25 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El internista Ismael Aomar dio con uno de los fármacos contra el virus:“Los comienzos fueron muy duros porque no sabiamos a lo que nos enfrentabamos"

Se cumplen tres años de la llegada del Covid, habla el doctor Aomar: "Fue un sobreesfuerzo brutal"

El Cierre Digital en Las calles de Madrid vacías y los hospitales colapsados durante el Estado de Alarma
Las calles de Madrid vacías y los hospitales colapsados durante el Estado de Alarma
El 31 de enero de 2020 se detectó en España el primer caso de COVID-19. Mes y medio después, hace ya tres años, el Consejo de Ministros declaró el Estado de Alarma en todo nuestro territorio. La pandemia supuso un reto para toda una civilización, que tuvo que enfrentarse a una situación sin precedentes y a la muerte de sus seres queridos de los que no podían despedirse. El doctor Ismael Aomar, médico que dio con uno de los fármacos contra el Covid, recuerda hoy el "sobreesfuerzo" de estos años.

El 14 de marzo de 2020 comenzó un periodo triste y complicado en nuestras vidas. El COVID-19 ya llevaba unos meses amenazando al mundo, pero ese día, en España, el Consejo de Ministros declaró el Estado de Alarma en todo el territorio español a causa de la pandemia. Toque de queda, mascarillas, distancia social, millones de contagios, hospitales colapsados y el miedo en las carnes de muchos ciudadanos fueron solo unas pocas de las numerosas consecuencias que la llegada de este virus provocó. 

La rápida movilización sanitaria y la actuación conjunta en la toma de decisiones permitió que la tragedia no arrasara con la humanidad. El día que se decretó el Estado de Alarma ya había 5.753 contagios y 136 fallecidos. Aunque esto solo presagiaba lo que aún estaba por llegar. Tres años después y con la pandemia en el recuerdo son 13.778.467 los casos confirmados y  119.618 las personas fallecidas. La tristeza y el miedo invadió los hogares, las medidas de confinamiento comenzaron el 15 de marzo y 99 días después se empezaba a apreciar un ápice de positividad. 

Personal sanitario tratando a un enfermo en plena pandemia de coronavirus

Elcierredigital.com ha contactado Ismael Aomar, médico internista del Hospital Clínico del PTS de Granada y uno de los profesionales que encontró un fármaco que ayuda al tratamiento del coronavirus. El doctor Aomar recuerda que “los comienzos para nosotros fueron muy duros porque no sabíamos a lo que nos enfrentábamos, aunque es seguro que nadie esperaba un boom tan grande como el de la primera ola. Fue muy difícil porque los hospitales se tuvieron que adaptar a marchas forzadas. En aquellas primeras fases, el virus iba delante de nosotros y eso a los médicos nos agobia mucho”. 

La llegada de las demás olas


Las medidas se flexibilizaron ligeramente cuando la primera ola ya estaba superada, así que la gente comenzó a pasear por las calles, se reabrieron algunos bares y se respiraba de nuevo. Sin embargo, con el verano a la vuelta de la esquina los casos volvieron a aumentar y la segunda ola ya hacía estragos. El 5 de noviembre la ola tocó techo y las restricciones por comunidad frenaron la escalada de casos. No fue hasta tres olas después cuando el virus comenzó a formar parte de la historia y, pese a seguir siendo una realidad, los avances médicos y tecnológicos frenaron su impacto y protegieron a la población. 

“Respecto a la irrupción de la segunda ola en el verano de 2020 yo soy de los que piensa que la gente tenía que hacer su vida, pero como sociedad lo vimos con mucho miedo, ya que no queríamos volver a repetir lo que por desgracia se repitió. Por suerte ya estábamos algo más preparados, pero no se sabía dónde estaban las vacunas, que para mí fueron el hito más grande respecto a la pandemia. Desgraciadamente, el virus se ha llevado por delante a mucha gente que tendría que seguir con nosotros”, se lamenta el doctor Ismael Aomar.

El hospital de campaña montado en el IFEMA de Madrid

“Yo estoy siendo consciente ahora de todos los esfuerzos que hicimos, porque la verdad es que en ese momento te pones la bata y haces lo que tienes que hacer. Es ahora, cuando echo la vista atrás, cuando me pregunto cómo aguantamos mañana, tarde y noche sin parar. En mi caso, me tiraba toda la noche estudiando y haciendo investigaciones junto con otros compañeros. Cuando miro hacia atrás, pienso que si volviese a pasar eso no sé si sería capaz, porque fue un tremendo esfuerzo tanto físico como mental. Cuando vimos la gravedad del asunto solo pudimos luchar, aguantar y esperar a que terminase”, asegura Ismael Aomar.

El inimaginable esfuerzo de médicos y científicos produjo vacunas que sembraron la resistencia. Aunque tarde para miles de personas, el producto de este trabajo sin descanso y del talento de los profesionales estuvo listo en un tiempo récord, a tiempo para salvar la vida a millones de ciudadanos. Hoy por hoy convivimos con uno de los virus más letales que amenazaba el porvenir de la civilización.

Las primeras dosis de las vacunas llegaron a España el 26 de diciembre y al día siguiente ya estaban siendo suministradas. Hubo numerosas investigaciones en todo el mundo, pero en España Ismael Aomar dio con un fármaco que era capaz de combatir el coronavirus. Anakinra no curaba el COVID, sino la inflamación exagerada de nuestro cuerpo, la causa real de la muerte por esta enfermedad.

"No soportábamos ver morir a gente y no poder hacer nada" 


“Para nosotros fue un gran orgullo descubrir que el Anakinra podía ayudar a reducir la mortalidad del COVID. Recordando esto se me ponen los pelos de punta porque conseguimos salvar vidas, pero eso es nuestra profesión y a eso nos debemos. Intentamos buscar algo que pudiese ayudar porque no soportábamos ver morir a gente y no poder hacer nada. Yo nunca me quise llevar ningún mérito, sino que me dedico a esto tal y como mi padre me lo inculcó", argumenta.

Ismael Aomar.

Ismael Aomar

Ismael señala que “después de todo lo que hemos sufrido creo que el COVID se va a quedar como una enfermedad respiratoria, ya que gracias a las vacunas hemos podido combatirlo. Lo que me da pena es que creo que como sociedad hemos ido para atrás, yo esperaba que después del COVID todos estuviésemos más unidos, pero cada vez veo más crispación en todos los ámbitos. A nivel sanitario creo que tenemos una sanidad que estaba un poco ‘enferma’ y ahora está peor, porque esto ha desgastado mucho. Creo que hemos pasado de los aplausos a la culpa y ni somos tan buenos ni tan malos”.

“Nosotros empezamos a suministrar este fármaco en 2020 y con los diez primeros pacientes con los que lo testeamos vimos que se curaban. En septiembre de 2020 ya hicimos la primera publicación internacional, a raíz de ahí se hicieron más ensayos por parte de otros grupos y se dio la indicación de que fue el primer fármaco que aprobó la Agencia Europea del Medicamento para el tratamiento. Estamos muy contentos, ya que nos ha llegado la noticia de que han aceptado una publicación internacional sobre el fármaco porque tenemos 300 casos de pacientes en los que ha funcionado”, concluye.

COMPARTIR: