23 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Son negocios que trabajan mayoritariamente con clientela china y se han puesto en cuarentena de manera voluntaria y solidaria

El coronavirus ha llegado al Chinatown madrileño y cierra "por vacaciones" decenas de locales en el barrio de Usera

Un restaurante cerrado en Usera.
Un restaurante cerrado en Usera.
No hay ni un solo caso de coronavirus entre la población residente china en Madrid ni entre españoles en territorio nacional. Sin embargo, siguiendo la máxima de "más vale prevenir que curar" decenas de restaurantes, peluquerías o tiendas de moda del barrio madrileño de Usera han decidido cerrar hasta San Valentín por "vacaciones" o aprovechan para "hacer reforma" en sus locales en un gesto que se califica de "solidario" y precavido por parte de la comunidad china.

En España hay 202.000 ciudadanos chinos censados, más del 90 por ciento de zonas lejanas a Wuhan, zona cero del coronavirus. En Madrid viven algo más de 40.000 de estos ciudadanos. Solo en el barrio de Usera hay unos 10.000 censados, que están aprovechando la alarma sanitaria para emprender "reformas" en sus locales o tomar "vacaciones" aprovechando el Año Nuevo Chino. No hay ni un solo caso detectado entre los chinos-españoles, pero como dice el refrán, muy español, "más vale prevenir que curar" y que en chino vendría a ser "excava el pozo antes de que tengas sed".

No hay temor en los negocios chinos con respecto al coronavirus, o al menos no lo hay públicamente. Por si acaso, Antonio Liu Yang, un abogado chino residente en Valencia es uno de los precursores de la campaña "No soy un virus". Se trata de evitar el rechazo a la comunidad china solo por su origen étnico.

Un activista chino.

 

Es cierto que en España la comunidad china no está siendo masivamente rechazada, aunque "puede haber algún comentario contra alguna persona asiática, pero yo no lo veo así. Es más, sus majestades los Reyes y el Gobierno nos ha ofrecido su máxima colaboración y solidaridad para la lucha contra la epidemia. El Rey Felipe VI nos ha apoyado muchísimo, los chinos le estamos muy agradecidos", se ha apresurado a explicar Chen Shengli, presidente de ACHE, la mayor Asociación de Chinos en España que aglutina más de 5.000 asociados de aquel país.

Desde la asociación también reconocen que algunos negocios se han puesto en cuarentena de manera voluntaria. Es el caso del Chinatown madrileño, el castizo barrio de Usera, donde multitud de restaurantes han aprovechado para hacer "reformas" o tomar unas inéditas "vacaciones". En Usera viven unos diez mil ciudadanos chinos de los cuarenta mil empadronados en la capital y hace dos semans el barrio era un hervidero de gente paseando por sus aceras celebrando el Año Nuevo Chino, que fue el 25 de enero, una fiesta promocionada por el Ayuntamiento de Madrid en sus marquesinas. Sin embargo, ahora hay decenas de locales cerrados "por vacaciones", ago extraño porque cuando un propietario del local toma vacaciones normalmente deja el negocio a cargo de un familiar que se toma sus vacaciones cuando vuelve el dueño.

El famoso Casa Jinlai, cerrado por vacaciones.

Pero además de restaurantes se han unido a las improvisadas vacaciones varias peluquerías, supermercados y tiendas de ropa. Cierto es que el miedo irracional al coronavirus ha hecho desistir también a algunos clientes de acudir a estos locales y los propietarios chinos han aprovechado para ponerse en cuarentena de manera voluntaria.

La fiesta del Año Nuevo chino, conocida también como Fiesta de la Primavera es usada por algunos residentes chinos para regresar durantes un par de semanas a su país. Los carteles de vacaciones están escritos en caracteres chinos y solo algunos también lo hacen en español. Casi todos coinciden en anunciar que abrirán el 14 de febrero, Día de San Valentín. En general, los negocios cerrados trabajan mayoritariamente con clientes chinos. El Centro de Mayores Chinos en España directamente advierte en chino que "está cerrado por el coronavirus, por la gente que vuelve de China".

El 90 por ciento de la población china que reside en España son de zonas lejanas a Wuhan, zona cero del virus, pero eso no impide que haya recelos.

COMPARTIR: