20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En junio, según reza otro diario nacional y con declaraciones del director de la planta, DRYLOC ha suspendido también la fabricación de FFP2

¿Qué fue de las mascarillas de Dryloc?

La empresa dejo a la Junta de Castilla y León sin el suministro necesario de esas mascarillas que habían sido fruto de una inversión mixta de capital por valor de más de 800 mil euros. En junio de este año, según reza otro diario nacional y con declaraciones del director de la planta Miguel Angel González Rodriguez, DRYLOC ha suspendido también la fabricación de FFP2, a saber

La empresa dejo a la Junta de Castilla y León sin el suministro necesario de esas mascarillas que habían sido fruto de una inversión mixta de capital por valor de más de 800 mil euros.

En junio de este año, según reza otro diario nacional y con declaraciones del director de la planta Miguel Angel González Rodriguez, DRYLOC ha suspendido también la fabricación de FFP2, a saber.

“Drylock Technologies no fabrica en este momento mascarillas, línea de negocio que aportó menos del 4 % a su cifra de facturación en 2020 (unos 72 millones de euros). Ahora está a la espera de poder mantener una reunión con altos cargos de la Junta de Castilla y León a fin de conocer si piensan aprovisionarse con una «reserva estratégica» a fin de afrontar en mejores condiciones una situación similar en caso de que se presentara en el futuro”

Lo curioso del “emporio” DRYLOC es que , a la vez que la Junta de Castilla León le compraba y traía pagados, en mayo de 2020, el material y la maquinaria china, fletando un avión especial, y posteriormente un viaje de técnicos pagado por la Junta así mismo bajo el convenio especial firmado con la misma…lo curioso es que han recibido también subvención del Ministerio de Industria por la misma inversión fruto del convenio directo de la Junta ( según reza el mismo artículo del diario con declaraciones de su CEO en España).

“Dedicada a la fabricación de productos higiénicos íntimos (pañales y compresas), la filial española de la multinacional belga Drylock Technologies compró maquinaria el pasado año para producir mascarillas quirúrgicas IIR y FFP2 en su planta de Hontoria (Segovia), de la que salió una parte de las necesidades de la Junta de Castilla y León. Parte de esa inversión la recuperó meses después con la ayuda de 373.525 euros -el 69,4 % del presupuesto financiable- que le concedió el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en el marco de una convocatoria que repartió 11 millones y de la que se benefició medio centenar de empresas.

La historia de esta pandemia sigue dando muchos titulares y noticias por desgracia, que son un asunto espinoso en las Instituciones publicas de varios gobiernos autonómicos.

Hagamos historia de este culebrón empresarial pandémico. Porque esta historia para no dormir se remonta a la plena pandemia. Aprovechando el estado de alarma, muchas instituciones han concedido subvenciones directas y posteriormente compras a los mismos subvencionados con empresas determinadas además de, por el camino, comprar en ocasiones incluso, como es el caso, maquinaria directamente a las mismas, incluyendo su transporte.

La necesidad y la urgencia de la crisis sanitaria ha sido un motivo que ha justificado expedientes de urgencia como el que ha beneficiado a la multinacional belga DRYLOC, que así mismo ha sido beneficiada con la concesión posterior a la compra de maquinaria, de contratas por valor de cientos de miles de euros, millones, para las quirúrgicas y epi ffp2 producidas con dichas maquinas de la junta instaladas en su fábrica de Segovia.

La sorpresa de esta acción de la Junta es la firma de un convenio especifico “mascarillas con alma” que alberga una compra directa junto a una empresa privada multinacional para, según noticia publicada por diarios nacionales;

“Como adelantó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez- Quiñones, la Junta adquirió en la provincia de Yancheng (China) una línea específica para la fabricación de la mascarilla FFP1, para contar con una producción “mínima y controlada”. Drylock, como impulsor del proyecto «Mascarillas con alma», y la Junta, iniciaron conversaciones hace un mes. La maquinaría específica comprada por la Junta saldrá del aeropuerto

de Shangai el próximo día 13. El equipamiento viajará a España en el avión que fletará la Junta de Castilla y León junto al material necesario” fuente ABC 7 de mayo 2020

“El proyecto supone una inversión cercana a los 800.000 euros que financian por igual la Junta y Drylock, con la ayuda del Banco de Santander que aporta 30.000 euros de su ‘Fondo Solidario Juntos’. Anuncia el mismo diario, que queda recogido por otros diarios nacionales y castellano leoneses.

Así mismo la junta anuncio mediante su cuenta oficial de tuiter la compra y transporte de la maquinaria adquirida en China junto al material de fabricación, el transporte mediante flete pagado por la misma Junta de dicha mercancía: Salud JCYL en Twitter: "La @jcyl ha adquirido una máquina para la fabricación de mascarillas que, instalada en una empresa de Segovia, garantiza un suministro de en torno a 200.000 mascarillas diarias. 🎞 ⬇ https://t.co/LW57YU5613" / Twitter

Posteriormente la junta hemos conocido en el Cierre adquirió, bajo un mutismo absoluto, la compra cuyo importe se desconoce, el 7 de Julio de 2020 de maquinaria , así mismo, FFP2 con el mismo procedimiento a la empresa presidida por el famoso empresario belga Bart Van Malderen, Presidente y CEO de Drylock Technologie, y representada en Segovia por el actual director de la planta, Miguel Angel González Rodriguez, antiguo CEO y propietario de la sociedad radica entonces en la calle Montesquinza de Madrid, y con objeto social de comercializadora de “productos de higiene femenina e infantil, perfumería y estética .. y prestación de servicios de consultaría en materias relacionadas con la industria”, que en abril de 2018 traslada su domicilio social a Segovia.

La venta de DRYLOC como absorción fue realizada y consta en los registros mercantiles tan solo dos meses después, en junio de 2018 al gigante belga.

Dyrloc ha sufrido varias condenas y denuncias por mala praxis, entre otros, tal y como atestigua la reciente condena de los juzgados de Segovia por mala fe. 

¿Que ha ocurrido después? Donde quedo estas inversiones millonarias. Al parecer el empresario español, como declara en sus últimas apariciones, espera todavía que la Junta le vuelva a invertir en la planta segoviana otra cantidad importante para seguir haciendo negocio con las mascarillas, en previsión de “reservas estratégicas” que rescaten su economía de nuevo y le gestionen otra unidad de negocio publico en esta planta, tras el fiasco de su abandono de producción en Agosto de 2020 y la cero fabricación española de ffp2 desde hace meses.

HUARIS CALL CENTER, o el caso de las BATAS EPI de la Junta de Castilla y Leon en el Bierzo con las concesiones cuanto menos curiosas de la Junta de Castilla y Leon, supone el capitulo del empresario Eduardo Alvarez Núñez.

El conocido empresario, que , al parecer, mantiene una amistad desde hace años con el Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suarez Quiñones, de León también, presume de haber montado con su Call Center tecnológico una empresa de BATAS EPI que a día de hoy ya ha quebrado y no existe. Esta empresa también obtuvo de la junta varias líneas de avales y garantías, en concreto del ICE para montar la fabrica de EPI en el Bierzo (525 mil euros de garantía). 

Esta tabla extractada del cuerpo oficial del portal referido en el link de la Junta de Castilla y León, refleja la primera concesión realizada a Eduardo Alvarez Núñez con HUARIS CALL CENTER SL, para poner en marcha la planta de fabricación de PRODOS, la marca de batas que lanzo finalmente en Octubre de 2020. Posteriormente se le hizo un encargo, según rezan sus propias fuentes en su Facebook oficial DE 100 MIL BATAS en Octubre de 2020, con las que arrancaron. 

Y en Diciembre de 2020 se le volvió a encargar, esta vez un pedido muy fuerte, la concesión de 400 mil batas con un total de importe de mas de un millón de euros, en diciembre de 2020. Según reza la propia concesión oficial de la Junta de Castilla y León.

COMPARTIR: