realidad de todos los días, por haber sido visto, por enésima vez, en la misma tienda en la que un dependiente observa la acción".

En ocasiones, el problema del consumismo es consecuencia de un problema psicológico de la persona, que intenta evadirse a través de las compras. "El sentirse muy bien, eufórico o muy triste, puede llevar a cumplir con el ritual de búsqueda del placer en la compra y hacer, gradualmente, que a la persona no pueda prescindir de su ritual. Si eso es verdad en las compras compulsivas sin que medie internet, aún lo será más en el caso en que la red facilite y amplifique las posibilidades de disfrutar de la acción de comprar. Se trata de un problema adictivo basado en el placer", aclara López Vallejo.

A pesar de los aspectos negativos de este trastorno, existen métodos para tratarlo. El psicólogo recomienda una Terapia Breve Estratégica, que consiste en desactivar la "excitación y el placer" que produce el hecho de comprar. "Se debe construir un mundo real, en el que la persona poco a poco vaya abandonando el 'mundo virtual' para relacionarse con los otros de manera más equilibrada. El tratamiento debe ser individualizado con estrategias propuestas para cada 'comprador' compulsivo", concluye Jorge López.

COMPARTIR: