05 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La UE ve con preocupación la creciente competencia entre países de todo el mundo por el suministro, cada vez más limitado

Tensión en la Unión Europea ante el descontrol y desbarajuste en el suministro de vacunas

Vacunas de AstraZeneca
Vacunas de AstraZeneca
El déficit de entregas planificadas de la vacuna AstraZeneca, que se espera que obtenga la aprobación de la EMA este viernes, junto con problemas en la distribución por parte de Pfizer-BioNTech, han provocado un cisma sin precedentes entre la UE y la industria farmacéutica, hasta tal punto que la Comisión Europea se plantea imponer mecanismos de control sobre la exportación de vacunas algo que podría establecerse, probablemente, este fin de semana.

El retraso en las entregas de vacunas contra el coronavirus está intensificando la tensión en la Unión Europea con los fabricantes de vacunas AstraZeneca y Pfizer. La UE ve con preocupación la creciente competencia entre países por el suministro de vacunas, cada vez más limitado.

El malestar de la Unión Europea surge al verse, pese a su peso económico, por detrás de otros países como Israel, Gran Bretaña y Estados Unidos, en la recepción y suministro de vacunas para una población de 450 millones de habitantes, actualmente.

Tal es así que,  como respuesta a la crisis abierta en este terreno, tiene previsto poner de inmediato un mecanismo de control para recabar en tiempo real toda la información sobre la producción y la exportación de las vacunas de Covid 19.

La UE ha firmado, hasta ahora, acuerdos para seis vacunas diferentes, por más de 2 mil millones de dosis, pero, de momento,  los reguladores solo han autorizado el uso de dos, la fabricada por Pfizer y otra por Moderna. La Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) decidirá, con toda probabilidad, sobre la vacuna Oxford-AstraZeneca este viernes.

Comisaria de Salud europa, Stella Kyriakides

El déficit en las entregas planificadas de la vacuna de AstraZeneca se produce al mismo tiempo que una desaceleración en la distribución por parte de Pfizer-BioNTech a consecuencia de la actualización de las instalaciones de producción en una planta en Bélgica. 

El laboratorio anglo-sueco informó la pasada semana que planeaba recortar las entregas iniciales en la UE a 31 millones de dosis desde 80 millones debido a la reducción de los rendimientos de sus plantas de fabricación en Europa.  La Unión Europea , sin embargo, aseguró  que se recibirá incluso menos que eso: solo una cuarta parte de las dosis que se suponía que los Estados miembros recibirían durante enero-marzo de 2021.

La presión política ha impulsado a la Comisión Europea, que es el ejecutivo de la UE, a actuar. Así, la advertencia no se hizo esperar por parte de la comisaria de Salud, Stella Kyriakides,  quien recordó a la compañía anglo-sueca que la Comisión ha pagado por tener las vacunas en tiempo y forma. "El laboratorio deberá entregar la cantidad completa a tiempo", se remarcaba, a la vez que se amenazaba con poner controles a la exportación de todas las vacunas fabricadas en su territorio, lo que sucederá probablemente este fin de semana.

Indignación pública

Mientras, los gobernantes de cada país europeo se enfrentan a una creciente indignación pública por la situación generada, a la vez que crecen adeptos a la vacunación. Es por ello que algunos como Alemania, han instado a restringir las exportaciones directamente, sin embargo, Bruselas se apresuró a advertir que cualquier restricción a la exportación podría desencadenar una guerra comercial total, puesto que los fabricantes europeos de otros productos como mascarillas, gafas protectoras y prendas de vestir tendrían que solicitar a sus gobiernos una autorización de exportación antes de vender tales productos fuera del bloque.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, no ha descartado la adopción de medidas urgentes, invocando el artículo 122 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, con el fin de obligar a los laboratorios a compartir sus patentes u otras licencias respecto a las vacunas, y para aumentar la producción de las vacunas tan buscadas.

Michel instó a que la Agencia Europea de Medicamentos actúe lo más rápido posible para otorgar la aprobación regulatoria a las vacunas, así como una solicitud, cuando sea posible, de suministrar vacunas, incluso, antes de su aprobación para que las existencias puedan llegar a todos los Estados miembros de la UE, tal como se estableció en el plan de vacunación.

Ya se trabaja en nuevas vacunas para las variantes del coronavirus

Por su parte, Pfizer y BioNTech están trabajando en una vacuna de refuerzo para abordar las variantes del coronavirus, desde donde se aseguró que se están sentando las bases para responder rápidamente a si una variante del SARS-CoV-2 muestra evidencia de que nuestra vacuna escapa a la inmunidad”, dijo la compañía. Mientras tanto, la compañía aún necesita trabajar con los reguladores para elaborar estudios para el refuerzo frente al coronavirus.

 

COMPARTIR: