23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry señala que los traumas de la infancia también pueden relacionarse con esta enfermedad hoy incurable

Las mujeres víctimas de abusos podrían tener mayor riesgo de padecer esclerosis múltiple

Conexiones neuronales.
Conexiones neuronales. / La esclerosis múltiple ataca a la conexión del cerebro con los nervios.
Un estudio científico revela que uno de los factores de riesgo que puede desembocar en el desarrollo de la esclerosis múltiple en mujeres es ser víctima de abusos. La investigación publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry señala que los traumas de la infancia pueden estar directamente relacionados con un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad, que afecta a unos tres millones de personas alrededor del mundo, de los cuales se calcula que 55.000 casos se dan en España.

La ciencia avanza a diario, y la sociedad está cada vez más cerca de conocer el origen de muchas enfermedades que son un misterio. Encontrar la causa de la esclerosis múltiple es algo que ha traído de cabeza a la comunidad científica durante años. La enfermedad suele aparecer en adultos jóvenes, esto es entre los 20 y los 40 años aproximadamente, y por lo general, afecta a más mujeres que a hombres, como la gran mayoría de enfermedades autoinmunes –aquellas en las que el propio sistema inmunitario es el propio agresor.

Los estudios e investigaciones no paran de buscar respuestas y nuevas informaciones que ayuden a elaborar una hoja de ruta a la hora de prevenir y curar la esclerosis múltiple. Ya en enero se publicaba en este mismo medio un hallazgo de un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, que relacionaron el desarrollo de esta enfermedad con haber contraído el virus de la enfermedad del beso.

Ahora, y tras una larga investigación, unos investigadores han relacionado la aparición de esta enfermedad degenerativa con los traumas de la infancia en mujeres.

Los traumas de la infancia, posible causa

Según una investigación publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry, disponible en línea, los traumas de la infancia pueden estar directamente relacionados con un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple durante la vida adulta de las mujeres. Esta asociación de conceptos, observaron, fue más potente en mujeres que habían sido víctimas de abusos sexuales, así como en varias formas de abuso.

Los investigadores, a raíz de las pruebas obtenidas, han podido observar que los traumas infantiles podrían ser capaces de crear alteraciones en el sistema inmunitario y aumentar, así, el riesgo de padecer enfermedades autoinmunes. El haber vivido situaciones de cualquier tipo de abuso, abandono o en el marco de una familia caótica o desestructurada se asocian directamente con un alto riesgo de tener una mala salud mental y física en la etapa adulta, así que los investigadores están estudiando si este tipo de experiencias podrían aumentar también el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

El estudio

Los investigadores estudiaron a un grupo representativo de madres, padres e hijos. Fueron casi 78.000 mujeres embarazadas las que se unieron al estudio entre los años 1999 y 2008, aunque su salud fue controlada hasta 2018. La información referente al abuso en la infancia se recogió a través de un cuestionario, y se accedió a los diagnósticos de esclerosis múltiple a través de los datos del registro nacional de salud y de los registros hospitalarios.

14.477 mujeres declararon haber sufrido abusos durante la infancia, y las otras 63.520 dijeron no haberlos vivido. Durante el periodo en el que se estudió su salud, aproximadamente 300 mujeres fueron diagnosticadas con esclerosis múltiple, de las cuales 71 dijo haber sufrido abusos en la infancia, el 24%.

Escáner que muestra el avance de la esclerosis múltiple.

Los investigadores tuvieron en cuenta muchos factores que pueden influir potencialmente en el desarrollo de la esclerosis múltiple como el tabaquismo, la obesidad, el nivel educativo y el nivel de ingresos. Sin embargo, concluyeron en que las mujeres que habían sido víctimas de abusos de cualquier tipo durante su infancia tenían más probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple.

Más concretamente, el ser víctimas de abusos sexuales implica un 65% de riesgo elevado de padecer esta enfermedad autoinmune, el serlo de abuso emocional un 40% y el serlo de abuso físico, un 31%. El riesgo, según los investigadores, aumentaba al haber estado expuestas a varios tipos de abuso, y llega hasta el 93% al haber sido víctima de las tres categorías de abuso.

Este es un estudio observacional, así que no puede establecer la causa de la esclerosis múltiple. Sin embargo, puede concluir en que los abusos y las situaciones traumáticas en la infancia, junto a otros factores que no se han tenido en cuenta (dieta, actividad física, tabaquismo de los padres…), pueden llevar a que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple se vea multiplicada. Así, dicen, “una mayor comprensión de los factores de riesgo y del momento en que se exponen a ellos puede abrir puertas a la prevención”, además de ampliar la información que hoy se conoce sobre esta enfermedad.

El virus de la mononucleosis

Kjetil Bjornevik, investigador de la Universidad de Harvard, junto a su equipo, pudieron probar su hipótesis de que la esclerosis múltiple está causada por el virus de Epstein-Barr, aquel que provoca la mononucleosis –más conocida como la ‘enfermedad del beso’–. Durante veinte años, el equipo de investigadores ha observado los datos de más de diez millones de militares de Estados Unidos.

El Ejército de Estados Unidos realiza la prueba del virus del sida a sus reclutas al ingresar. La prueba, que se va repitiendo cada dos años, ha permitido el almacenamiento de las muestras de sangre, una oportunidad inigualable para realizar este experimento. Los investigadores de la Universidad de Harvard han encontrado algo menos de mil militares a los que se le diagnosticó esclerosis múltiple durante la duración de su servicio.

De los diagnosticados, solamente se conservaban muestras válidas para reanalizarlas en 801 casos. El estudio de este equipo de investigadores arroja datos reveladores: 800 de los 801 reclutas habían tenido algún tipo de contacto con el virus de Epstein-Barr.

Para continuar con la investigación, los expertos compararon la situación de cada uno de los militares que habían desarrollado esclerosis múltiple con dos compañeros sanos y con características idénticas. Tras comparar los distintos resultados y situaciones, concluyeron en que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple se multiplica por 32 después de infectarse con el virus de la mononucleosis.

Alberto Ascherio, epidemiólogo y jefe del equipo de Harvard, está convencido de la relación directa del virus de Epstein-Barr con el desarrollo de la esclerosis múltiple. Sin embargo, no todos los expertos están del todo de acuerdo con el italiano y afirman que, aunque el patógeno que causa la mononucleosis tiene una relación directa con la esclerosis múltiple, no es el único causante.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

Se calcula que alrededor de tres millones de personas en el mundo sufren esclerosis múltiple. Unas 55.000 personas la padecen en España. La esclerosis múltiple es una enfermedad desmielinizante, lo que quiere decir que provoca daños en la vaina de mielina de las fibras nerviosas –la cubierta protectora– del cerebro, los nervios ópticos y la médula espinal. Esto desemboca en que los nervios ven mermada su capacidad para comunicarse con el cerebro.

Infografía sobre la esclerosis múltiple.

Aunque cada enfermo de esclerosis múltiple presenta un cuadro sintomático distinto, sí hay síntomas comunes: reducción de la sensibilidad, torpeza, alteraciones en la visión, fatiga, cambios emocionales… El avance de la enfermedad puede llegar a provocar problemas muy graves en los pacientes, que pueden llegar a no ser capaces de hablar, caminar o ver.

COMPARTIR: