07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cada vez más usuarios usan la imagen de sus menores para lucrarse en sus cuentas sociales sin ser conscientes de los peligros a los que les exponen

El 'sharenting', la criticada práctica de los padres que publican fotos de sus hijos en redes

Niño con sus padres mirando en redes sociales.
Niño con sus padres mirando en redes sociales.
Son muchos los padres que dan la libertad a sus hijos para subir publicaciones en sus redes sociales siendo menores de edad. Esto puede crear un problema, no en el momento, pero sí en el futuro. Existe el “sharenting”, un concepto inglés que viene derivado de las palabras “share” (compartir) y “parenting” (paternidad), hace referencia a la acción que llevan a cabo los padres de compartir todo lo que hacen sus hijos.

En la actualidad es habitual ver a niños en las redes sociales subiendo fotografías o vídeos. Mismamente, la aplicación Tik Tok está repleta de menores que suben contenido audiovisual para ganar seguidores y así poder monetizar. Sin embargo, quienes están detrás de esta idea son sus representantes, es decir, sus padres.

Y es que en ocasiones los propios niños no son conscientes del contenido que están subiendo, pues en el trasfondo de esta decisión existe un interés económico de los padres. Está claro que los que llevan a cabo esta práctica no saben que están perjudicando a sus hijos. Internet es un peligro constante y hay que medir al detalle cada mensaje o publicación que se lanza.

Niños con la aplicación de Tik Tok.

Es cierto que las redes sociales están ayudando a algunas personas a encontrar trabajo, pero hay dar uso de ellas con precaución, tal y como recomiendan los expertos. En elcierredigital.com les desvelamos que existe cierta preocupación con lo que se denomina como 'sharenting'. Este término, que viene derivado de las palabras en inglés 'share' (compartir) y 'parenting' (paternidad), hace referencia a la acción que llevan a cabo los padres de compartir todo lo que hacen sus hijos desde sus perfiles de redes sociales.

Padres conscientes de la realidad

Por otro lado hay padres que conocen y están al tanto del riesgo que corren al mostrar a sus hijos en redes sociales. Esto quiere decir que están al tanto de lo que se conoce como la huella digital, que es el rastro que dejamos con información personal en Internet. Al subir durante años contenido de tu hijo a las redes a medida que crece, hace más probable que desde muy pequeños exista un perfil suyo en Internet.

Ya sea por un cumpleaños o algo que haga especial ilusión a los padres, siempre se cae en la tentación de publicarlo en la nube de Internet. Dentro de esa fotografía suelen ir niños menores, es decir sus hijos, y desde su publicación se realiza un rastreo de cada uno de ellos para así dar paso a la creación de sus perfiles.

Nunca se sabe dónde puede acabar esa información, y puede ser importante o no dependiendo de la circunstancias de cada uno. Lo que sí es veraz es que al publicar una foto o vídeo del menor estamos regalando sus datos y rostro, pudiendo llegar a ser un problema con el paso de los años.

El negocio en Tik Tok

Estas cuentas, obviamente, son administradas por los padres, pero hay quien se cuestiona cuál es el verdadero trasfondo de estos perfiles. ¿Son los hijos lo que quieren subir el vídeo bailando, cocinando o posando? ¿O son realmente los padres los que se lo ordenan con el objetivo económico de por medio?

Seguro que en la mayoría de los casos es el niño el que quiere aparecer en los vídeos, pero en otras ocasiones no resulta ser así. Sea como sea, lo que sí está claro es que como padres y tutores legales que son deben tener mucha responsabilidad con lo que suben de sus hijos, ya que, tal y como advierten los expertos, "a pesar de que parecen un lugar muy bonito, las redes sociales pueden ser muy peligrosas".

COMPARTIR: