23 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTAS PELIGROSAS SUSTANCIAS SINTÉTICAS, YA MUY POPULARES EN ESPAÑA, TIENEN EFECTOS DEVASTADORES EN QUIENES LAS INGIEREN HASTA PRODUCIR LA MUERTE

Alerta ante las drogas de ciencia ficción y bajo coste que dejan 'zombie' a sus consumidores: 'Alfa' y fentanilo

Ciudadanos bajo los efectos del fentanilo y la droga Alfa.
Ciudadanos bajo los efectos del fentanilo y la droga Alfa.
El mercado de las drogas sigue buscando nuevas sustancias e imponiendo modas que ponen en riesgo la salud de los ciudadanos. Y cada vez son mayores su potencia y sus efectos. Por otro lado, se fabrican con sustancias pobres que abaratan su coste, todo un cóctel para pasar una experiencia terrible. La droga Alfa se llevó por delante en 2014 a 80 personas en el estado de Florida. Las ciudades parecen asaltadas por personajes de ciencia ficción, aunque la peor parte la sufren los consumidores.

La moda de la droga Alfa y el fentanilo son una realidad preocupante, tanto por sus efectos como por el creciente número de personas que las consumen. En general todas las drogas suponen un gran peligro social, pero en especial este tipo de drogas sintéticas, psicoactivas y estimulantes, son un riesgo que convierte las calles de las ciudades en escenarios de ciencia ficción que recuerdan a series como 'The Walking Dead'.

Son numerosos los vídeos que han circulado por redes sociales en los que personas que han consumido una de estas dos potentes drogas aparecen fuera de sí.

Las nuevas drogas sintéticas tienen fuertes efectos y su bajo precio hace que los jóvenes puedan disponer de ellas fácilmente. Esta circunstancia, según los expertos, podría desembocar en una crisis sanitaria y social que ya existe en ciudades de Estados Unidos. De por sí sus ‘apodos’ dan una pista de sus efectos: el fentanilo es conocida como la droga zombie, mientras que 'Alfa' es conocida como la 'Flakka' o la droga Hulk. Ambos nombres provienen de la ciencia ficción. 

La droga Alfa también es conocida como la ‘cocaína de los pobres’, de bajo coste y fuertes efectos. En 2014 acabó con la vida de 80 personas en el estado de Florida. Dos sucesos que han tenido mucha repercusión en este estado han sido el de un hombre que rompió unas puertas resistentes a huracanes después de consumir la droga y el de una mujer que corrió por las calles llena de sangre gritando que era Satanás.

En 2012 un hombre que había consumido esta droga atacó brutalmente a un indigente en Florida. El atacante, desnudo y con claros síntomas de haber consumido el estupefaciente, atacó al vagabundo durante casi 20 minutos, le mordió la cara y le arrancó los ojos, dejándolo completamente ciego, siendo finalmente abatido por la policía. La locura podría definir a esta peligrosa droga que requiere urgentes planes de actuación. Basta con buscar en Internet "Zombies de Filadelfia" para ver cómo de dura e impactante es esta realidad.

Sin embargo, su consumo no solo se ha advertido en Estados Unidos. Precisamente en España ha aumentado su uso en los últimos años desde 2011, cuando se detectó por primera vez en el país. Fue este 8 de mayo cuando agentes de la Policía Nacional y funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria desmantelaron un punto de venta de sustancias estupefacientes en Alicante.

Bajo coste y fuertes efectos

El problema, como con toda droga, es que quien la suministra solo busca su beneficio económico y personal, sin importarle lo más mínimo los efectos en quienes la consumen. Por otro lado, existe una alta probabilidad de que la droga se altere por el vendedor, con el objeto de sacar mayor rentabilidad, pudiendo reforzar los efectos del consumo. 

Ciudadanos estadounidenses bajo los efectos de estas drogas.

Estos químicos doblan y atrofian las moléculas en la superficie de las neuronas que normalmente mantienen los niveles de los neurotransmisores que regulan el comportamiento, así como la dopamina y la serotonina. El resultado es el de “inundar el cerebro” con estas drogas que cuentan con efectos duraderos con pequeñas dosis. La droga Alfa puede causar que los músculos se debiliten, como resultado de hipotermia, afectando a los riñones. Los expertos están preocupados porque los sobrevivientes de las sobredosis de Alfa pudieran tener que utilizar diálisis por el resto de sus vidas.

La gran mayoría de Alfa parece provenir de China y se vende en internet, gasolineras e incluso a través de narcomenudistas. Una dosis puede costar entre 3 y 5 dólares, aunque en España se encuentra alrededor de los 20 euros. Tristemente, en Estados Unidos el mundo de las drogas es una realidad muy presente que cada día se lleva la vida de varias personas, por lo que tiene que servir de ejemplo para evitar que esta realidad llegue a España.

La irrupción de estas drogas en España

Esta sustancia fue detectada por primera vez en España en 2011 y hasta la fecha ha habido tres fallecidos por su consumo: en 2014, en 2015 y en 2017. Actualmente preocupa el incremento en el consumo de esta droga sintética en el país. En Magaluf, un joven británico que consumió Alfa se metió un palo por la nariz creyendo que tenía insectos dentro y fue hospitalizado en un estado de paranoia e hipertermia.

El 8 de mayo agentes de la Policía Nacional y funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria desmantelaron un punto de venta de sustancias estupefacientes en Alicante. En esta operación se procedió a la detención de dos individuos y se interceptó un paquete que contenía 100 gramos de Alfa

Respecto al fentanilo, el número de muertes en Estados Unidos aumentó drásticamente de 2019 a 2021, año en que se produjeron un 94 por ciento más de muertes por esta causa. Estos datos indujeron a las autoridades españolas a tomar medidas preventivas. Así, en julio de 2021, el Ministerio de Sanidad aprobó el Plan de optimización de utilización de analgésicos opioides en dolor crónico no oncológico en el sistema nacional de salud.

En dicho plan se limita el uso de los opioides —como lo es el fentanilo— a los pacientes con cáncer que sufran dolores súbitos y muy intensos —los llamados dolores irruptivos—. Por eso, desde julio de 2021, en España las recetas de medicamentos que contengan el denominado fentanilo de liberación inmediata son revisadas por un inspector. Por su parte, cada comunidad autónoma se encarga de controlar las cantidades de este medicamento que son prescritas a los pacientes, a los que tienen identificados.

Con estas medidas España intenta prevenir una situación de crisis sanitaria como la que se está viviendo en Estados Unidos, por lo que, hasta ahora, el consumo de fentanilo en España se mantiene estable, sin drásticas subidas. Según la Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España (EDADES), en este país el consumo de fentanilo supone un 15 por ciento del consumo de fármacos opioides.

COMPARTIR: