16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras más de diez años de desarrollo, esta buena noticia permite a sus creadores seguir luchando por ayudar a miles de niños en todo el mundo

El primer exoesqueleto infantil aprobado por la Agencia Europea es una realidad y es español

Presentación de exoesqueleto en Madrid
Presentación de exoesqueleto en Madrid
La atrofia muscular espinal y la parálisis cerebral son enfermedades que provocan que sus pacientes pierdan gran parte de su calidad de vida. Debido a ello, la empresa Marsi Bionics ha creado un exoesqueleto que logra retrasar las complicaciones asociadas a estas enfermedades en niños de 3 a 14 años. Este invento ha logrado recientemente el "Marcado CE" , algo que permitirá que este invento empiece a comercializarse y que ayude a miles de niños a lo largo de todo el mundo.

El primer exoesqueleto pediátrico del mundo es ya una realidad y ha sido desarrollado en España. Este genial invento, que ha recibido el “marcado CE” y las pertinentes autorizaciones de la Agencia Europea para ser utilizado en hospitales y clínicas de rehabilitación, ayudará a miles de niños que sufren parálisis cerebral o atrofia muscular espinal.

Este invento fue patentado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y desarrollado por la empresa Marsi Bionics. La empresa fue creada por la científica española Elena García Armada con el objetivo de ayudar a la sociedad mediante la materialización de sus estudios. Elena decidió dedicar su vida a la creación de este esqueleto debido a que, en 2009, conoció a Daniela, una niña tetrapléjica por culpa de un accidente de tráfico.

El exoesqueleto, denominado como ATLAS 2030, está dirigido a niños desde los 3 a los 14 años, y se adapta su tronco y a sus extremidades mediante unos soportes que les permite mantenerse de pie e incluso caminar. Su estructura pesa solo 12 kilos ya que está construido con metales muy ligeros y cuenta con 5 motores en cada pierna que imitan el funcionamiento de un músculo humano. Pero la parte más importante de este “robot” son sus sensores, que, unidos a un controlador del movimiento, logran que los niños caminen sin hacer esfuerzo.

El camino que han tenido que seguir sus creadores para lograr desarrollarlo no ha sido fácil. En 2013 consiguieron que Daniela, la niña tetrapléjica que conoció Elena, diera sus primeros pasos, pero no fue hasta el año 2016 cuando el invento entró en fase preclínica y se realizó un ensayo en el que participaron doce niños. Tras el ensayo, el principal problema fue el dinero ya que, para lograr la industrialización de este tipo de productos, hace falta un desembolso que supera el millón de euros. Para conseguirlo recurrieron a la ayuda de la Unión Europea, aunque esta fue denegada, por lo que decidieron comenzar una recaudación de fondos que les ha permitido llegar hasta donde están ahora.

La importancia de este invento es tal, que el mismo Pedro Duque, ministro de Ciencia e Innovación del Gobierno de España, ha acudido personalmente a la presentación que ha tenido lugar en Madrid. En el evento, su creadora Elena García Armada ha explicado que “han hecho historia” al poner "en el mercado el primer exoesqueleto pediátrico del mundo”. Además, Duque ha destacado que la empresa creadora forma parte de un “círculo virtuoso de inversiones públicas rentables” y ha explicado que este proyecto “va a beneficiar a mucha gente”, ya que “la tecnología es superior a la que existe en otros sitios”.

Pedro Duque junto a un niño que utiliza el exoesqueleto.

Pedro Duque también ha aprovechado este acto para destacar la importancia de las universidades en España, ya que considera que son una pieza fundamental para que, en el año 2030, “podamos estar muy por encima de la media europea en calidad de vida”.

Los retos a los que se enfrenta ahora este invento pasan por la comercialización y el objetivo de que esté disponible en todas las comunidades autónomas e incluso a nivel internacional. Para lograrlo se necesita un mayor músculo financiero del que han conseguido hasta ahora, por lo que sus promotores han emprendido una nueva ronda de financiación.

Desde que comenzara a usarse de forma experimental en hospitales, el exoesqueleto ha demostrado que su uso intensivo puede retrasar las complicaciones asociadas a la atrofia muscular, es por esto por lo que resulta tan importante el éxito de su expansión. La expansión de una idea concebida a partir del deseo de ayudar a los que más lo necesitan.

COMPARTIR: