22 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En Países Bajos los alumnos no usan mascarillas y en el país teutón el regreso se hará de manera gradual

La vuelta al colegio en otros países: Los ejemplos de Alemania, Francia, Holanda y EE.UU.

Alumnos en un aula.
Alumnos en un aula.
La vuelta al cole está generando polémica no solo en España, otros países de nuestro entorno también tienen problemas con el regreso a las aulas. En Francia, Alemania, Holanda y Estados Unidos siguen métodos diferentes al español. Ésta es la realidad de la vuelta al cole.

Llegó septiembre, vuelta al trabajo, a la rutina y también… ¡vuelta al colegio! Nunca nos había puesto tan nerviosos el regreso a las aulas, profesores, alumnos y padres hemos contemplado cómo se acercaba el día de la vuelta sin que se especificara cómo debía hacerse en medio de la pandemia. Las autoridades apenas se han reunido una semana antes para crear un protocolo que no convence a casi nadie y lo peor: Nos mantiene en la incertidumbre.

Debemos reconocer que en mitad de una crisis como esta es difícil, casi imposible, predecir lo que va a pasar en unos meses. La necesidad de rastreadores, protocolos y personal sí es algo que sabíamos de sobra que necesitaríamos y, en muchas ocasiones, no se han conseguido. Pero… ¿es así en otros países?

En Francia se han flexibilizado las medidas de seguridad, se ha reducido la distancia entre alumnos y los estudiantes de más de 11 años deben llevar puesta la mascarilla en los espacios que no estén al aire libre. Respecto a los profesores y el personal del centro, deberán llevar la mascarilla en lugares cerrados donde no se pueda mantener la distancia. La excepción, al uso de la mascarilla, será tan solo para los más pequeños, en las aulas preescolares. Los profesores recibirán dos mascarillas gratuitas por día. El Ministerio de Educación francés ha solicitado a los centros que se organicen de tal manera que eviten las grandes concentraciones de estudiantes.

La vuelta al cole se antoja complicada este año.

En Holanda han regresado este pasado lunes con medidas muy laxas. Institutos y colegios han recibido a sus estudiantes sin mascarillas y en el mismo horario para todos, también sin distancia de seguridad en el interior de las clases. Dicho así parece que los Países Bajos ya deberían haber superado la pandemia. Sin embargo, se encuentran en uno de sus peores repuntes. Muchas regiones del sur del país aún no han comenzado las clases, veremos si el Gobierno holandés echa marcha atrás en su inacción e impone medidas en los próximos días.

En Alemania, ese espejo en el que los españoles tenemos la manía de compararnos y medirnos, la vuelta se está realizando de forma gradual. Muchos Estados lo hicieron a mediados de agosto y otros lo realizarán en los próximos días. Cada uno de ellos lo hará a su manera, con sus propias normas. En la mayoría de las regiones será obligatorio llevar mascarillas en las zonas comunes de la escuela, en algunas como Renania será obligatorio llevarlas, incluso, mientras se imparte la clase. En el caso de que los centros tengan que cerrar por rebrotes, el Gobierno alemán ha preparado un “plan covid”, dotando a los profesores y alumnos de ordenadores e internet para, llegado el caso, dar clase a distancia.

Al otro lado del océano, en los Estados Unidos, la mayoría de las clases se impartirán de forma online. Poco importa en la nación americana la brecha digital en los alumnos, en un país en el que más de cuatro millones de niños no tienen internet en sus casas. Algunos estados sí se han sensibilizado con este grave problema y comienzan, ya con las clases iniciadas, a buscar soluciones, negociando un internet gratis con las compañías proveedoras para las personas sin recursos.

Estos son algunos ejemplos, la realidad es que nuestro país es ahora mismo uno de los más afectados por el rebrote. La famosa segunda ola ya está aquí, España vuelve a estar entre los países con más contagios a nivel mundial y de las diez regiones más afectadas de Europa, ocho son españolas. Esto nos sitúa en un entorno extremadamente volátil en el que todo puede pasar.

COMPARTIR: