30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dilatación de pupilas, convulsiones, vómitos o incluso paro respiratorio son algunos de los efectos que puede provocar la ingesta de esta especie

El ‘nabo del diablo’, así es el tubérculo tóxico que ha causado la muerte de un hombre en Galicia

La flor de la planta conocida como 'Nabo del diablo'.
La flor de la planta conocida como 'Nabo del diablo'.
Un hombre de nacionalidad colombiana ha fallecido en Galicia por la ingesta de un tubérculo venenoso denominado ‘nabo del diablo’, que abunda en zonas gallegas. La planta pertenece a la familia de las apiáceas y actúa de manera similar a la cicuta tras su ingesta, provocando un fallo neurotóxico. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº2 de Betanzos ya ha advertido del peligro que puede generar el consumo de este tubérculo.

El tubérculo ‘Nabo del diablo’ es el nombre popular con el que se conoce a la especie Oernanthe crocata. Esta planta pertenece a la familia de las apiáceas, una variedad muy común en áreas húmedas en la zona de Galicia. Este tubérculo ha sido el responsable de la muerte de un hombre de 37 años, vecino de Sampaio, que ingirió parte de esta planta el pasado mes de diciembre. 

Este lunes, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Betanzos ha mandado un escrito al ayuntamiento de Bergondo, municipio de A Coruña, para alertar a los vecinos del peligro que supone la ingesta de esta planta venenosa. Según explica Cadena Ser, este hombre de origen colombiano podría haber confundido el “nabo del diablo” con la yuca, un alimento que se utiliza mucho en la cocina colombiana. El tubérculo crecía cerca de su domicilio por lo que podría haberlo consumido de forma accidental. 

El consejo de Bergondo ha anunciado el fallecimiento del vecino de Sampaio a través de redes sociales y ha mostrado gran preocupación porque pueda repetirse el incidente. 

Este tipo de planta actúa de forma similar a la cicuta, otra especie herbácea bienal de la familia apiaceae. Se trata de una planta que crece en los bordes de los ríos o prados, por debajo de los 1.000 metros de altitud, y es muy habitual en la región de Galicia.

'Nabo del Diablo', planta tóxica.

Para algunas personas que padezcan problemas de hígado, la intoxicación puede verse potenciada ya que este órgano es el que se encarga de eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, entre otras muchas funciones.  

¿Hay tratamiento?

De acuerdo con las recomendaciones de los médicos, el lavado gástrico es una de las soluciones aplicables ante el envenenamiento por enantotoxina. Aún así, señalan que el nabo del diablo no tiene antídoto por lo que la primera precaución es no ingerir nada que no conozcamos perfectamente. 

Esta sustancia tóxica genera síntomas gastrointestinales y alteraciones neurológicas como crisis epilépticas o parálisis diafragmática, consecuencias que pueden llegar a causar la muerte. Por esta razón, una de las medidas que se toma ante un paciente que haya ingerido la planta es intubarlo para que no se ahogue. 

Las siete plantas más venosas del mundo

Las especies más venosas pueden esconderse detrás de una bonita y delicada flor. En la mayoría de los casos, las especies utilizan su toxicidad para defenderse del entorno. También hay que tener en cuenta que las toxinas de las hierbas no son igualmente agresivas en todas las especies. Algunas solo afectan a mamíferos y otras tanto a animales como humanos. Por este motivo, es necesario reconocer el aspecto de las siete plantas más venosas del mundo. 

El árbol de la muerte. Pertenece a la familia de Hippomane mancinella. Este árbol es propio de Mesoamérica y las islas del Mar Caribe y puede alcanzar hasta los 20 metros de altura. Tiene un olor agradable y suele ser muy atractivo por el fruto, la manzana. Es conocido como "el árbol más peligroso del mundo", ya que es perjudicial tanto para los humanos como para los animales y su ingesta puede provocar vómitos, diarrea interminable e incluso la muerte. 

Belladona (Atropa Belladona). Esta planta arbustiva tiene su origen en Europa, norte de África y oeste de Asia. Sus flores son de varios colores y la ingesta de sus frutos, las bayas, puede provocar alucinaciones y delirios. El consumo de 10 a 20 bayas, según la naturaleza del consumidor, puede ser mortal.

Acónito común. Esta especie es conocida como matalobos o casco del diablo. La planta es originaria de las zonas montañosas y es considerada la especie más tóxica de toda Europa. La aconitina, la sustancia tóxica que posee, puede llegar a ralentizar el corazón de una persona hasta causarle la muerte. Tan solo un 1miligramo de esta sustancia es suficiente para matar a un adulto que pese 80 kg. 

Regaliz americano (Abrus precatorius). Se trata de una planta trepadora que se encuentra en la India e Indochina. Sus flores son de color rosa o púrpura rojizo y la abrina es la sustancia tóxica que hace que esta planta sea muy peligrosa. Solo se necesitan 3 microgramos de esta sustancia para matar a una persona. 

Adelfa, planta tóxica.

Adelfa. Esta especie, también conocida como laurel de flor o trinitaria, es una planta que se encuentra en el mediterráneo y por tanto, resiste muy bien a las sequías. Tiene hojas de color verde intenso y las flores son venenosas. Los efectos que puede causar su ingesta son náuseas, vómitos, vértigo, excitación, depresión, convulsiones. taquicardias e incluso una parada cardiaca.

Hierba de los mendigos. Se conoce así porque las personas la usaban para pedir limosna, ya que provocaba irritación. Se encuentra en las zona de Asturias y de Castilla León. La toxina que contiene esta planta se llama protoanemonina y puede producir náuseas, lesión renal e incluso la muerte por parálisis cerebral.

COMPARTIR: