29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el texto, las únicas personas que podrán recibir esta medicación son pacientes con esclerosis múltiple o epilepsia y no el uso consumo directo

La regulación del cannabis medicinal llega al Congreso: Nuevos permisos en su consumo

Regulación del cannabis en España.
Regulación del cannabis en España.
El PSOE ha coordinado una nueva propuesta sobre la regulación del uso del cannabis con fines terapéuticos. Según establece el nuevo texto legal, queda totalmente prohibido el consumo directo (en forma de cogollos) y su uso se limita a la autorización de la Agencia Española del Medicamento. España sigue siendo todavía uno de los pocos países de la Unión Europea que aún no ha regulado su uso medicinal.

El partido socialista ha presentado su propuesta de regulación del cannabis al resto de partidos del Congreso de los Diputados. Desde este martes, se abre un plazo de diez días para que los grupos parlamentarios acepten o negocien un texto que tendrá que ser aprobado por la cámara el próximo 23 de junio, que se votará en la subcomisión. La iniciativa lanzada por el PSOE contiene cinco ideas sobre la regulación de este tipo de estupefaciente como fin medicinal.

De acuerdo con lo establecido en el texto, se busca garantizar la disponibilidad de medicamentos derivados del cannabis, el papel preponderante de la Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios, el servicio público y los hospitales (las farmacias no están incluidas) como pilares fundamentales del sistema. Además, trata de "evitar que haya una mayor disponibilidad del cannabis fuera del contexto clínico” y clasificar el programa de forma regular. 

Por otro lado, el resto de formaciones políticas recomiendan que el texto sea autorizado por el Ministerio de Sanidad para validar el uso de extractos del cannabis. Los fármacos elaborados a partir del cáñamo se dirigen exclusivamente a pacientes que sufren esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia y dolores neuropáticos. La propuesta ya ha sido valorada positivamente por el PNV, el partido pionero que impulsó la creación de una subcomisión para debatir la regulación del cannabis.

Entre las propuestas que ha lanzado el grupo socialista se encuentra la relevancia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que regulará la forma en la que se puedan prescribir y dispensar estos productos en el Sistema Nacional de Salud (SNS). 

Uso medicinal del cannabis en España.

Además, se hace especial hincapié en la importancia de los servicios de farmacia competentes, que pueden “elaborar fórmulas magistrales” para el uso directo del cannabis en determinados casos. El texto también recuerda que si se aprueba el uso medicinal de la marihuana, España se sumaría a los diez países que ya lo han regulado: Bélgica, Austria, Italia, República Checa, Polonia, Macedonia, Croacia y Alemania. 

A pesar del buen recibimiento que ha tenido algunos partidos, algunas asociaciones de pacientes creen que limitar el programa a las farmacias hospitalarias puede “provocar que muchas personas sigan asistiendo al mercado negro ante las dificultades que plantea este tipo de sistema legal”. 

Las claves de la propuesta

De acuerdo con la propuesta, se quiere establecer un sistema restringido para el acceso y evitar la dispersión, ya que sólo se podrá adquirir a través de la red pública hospitalaria. Algunas fuentes del partido explican que este nuevo sistema de regulación se basa en "la prescripción médica, seguridad sanitaria y jurídica, además del visto bueno de la AEMPS”. Otras cuestiones que se abordan en el texto son el qué, el cómo y quién puede consumir su uso medicinal

Respecto al "quién”, los socialistas sostienen que el uso medicinal del cannabis será restringido y solo podrán consumirlo algunos pacientes con esclerosis, epilepsia y dolor crónico no oncológico. En relación al “dónde”, uno de los elementos que más rechazo ha generado ha sido la exclusividad de los profesionales sanitarios para realizar esta acción. Según algunos partidos, esta medida obligaría a los pacientes de la red privada a acudir a la pública. 

Uso del cannabis con fin terapéutico.

Por otro lado, la distribución de los productos se haría a través de las farmacias hospitalarias, dejando a un lado a las farmacias de barrio. 

De acuerdo con el PSOE, cuando las condiciones del paciente o la distancia a los servicios lo requieran, las comunidades autónomas podrán dejar abiertas algunas farmacias comunes si se cumplen con los requisitos. “La base es la farmacia hospitalaria para que la prescripción sea por el profesional sanitario especialista que te atiende”, explican algunos miembros del partido socialista.

Control de disponibilidad del cannabis

La iniciativa también ha dedicado un apartado a cuestiones relacionadas con la seguridad del programa. Por un lado, velar para que no suponga una mayor disponibilidad y consumo del cannabis fuera del contexto clínico. Este es uno de los principales temores del partido, por ello, el texto aclara que es absolutamente necesario limitar el uso terapéutico de extractos de cannabis para determinados pacientes con indicaciones concretas. 

Por otro lado, la Comisión de Sanidad del Congreso evaluará el programa de manera anual durante una década y la AEMPS realizará un informe sobre el uso terapéutico de extractos o preparados estandarizados del cannabis. 

COMPARTIR: