19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La revista 'Jama Oncology' realizó un estudio durante un año a 8.000 personas mayores de 45 años que descubrió esta conexión

Un informe estadounidense afirma que la vida sedentaria aumenta el riesgo de contraer cualquier tipo de cáncer

El estudio publicado en la revista de oncología Jama Oncology, realizado a 8.000 personas, muestra que llevar una vida sedentaria equivale a tener un mayor riesgo de padecer cualquier tipo de cáncer en el futuro.

A través de esta investigación, que tuvo una duración de un año y fue realizada por la revista Jama Oncology, los científicos querían descubrir los efectos que puede tener en la salud de una persona un estilo de vida con poca actividad física.

La participación de un grupo multirracial de 8.000 voluntarios entre las edades de 45 años o más, fue vital para llevar a cabo el estudio. Las personas fueron monitoreadas por los científicos a través de un dispositivo de rastreo durante un periodo de siete días, para obtener datos precisos sobre la cantidad de tiempo que pasaban activos o sentados.

Cabe destacar que algunos de los voluntarios tenían sobrepeso, diabetes, presión arterial alta o fumaban. Mientras que otra parte del grupo eran delgados y realizaban ejercicio con frecuencia.

Según el estudio, la gran mayoría de los participantes tenían un estilo de vida sedentario. Los datos revelaron que la mayoría se pasaban sentados o sin ninguna actividad física unas 13 horas.

Publicación sobre el estudio de Jama Oncology, vía Twitter

Sin embargo, otros realizaban actividades como pasear, limpiar, hacer ejercicios, trabajos de jardinería, entre otras actividades, así lo reflejaron las lecturas de sus rastreadores. Es importante mencionar, al inicio del estudio ningún participante padecía de cáncer. No obstante, los científicos descubrieron que 268 de ellos habían fallecido a causa de esta enfermedad.

Como dato curioso, el 45 por ciento de los participantes eran hombres con una edad promedio de 69 años, la mayoría eran fumadores y tenían enfermedades coronarias.

Mientras que el 82 por ciento del grupo, compuesto de hombres y mujeres que no realizaban actividad física regularmente tenían mayor posibilidad de padecer cáncer en algún momento de sus vidas.  

“Este es el primer estudio que muestra de manera definitiva una fuerte asociación entre no moverse y el cáncer", expresó en una entrevista con  CNN  la autora principal de la investigación, Susan Gilchrist.

                                                                           Susan Gilchrist, autora principal de la investigación

 Sin embargo, el estudio realizado por los investigadores del Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston y otras instituciones, no ofrecieron información sobre el tipo de cáncer por el cual los voluntarios fallecieron.

Por lo tanto, los investigadores desconocen si el estilo de vida sedentario puede ocasionar el aumento de cualquier tipo de cáncer o solo para algunos.

Más actividad, menos riesgo

 

El estudio reveló que por cada 30 minutos de ejercicios las probabilidades de contraer una enfermedad cancerígena disminuían un 31 por ciento, a diferencia de las personas que pasaban la mayor parte del tiempo sentados.

Incluso, la investigación reflejó que la actividad física no tiene que ser intensa, ya que, si realizaban un paseo leve u otras actividades por un periodo mínimo de diez minutos, el riesgo de padecer cáncer disminuía un 8 por ciento.

La doctora y autora principal del estudio, Susan Gilchrist dijo que, “una pequeña cantidad de actividad física extra, sin importar cuán ligera sea, puede tener beneficios para la supervivencia del cáncer”.

Gilchrist quien también dirige el Programa de Corazón Saludable del Hospital MD Anderson, expresó que “permanecer de pie durante 5 minutos cada hora en el trabajo o subir las escaleras en lugar del elevador” puede tener beneficios para evitar padecer cáncer.

COMPARTIR: