23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado Alberto García Cebrián analiza en elcierredigital.com los datos en nuestro país y explica las previsiones de cara a los próximos años

Divorcios en España: Aumentan las custodias compartidas y cae la edad media de los matrimonios

España es el octavo país del mundo en número de divorcios.
España es el octavo país del mundo en número de divorcios.
España es el octavo país del mundo en número de divorcios, según diversos estudios. De hecho, en 2019 se produjeron un total de 91.645 divorcios, 3.599 separaciones y 75 nulidades. El abogado Alberto García Cebrián explica para ElCierreDigital.com estos datos y analiza las previsiones futuras que estarán marcadas por los acuerdos amistosos y las custodias compartidas en los procesos con menores.

En breve recibiremos las cifras de separaciones, divorcios y nulidades matrimoniales de 2020, un año marcado por la pandemia que, con total seguridad, supondrá marcadas variaciones que se espera se estabilicen a partir de 2021. ¿Cómo evolucionarán las cifras de divorcios a partir de 2020 y 2021? A continuación, analizaremos las cifras del INE y finalizaremos con una previsión de los posibles cambios en el futuro.

En España, la tasa de divorcio es de 2 por mil, es decir, que cada mil habitantes dos están divorciados. La Comunidad Autónoma con mayor tasa de divorcio fue Comunidad Valenciana con 2,3 por cada 1.000 habitantes y la menor Melilla, con un 1,2 por cada 1.000 habitantes. Destacan algunos países con una tasa bruta mayor que la española, como la de Rusia con un 4, Ucrania con un 3,3 o Estados Unidos con un 3,2.

Según estudios publicados España es el octavo país del mundo en número de divorcios. De más a menos, son: Estados Unidos, Rusia, Ucrania, Alemania, Turquía, Francia, Reino Unido y España. No son datos que pongan en relación la proporción de divorcios, sino meramente el número.

En 2019 es España hubo 91.645 divorcios, 3.599 separaciones y 75 nulidades, lo que supone que los divorcios pesan un 96,1%, las separaciones un 3,8% y las nulidades tan solo un 0,1%.

La custodia compartida se otorgó en el 37,5% de los casos de divorcio y separación con hijos.

En el caso de los divorcios el 78,9% fueron de mutuo acuerdo y el 21,1% contenciosos, mientras que en separaciones el 86,7% fueron de mutuo acuerdo y el 13,3% contenciosas. A este respecto cabe destacar que los divorcios se solicitan en rupturas definitivas y las separaciones en rupturas en las que en muchos casos no está decidido aún si la ruptura será temporal o indiscutible. El hecho de que exista un mayor número en proporción de separaciones amistosas que de divorcios amistosos, nos hace llegar a la evidente conclusión de que cuando la ruptura aún no es definitiva y existe esperanza de retomar la relación, las partes llegan a más acuerdos.

Se produjeron 1.100 divorcios entre personas del mismo sexo, de los que 560 eran hombres y 540 mujeres, lo cual no supone una diferencia relevante.

La duración media de los matrimonios hasta la fecha de resolución de la unión es de 16,7 años, cifra ligeramente inferior a la de 2018. El 32,8% de los divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio y el 19,5 entre cinco y nueve años.

El mayor número de divorcios entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad de 40 a 49 años. La edad media de los procesos de familia en las mujeres fue de 45,7 años mientras que en la de los hombres fue de 48,1, cifras similares a las de 2018, que evidencian que la edad media de las personas que se divorcian, por sexo, es ligeramente superior en el caso de los hombres.

La duración media del proceso de divorcio de mutuo acuerdo es de 3,2 meses mientras que en el caso del contencioso, el dato alcanza los 10,1 meses, triplicando con margen el primer dato.

Custodias y pensiones

El 43,3% de los matrimonios no tenían hijos (menores o mayores dependientes económicamente). Un porcentaje similar al año anterior, cuando el 44,8% tenían solo hijos menores, el 5% solo hijos mayores dependientes y 6,9 hijos menores y mayores dependientes.

En lo que se refiere a la guarda y custodia de los procesos con hijos menores, se otorgó la custodia materna en el 58,1% de los casos (61,6 en 2018), en el 4,1% al padre (4,2% en 2018), en el 37,5% se autorizó la custodia compartida (33,8% el año 2018) y en el 0,4 % a otras instituciones o familiares.

En cuanto a las medidas de custodia adoptadas por el Juzgado, se han atribuido el 47% a custodia monoparental y 52,3% a custodia compartida, lo que supone una cifra mayor de custodia compartida de las cifras de los procesos definitivos.

La edad media de los matrimonios hasta la fecha de resolución es de 16,7 años.

En el 9% de separaciones y divorcios se fijó pensión compensatoria y en el 90,8% de las mismas, el obligado al pago era el esposo.

En el 69,2 % de los casos, la demanda fue presentada por ambos cónyuges, mientras que en el 19,9% la demanda fue interpuesta por la esposa y en el 10,9% por el esposo. Llama la atención que, en los casos de demanda a instancia de una de las partes, las interpuestas por la esposa son casi el doble de las interpuestas por el esposo.

Con estas cifras podemos destacar que las custodias compartidas están aumentando en detrimento de las custodias maternas que hace unos años eran la gran mayoría. Sin embargo, las custodias paternas se mantienen en casos minoritarios.

En los seis años comprendidos entre 2014 y 2019 se ha producido una evolución. En 2016, de cada veinte custodias, quince eran maternas (tres de cada cuatro custodias), cuatro compartidas y una paterna. En 2019, se han duplicado las custodias compartidas, reducido las maternas y mantenido las paternas, de forma que cada veinte custodias, once son maternas, ocho compartidas y una paterna.

No se puede saber lo que ocurrirá en el futuro pero lo previsible es que en pocos años de cada veinte custodias quince sean compartidas, cuatro maternas y una paterna conforme siga evolucionando la conciencia social que da preferencia a la custodia compartida siempre y cuando las circunstancias familiares lo hagan idóneo. De hecho, la custodia compartida es preferente en los procesos de familia desde el año 2013 y en la práctica hay un aumento paulatino que, lejos de detenerse, se espera que siga avanzando y permita que lo normal en los procesos de familia sea que ambos progenitores cuiden y críen a sus hijos en paridad, con una custodia que permita que ambos padres se involucren y participen en la educación y desarrollo de sus hijos.

Por otra parte, este escenario supondría una reducción de los pleitos de familia y un aumento de acuerdos amistosos, que irían de la mano del cambio de mentalidad que supone la mejor de las opciones en separaciones con hijos la custodia compartida, fomentando el entendimiento en beneficio de los niños.

COMPARTIR: