22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Actualmente, su principal forma de propagación es por el textil infectado, posiblemente en probadores, y por el contacto directo de piel con piel

Plaga de sarna en España: Aumenta el número de casos desde la salida del confinamiento

La sanidad pública española detecta una plaga de sarna, también conocida como escabiosis, cuyo foco de contagio fundamental parece que está en los probadores de ropa. Los casos en España siguen en aumento, mayoritariamente desde la salida del confinamiento.

España se ve afectada por una plaga de sarna y los casos de esta enfermedad van en aumento, principalmente desde la salida del confinamiento impuesto por la COVID-19

La sarna humana es un problema cutáneo provocado por ácaros, es decir, por parásitos diminutos que infectan la piel, creando reacciones cutáneas, picores, y sarpullido. Esta enfermedad no se presenta en una zona concreta de la piel sino que varía, dependiendo de la persona y el nivel de trasferencia cutánea. El síntoma más común es la picazón, ronchas y ampollas de la piel.

El principal preocupación es que se contagia fácilmente, por ello su rápida propagación, sobre todo por contagio directo piel con piel o a través de un material textil que contenga el parásito. De ahí, que esté hablando de que uno de los focos principales de infección puedan ser los probadores de ropa

En agosto de 2019 la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) denunciaba tres casos de escabiosis (sarna) en internos del Establecimiento Penitenciario de Picassent (Valencia), que se sumaron a los 16 que la Administración penitenciaria ya había reconocido en ese centro hasta julio. La agrupación explicaba que esto se debía a "la tardanza en aplicar de forma completa los protocolos previstos para estos casos".

El aumento de casos en los últimos meses también está relacionado con la pandemia, ya que tras la salida del confinamiento en mayo del pasado año 2020, se han diagnosticado un número elevado de casos que no han dejado de crecer desde entonces. 

Efecto sarna. 

Los investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) explican que en España existe una “tendencia creciente de ingresos hospitalarios por sarna desde 2014 (...) cuyos principales focos de transmisión son los entornos sociales y sanitarios”. Este aumento de los casos está directamente relacionado con la necesidad de contacto al salir del confinamiento, habida cuenta de que esta enfermedad se propaga con el contacto directo piel con piel con quien padece la infección.

¿Cómo combatir una infección por sarna?

Precisamente porque el contagio se produce fundamentalmente por el contacto piel con piel o mediante la ropa, es fundamental unos buenos hábitos de higiene. Entre ellos, es fundamental lavar siempre los textiles nuevos que compramos con el fin matar el posible parásito y, sobre todo, si son prendas de segunda mano. Un diagnóstico a tiempo resulta clave para prevenir de la infección a nuestros allegados. 

La sarna tiene un tratamiento muy fácil, por lo que no tiene consecuencias graves en quienes lo padecen con un correcto diagnóstico y curación por parte del especialista.

Explica el farmacéutico Jorge Ligero en su cuenta de Twitter.com (@ligero999): “La terapia con ivermectina para la sarna clásica consiste en una dosis oral única de 200 mcg/kg seguida de una dosis repetida después de una o dos semanas, ya que no es ovicida. Respecto a la prevención de la sarna se basa en 4 pilares: Tratamiento intensivo de los pacientes y de las personas que conviven con ellos, en especial en los casos muy infecciosos de sarna encostrada. Eliminación o esterilización con agua caliente, y lavado y secado a 60°C o más de toda la ropa de cama y vestimenta.”

La sarna se cura con la prescripción, por parte del médico especialista, de un medicamento por vía oral o una pomada o loción cutánea, que actúa matando directamente al parásito que produce la infección, y aliviando las llagas y la picazón localizados en la piel. 

COMPARTIR: