22 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En España se ha descontrolado el consumo de estos 'cigarrillos', ya adictivos incluso para los menores por su falsa apariencia no nociva para la salud

El día mundial 'Sin Tabaco' afronta nuevo reto: Sanidad advierte del peligro de los váper, ahora de moda entre jóvenes

Tanto vapear como fumar tabaco de forma convencional perjudica seriamente la salud.
Tanto vapear como fumar tabaco de forma convencional perjudica seriamente la salud.
En el Día Mundial Sin Tabaco se trata concienciar a la población de los riesgos y peligros de su consumo. Este año, Sanidad ha lanzado una campaña centrada en concienciar a las familias y los más jóvenes sobre los váper. Una práctica que ha conseguido acercar el tabaco a los más jóvenes. La OMS lanza una campaña llamada ‘Cultivemos alimentos, no tabaco’ para alertar sobre cómo el cultivo de tabaco también afecta a nuestra salud.

Cada 31 de mayo el mundo se une para celebrar el Día Mundial Sin Tabaco. Esta fecha emblemática, establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), busca concienciar y educar a las personas sobre los peligros del tabaquismo y promover políticas efectivas para reducir su consumo.

Este año Sanidad ha lanzado una campaña de información y sobre todo concienciación sobre los peligros que conllevan los vapeadores, advirtiendo sobre el aumento del consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores, especialmente entre el público más joven.

Los váper son una especie de cigarrillo electrónico que calienta un líquido para obtener un vapor que se puede inhalar. Estos productos, al igual que el cigarro convencional, contienen sustancias tóxicas que dañan el organismo y que, en contra de lo que se cree, no son efectivos para dejar de fumar, sino que pueden perpetuar la adicción y atraer a los no fumadores.

Presentados como herramienta para dejar de fumar o como productos menos dañinos que el cigarrillo convencional, las multinacionales han conseguido introducir en el mercado una nueva manera de vender su verdadero producto: la nicotina. De momento, no hay ningún estudio científico que lo avale como una alternativa segura para dejar de fumar. Y, sin embargo, los expertos advierten de que muchas de las personas que consumen estos cigarrillos electrónicos para evitar fumar, pueden acabar recayendo en el tabaco.

Su presentación, cada vez más colorida y llamativa, les ha convertido en moda entre los más jóvenes. Y es que, a pesar de que su venta está prohibida en España para los menores de edad, dos de cada diez adolescentes lo han probado, remplazando así el consumo del tradicional tabaco.

Los vapeadores no ayudan a dejar de fumar.

En Santander, el Centro Cívico Tabacalera ha presentado una campaña denominada ‘Vapear no es parte de la solución, es parte del problema’ para crear conciencia entre la población del riesgo de esta práctica, con especial atención en las familias y en los menores.

Y es que las autoridades sanitarias están preocupadas por que los vapeadores estén creando una nueva generación de adictos a la nicotina, con efectos perjudiciales en el desarrollo cerebral, especialmente entre los jóvenes. Sin ser conscientes del riesgo que acarrea, cada vez son más los jóvenes que comienzan a vapear a una edad más temprana y aunque la mayoría comienzan vapeando en vez de fumando tabaco convencional, al final casi el 70% de estos consumidores terminan convirtiéndose en fumadores duales, fuman vapeadores y también cigarros.

‘Cultivemos alimentos, no tabaco’

Este 2023 la OMS ha lanzado una campaña centrada en el cultivo de tabaco, donde muestra cómo este también resulta perjudicial “para nuestra salud, la de los agricultores y la del planeta”. El cultivo de tabaco “es responsable de 8 millones de muertes al año”.

Campaña de la OMS en el Dia Mundial Sin Tabaco.

Los cultivos de tabaco constituyen un problema contra la crisis alimentaria mundial, ya que los territorios fértiles que son utilizados para tabaco podrían ser utilizados para la plantación de alimentos, y contribuir así a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de la población mundial.

Mediante esta campaña pretenden fomentar que los gobiernos cesen en la concesión de subsidios para el cultivo de tabaco y destinen los recursos ahorrados a apoyar a los agricultores en la transición hacia cultivos más sostenibles. Además de crear conciencia entre las comunidades dedicadas al cultivo de tabaco sobre los beneficios de abandonar esta actividad y enfocarse en cultivos sostenibles.

Por otra parte, el cultivo de la planta de tabaco impacta negativamente en gran medida sobre el medio ambiente ya que requiere el uso extenso de productos químicos y reguladores del crecimiento, con el impacto negativo en el medio ambiente que eso conlleva, agota la calidad del suelo y afecta negativamente la salud de los agricultores locales en países subdesarrollados.

COMPARTIR: