17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La detención de dos jóvenes conocidos en internet como 'Petazetaz' por violar, drogar y grabar a menores reaviva el debate sobre las redes sociales

Peligros devoción de menores por influencers: “Crean la falsa idea de que no corren riesgos”

El Cierre Digital en Fotografía de una adolescente consultando redes sociales en un dispositivo móvil
Fotografía de una adolescente consultando redes sociales en un dispositivo móvil
El poder de los 'influencers' ha vuelto a levantar polémica tras la detención de los jóvenes conocidos en internet como ‘los Petazetaz’ por abusar sexualmente, drogar y grabar a menores a las que atrajeron gracias a su fama en redes sociales. Elcierredigital.com ha entrevistado al psicólogo y ex defensor del Menor, Javier Urra, para conocer más detalles sobre el poder de los ‘influencers’ sobre los jóvenes y los peligros a los que se exponen en redes sociales.

Con el paso de los años la moda de los influencers ha dejado aportaciones positivas al mundo de las redes sociales —destacando los perfiles divulgativos— y algunas muy cuestionables y peligrosas para los jóvenes.

Desde que comenzó 2024, se han disparado las polémicas en torno al peligro que puede que puede suponer la influencia de determinados perfiles, especialmente tras la detención de dos jóvenes conocidos como ‘los Petazetaz’, acusados de drogar, violar y grabar a menores, aprovechándose de su fama, en la casa de uno de ellos en Vallecas. Elcierredigital.com ha charlado con Javier Urra, psicólogo y antiguo Defensor del Menor, para conocer más detalles sobre el ‘poder’ de los influencers sobre los jóvenes y los peligros que conlleva.

El psicólogo Urra ha explicado que “al ser humano siempre le ha gustado el famoso, el conocido —que no debe confundirse con reconocido—. Ahora gracias a las redes sociales, el que destaca llega a muchos sitios y puede tener capacidad de influencia, que no debe confundirse con que esa persona sea muy capaz o que sea ética. Los ‘influencers’ resultan atractivos para el público al que se dirigen, pero no son necesariamente instructivos. Este factor es importante, sobre todo si tenemos en cuenta que cada vez más menores están expuestos a contenidos que no son especialmente éticos”, explica Urra durante su entrevista con este medio.

Este pasado enero se detuvo a José Hernán y a su socio Iván G., administradores del perfil ‘los Petazetaz’ en redes sociales. Los mencionados ‘influencers’ se aprovecharon de su fama en Internet para atraer a seguidoras e invitarlas a la casa de Hernán —en el madrileño barrio de Vallecas—, donde habrían abusado sexualmente, drogado y grabado a varias menores de edad.

Las autoridades también están determinando si les imputan cargos de prostitución y pornografía infantil, pues los acusados difundieron algunos de los metrajes que grabaron durante los abusos. Dichos abusos tuvieron lugar después de que los ‘influencers’ obligaran a las menores a acostarse con ellos para ‘compensarlos’ por las drogas que les habían dado gratis.

442323

Fotografía de José Hernán e Iván G., conocidos en redes como 'los Petazetaz', acusados de violar y drogar a menores

Javier Urra explica para elcierredigital.com que en este caso “nos encontramos con dos problemas muy serios. El primero es que, obviamente, tras este perfil se esconden dos personas con actitudes profundamente delincuentes y cuyas acciones son más que deplorables. El otro problema radica en la concepción que los menores tienen de los famosos o los ‘influencers’ y en la falsa sensación de que no corren riesgo. Cuando una persona recibe una interacción con alguien a quien admira e idolatra, se siente elegida y afortunada, desde la inocencia los menores piensan en un encuentro natural, del que podrán hablar con sus amigos y que recordarán de por vida. El problema viene cuando aparece alguien con malas intenciones, como estos chicos, que ven la fama por internet como una oportunidad para conseguir sus verdaderos y lamentables intereses. A menudo jóvenes, especialmente adolescentes, se dejan llevar por esa sensación de ser 'la elegida' o 'el elegido' de su ídolo y acaban fiándose”, reseña Urra durante su encuentro con elcierredigital.com

Paralelamente, la semana pasada se conoció la noticia de que un grupo de jóvenes, equipados con diversas herramientas, excavaron en las dunas protegidas de Maspalomas en busca de un maletín que contenía 1.000 euros enterrado por youtubers como parte de una campaña publicitaria para promocionar un concierto. Después de seguir pistas en sus redes sociales, los participantes fueron convocados al lugar para buscar el botín, excavando en terreno protegido, lo que ha sido considerado un atentado medioambiental. La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria ha abierto una investigación para determinar si se ha cometido un delito medioambiental en el espacio protegido, que fue declarado Reserva Natural Especial en el año 1994.

¿Estamos haciendo famosas a las personas incorrectas?

Uno de los aspectos que más se ha cuestionado sobre las redes sociales en los últimos años es su capacidad para influir positivamente en los jóvenes y los límites que deberían exigirse para maximizar la seguridad de los menores en la red. Javier Urra sostiene que “en todas las ramas profesionales existen códigos éticos y códigos de conducta, sin embargo, los ‘influencers’ no tienen una normativa específica, se rigen por la respuesta de su público y se basan en eso para dirigir sus contenidos”, sostiene el psicólogo, que apunta que: “las redes dan la falsa sensación de autorregularse por la nueva cultura de la cancelación”.

Con el paso del tiempo, las redes sociales se han llenado de todo tipo de perfiles, sin embargo, los ‘influencers’ más conocidos a menudo no destacan por buenas acciones o por sus aportaciones a la comunidad en redes, sino por su capacidad para llamar la atención. Los perfiles divulgativos —ya sean musicales, sobre historia, ciencia o arte— siempre han gozado de buena acogida en redes sociales. Sin embargo, este tipo de perfiles cada vez tiene menos alcance, en detrimento de otros contenidos considerados más ‘banales’. De hecho, el contenido de los detenidos ‘petazetaz’ se basaba en videos extravagantes y entrevistas a pie de calle, un tipo de contenido cada vez más recurrente en redes como Instagram y TikTok.

787678

Fotografía de un menor de edad utilizando un dispositivo móvil

Sobre este asunto, Javier Urra ha indicado durante su charla con elcierredigital.com que “ahora todo es mucho más superficial, a menudo encontramos famosos que consiguen ese estatus porque se ‘disfrazan’ de un personaje que se muestra atractivo y dice lo que la gente quiere oír. Esto es muy importante, porque a menudo los seguidores confunden a la persona con el personaje, y también la propia persona puede llegar a confundirse con su personaje”.

“Siempre ha habido cierta debilidad por los famosos, pero en los tiempos que corren las redes facilitan que los menores se vean atraídos por perfiles que no tienen nada que ofrecer, más que un contenido ‘a la moda’ que les hace sentir en consonancia con las corrientes sociales del momento”, señala Urra, al tiempo que afirma que “si te pones a escuchar al que más sabe, lo que diga normalmente te obliga a pensar, e incluso a veces a estudiar y a leer. En la era del entretenimiento la gente lo que quiere es precisamente eso, entretenerse. En nuestro país tenemos numerosas figuras que son ejemplares, ya sea por su historia o por su desempeño, desde deportistas de élite hasta ciudadanos cotidianos, y creo que la sociedad no los pierde de vista, lo que tenemos que aprender es a diferenciar y saber que no todo lo que vemos en las redes se corresponde con la realidad y que no siempre son seguras”, sentencia el psicólogo Javier Urra durante su entrevista con elcierredigital.com.

COMPARTIR: