14 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Solo del 17% de las lentes solares vendidas en España salen de ópticas y comercios reglados, el resto es “top manta” y similares

Gafas de sol: más de la mitad de las que se venden son falsas y pueden provocar graves lesiones oculares

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y sus famosas gafas de sol
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y sus famosas gafas de sol
¡Atención! Si está pensando en comprar unas gafas de sol nuevas, preste atención y “eche un ojo” antes a las etiquetas y examine con detenimiento el producto. Están en riesgo sus ojos. La Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico (FEDAO) ha avisado, un año más, de que más de la mitad de las gafas de sol que se venden en España son falsificaciones que aparecen tanto en canales no regulados, como en comercios y otro tipo de establecimientos.

Que el territorio nacional está plagado de gafas de sol falsificadas no es ninguna novedad. Sin embargo, numerosos consumidores continúan adquiriendo sus gafas de sol en cualquier sitio y sin atender a si sus cristales son auténticos protectores y filtros de la los rayos nocivos de la luz solar, que es la finalidad real que tiene este complemento al que le solemos restar su importancia.  

Venta de gafas de sol falsificadas en un comercio no autorizado. 

Y los datos siguen demostrándolo. Solo el 16,9 por ciento del total de gafas vendidas en el país se entrega en el canal óptico, es decir, en comercios especializados en el cuidado y atención de la salud de los ojos,  mientras que una de cada cuatro (26,9%) se vende en mercadillos y top manta, según  el 'Libro Blanco de la Visión en España 2019'.

En palabras del presidente de AEO, Pedro Rubio, "esto genera   un perjuicio económico para el sector óptico, que ve cómo delante de sus establecimientos sanitarios los ciudadanos adquieren gafas de sol que imitan aquellas que han pasado los controles, que se han importado de manera legal y que cumplen con toda la normativa sanitaria e impositiva vigente. Y además, se está convirtiendo en un problema de salud pública, dado que la mayoría de los clientes desconocen que estas gafas pueden afectar seriamente el estado de su salud visual”. 

La clave: la etiqueta de calidades

Lo que ocurre a menudo, es que el consumidor no sabe en qué debe fijarse al comprar unas gafas de sol y se guía directamente por la estética y la imagen. Pero no solo hay que controlar  que la gafa de sol (que es un equipo de protección individual que debe cumplir el Reglamento Europeo (UE) 2016/425) cuente con el símbolo 'CE', dado que éste también se imita. Además, y según los profesionales ópticos, debemos  ser "muy conscientes" de que es "imprescindible" comprar las gafas de sol en un canal reglado, como las ópticas. En cuanto al precio, los comercios especializados argumentan que  tiene que haber unos márgenes para el comercio, lo que puede encarecer el producto.  

Gafas falsificadas incautadas por la Policía.

Por ello, el precio es el principal indicador de la calidad del producto. Si es muy bajo, estaremos ante una gafa de sol  de imitación, plagio o falsificada y no está fabricada con la intención de cuidar de la salud visual del usuario. Y los ópticos advierten de que "este tipo de gafas pueden generar desde alergias en la piel hasta distorsión en la visión, debido a las imperfecciones de la lente. Además, debido al tinte de la lente, que genera oscuridad a nuestro ojo, la pupila se dilata más y los rayos UV penetran en mayor medida hasta la retina; por eso es mejor no utilizar gafas de sol antes que usar éstas, dado que el ojo ya cuenta con un sistema de protección natural que contrae la pupila ante la luminosidad excesiva e impide que la radiación penetre en mayor medida". Es también la opinión del presidente de una cadena de óptica y miembro de la plataforma de afectados por el 'top-manta', Javier Cottet.

Para concienciar al ciudadano de la importancia de proteger su salud visual, todo el sector de la óptica liderado por FEDAO va a comenzar una campaña de información social para paliar así la falta de respuestas institucionales que logren frenar esta venta ilegal.

Las falsificaciones suelen ser muy logradas. 

"El ciudadano debe saber que las gafas de sol son un bien sanitario de primera necesidad, además de un complemento de moda. Lo importante es que protejan nuestros ojos, nos garanticen nuestra salud visual y nos ofrezcan comodidad y calidad a la hora de ver. Es mejor optar por no llevar el ojo protegido con gafas de sol, que ponerse un producto de imitación que no sea auténtico y donde el profesional sanitario no nos pueda asegurar su procedencia y cualidades, dado que el ojo tiene memoria y hay daños en la retina derivados de la sobreexposición al sol que pueden, incluso, conducir a la ceguera", ha zanjado Rubio.

COMPARTIR: