24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Dos policías de Cádiz vacunados el pasado 8 de marzo han tenido que acudir a Urgencias por trastornos circulatorios

Policías y guardias civiles, principales víctimas de la vacuna AstraZeneca, plantan cara a Sanidad

Foto AUGC
Foto AUGC
La sucesión de casos de trastornos trombóticos en los últimos días en personas que han recibido la vacuna de AstraZeneca, entre las que se encuentran los colectivos de policía y guardias civiles, principalmente, ha hecho saltar la alarma. Las organizaciones sindicales de estos gremios han exigido a los Ministerios del Interior y de Sanidad explicaciones sobre los efectos secundarios y el número de agentes que han recibido dosis, sobre todo del lote que ha sido retirado en media Europa

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a través de sus sindicatos, llevan toda la semana pidiendo ser informados sobre los efectos de la vacuna AstraZeneca que les ha sido administrada a policías y guardias civiles junto a otros colectivos como los docentes y los bomberos. Al cierre de esta edición, se conocía a través de medios locales que dos policías de Cádiz vacunados el pasado 8 de marzo, han tenido que acudir a urgencias por trastornos circulatorios.

Sus sospechas por la elección de esta vacuna para protegerles contra la COVID-19  comenzaron a hacerse públicas el pasado mes de febrero, ya que, al riesgo de efectos secundarios, se puso en cuestión su efectividad, por debajo del 70%,  según explicó la OMS en su día, y con una inmunidad menor frente a las nuevas cepas del coronavirus, como así lo recogía el sindicato de policía JUPOL en un comunicado emitido en esas fechas. El mismo sindicato que este martes instaba a que, tanto el ministerio del Interior como la Dirección General de la Policía, dieran respuesta a las dudas surgidas entre el personal respecto a este asunto.

La situación está causando gran inquietud a estos profesionales que han recibido la primera dosis, sobre todo, entre aquellos que han sido inoculados con vacunas pertenecientes al lote defectuoso ABV5300 retirado en diversos países, y últimamente, también en España. De tal forma que las asociaciones sindicales que representan a dichos colectivos han exigido una reunión urgente con Sanidad para que se les facilite información detallada sobre la situación, tras la decisión de las autoridades sanitarias de suspender la inoculación de las dosis de AstraZeneca, como ya ha hecho un elevado número de países europeos.

                El SUP ha pedido una reunión urgente con Sanidad

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), según recogen diversos medios, se ha mostrado sorprendido ante las "informaciones discordantes entre las decisiones adoptadas por los gobiernos y lo que dice la Agencia Europea del Medicamento (EMA). Asimismo, en un escrito al director general de la Policía, ha exigido que se vigile la salud de los policías a los que se administró la dosis de AstraZeneca y la realización de exámenes para detectar posibles efectos secundarios en los policías inoculados.

Desde la Guardia Civil también han reclamado que se "informe lo antes posible" por parte de la Dirección General. En concreto, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha pedido a la Dirección General de la Guardia Civil que aclare "lo antes posible los posibles efectos secundarios así como el número de profesionales que han sido vacunados en todo el territorio nacional con el referido lote de vacunas retiradas", según un comunicado emitido recientemente.

Los casos se van acumulando

La muerte, esta semana, de una profesora de Marbella (Málaga), de 43 años, por hemorragia cerebral que fue vacunada con AstraZeneca el pasado 3 de marzo ha activado la alarma. La mujer fue ingresada el fin de semana por un infarto cerebral y este lunes fue sometida a una intervención quirúrgica sin que se pudiera hacer nada por su vida. 

La Consejería de Sanidad valenciana, por su parte, ha notificado al Centro Nacional de Farmacovigilancia el registro de tres casos de trastornos de la coagulación en pacientes a los que se ha administrado la vacuna de AstraZeneca. Por su parte, el SUP ha informado de la hospitalización de dos policías nacionales destinados en esta comunidad autónoma.

Asimismo, según ha podido conocer elcierredigital.com, un guardia civil del puesto de Paiporta sufrió un infarto el pasado 14 de marzo tras vacunarse el día 2 del mismo mes con el lote AVB5045 de la vacuna de AstraZeneca. El día 13 a las cuatro de la tarde comenzó a sentir un fuerte dolor en la boca del estómago y fue ingresado de urgencia en el hospital donde se le diagnosticó un trombo y se le operó para "introducirle un muelle en la arteria". El guardia, de 49 años, no presentaba patologías previas ni antecedentes de problemas coronarios. Finalmente, el informe determinó que la causa del infarto pudiera ser "secuelas del COVID".

El informe del guardia civil.

Mientras, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, pidió este martes "absoluta tranquilidad" con la vacuna de AstraZeneca porque los casos adversos notificados, y que han propiciado la suspensión temporal de la administración de la misma, son "muy pocos", según indicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y después de que el Ministerio de Sanidad acordara, junto a las comunidades autónomas la suspensión "temporal y cautelar" de la inoculación de esta vacuna tras detectarse en España, y en otros países, casos de trombosis de senos venosos cerebrales a personas a las que se le habían administrado esta vacuna.

COMPARTIR: