25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La localidad onubense de Nerva se queda sin Jueves ni viernes santo, mientras los expertos advierten de las posibles dolencias musculares y óseas

La falta de costaleros obliga a suspender la salida de pasos: Consejos para evitar lesiones

Costaleros en Córdoba.
Costaleros en Córdoba. / Muchos sufren lesiones en la espalda, las rodillas o el cuello.
Este año, la localidad onubense de Nerva se ha quedado sin procesiones por la falta de costaleros. Mientras tanto, como años atrás, otras procesiones sí que saldrán a las calles. Sin embargo, muchos no son conscientes del esfuerzo que supone sacar un paso y la misión de los costaleros. Cada uno de ellos soporta, de media, un peso de 35 kilos en sus hombros y espalda.

Este año, la localidad onubense de Nerva se quedará sin procesiones de Semana Santa ante la falta de costaleros que lleven los pasos. Por primera vez en 35 años, los habitantes de Nerva no verán las salidas procesionales de Jueves ni Viernes Santo, según ha informado el diario Huelva Información.

Los costaleros han considerado históricamente esta práctica como una penitencia, un sufrimiento al que deben enfrentarse sin tener en cuenta las consecuencias que podría acarrearles a nivel de salud. En España, sin embargo, esta idea es cada día un poco más lejana y los costaleros se van preocupando más de los daños que pueden sufrir, sobre todo los más jóvenes.

Por su parte, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recomienda a los costaleros, año tras año, realizar entrenamientos previos a las procesiones además de mantener una rutina de actividad física supervisada que se adapte a los esfuerzos que tendrán que hacer. Durante las procesiones de Semana Santa, cada costalero carga con un peso medio de 35 kilos en sus espaldas.

Los grupos de edad más controlados son los menores de 21 años y los mayores de 45, ya que son los más susceptibles a la hora de sufrir lesiones musculares y óseas, según los especialistas. Los expertos del CPFCM aseguran que el peso que cargan no es únicamente físico puesto que el estrés, la falta de preparación y un estado de salud que no sea compatible con el esfuerzo físico que implica ser costalero constituyen una carga aún mayor. De este modo, el riesgo de que aparezcan lesiones como esguinces en tobillos o rodillas, lumbalgias, hernias o roturas de menisco se ve multiplicado.

Consejos para evitar lesiones

Para evitar que esto ocurra y para los costaleros que no se hayan preparado demasiado a lo largo de este año, el colectivo de fisioterapeutas aconseja que durante la marcha mantengan la cabeza erguida y la mirada al frente para prevenir posibles lesiones en el cuello, así como contraer la musculatura abdominal y lumbar y mantener una postura correcta.

Costaleros en un ensayo en Sevilla.

En este sentido, insisten en que la pisada debe realizarse con toda la planta del pie y que no han de flexionarse del todo las articulaciones de la muñeca y el codo. También recuerdan la importancia de utilizar medidas de protección como las fajas o los vendajes sobre aquellas partes más susceptibles de sufrir lesiones.

Por último, tras la procesión, los expertos sanitarios recomiendan, al igual que con otros deportes, detenerse lentamente, realizar ejercicios de estiramiento y seguir moviéndose a un ritmo más lento para enfriar los músculos progresivamente y evitar la aparición de posibles dolencias o complicaciones.

COMPARTIR: