29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Teresa Oñate, presidenta de la fundación AMAI-TLP: "Son personas con carácter inestable, no abordan con la misma facilidad los sentimientos"

Aprender a vivir con Trastorno Límite de la Personalidad: "Los que la padecen necesitan la comprensión de la sociedad"

Teresa Oñate, presidenta de de la fundación AMAI-TLP.
Teresa Oñate, presidenta de de la fundación AMAI-TLP.
La celebración de los premios Periodismo y Reconocimientos AMAI-TLP el pasado domingo puso de manifiesto cómo viven las personas que padecen Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) y lo duro que puede resultar para ellos y sus familias. La presidenta de la fundación, Teresa Oñate, explica a 'elcierredigital.com' la importancia de integrarles en la sociedad y conseguir que también sean felices.

"Lo que se creía que era un síndrome de mala educación, es una enfermedad mental, crónica, duradera y dura para el que lo sufre y también para las familias". Así explica Teresa Oñate –presidenta de la Fundación AMAI-TLP– a elcierredigital.com lo que significa convivir con el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), que afecta a un 10% de la población provocando inestabilidad emocional y dificultad para insertarse en la vida cotidiana, de forma leve o intensa.

Aunque se trata de un padecimiento que poco a poco se va dando a conocer, Oñate asegura que las asociaciones que ayudan a gestionar el trastorno a los afectados y sus familiares son "solo una gota en el océano". Esta enfermedad provoca que, de la noche a la mañana, personas que estaban perfectamente se encuentran con que no saben cómo afrontar las necesidades que tienen o que cambian de carácter repentinamente.

"Son personas con carácter inestable, no abordan con la misma facilidad los sentimientos –les gustaría ser felices pero no saben entender ni explicar su felicidad– y son impulsivos –gastan mucho dinero o se dan al alcohol sin control– como modo de liberarse y relajarse. Dependiendo de cada persona se vive de una manera", relata Teresa Oñate, también madre de un joven que padece este trastorno. Oñate destaca que existen niveles leves dentro de la enfermedad y que cuanto más pronta sea su detección, más fácil será llegar a un control de la misma. "Esta gente mejorará y se les puede ayudar a detectar cuándo les va a venir el brote, pero nunca serán como el resto ni se curarán por completo", asegura con franqueza.

En la Fundación AMAI-TLP se enseña a las personas que padecen este trastorno a afrontar cómo va a venir la enfermedad. Desde hace más de 20 años, el grupo da soporte emocional y acompaña en todo momento a los familiares de los pacientes para hacer más llevadera la convivencia con el TLP. "Lo que hay que intentar es que esta gente sea feliz. Hay medicación pero ninguna específica para ellos. Tienen fama de asociales y malhumorados, pero es lógico cuando ves tu propio sufrimiento y que no puedes hacer nada para remediarlo", comenta Teresa.

Teresa Oñate, presidenta de la Fundación AMAI-TLP.

Alrededor de un 10% de la población sufre esta enfermedad mental y según expone la presidenta de la Fundación AMAI a elcierredigital.com, "5 de cada 10 están desatendidos porque no acuden al médico en busca de ayuda". En esta enfermedad el diagnóstico temprano es "muy importante" y por ello es preciso trabajar en planes preventivos para que los pacientes puedan tener calidad de vida.

"Abogamos por tener una residencia porque cuando una persona sale de un hospital donde ha estado controlada, no se la puede mandar a su casa donde tiene todo lo contrario. Queremos que tengan un sitio de acogida para que les enseñemos poquito a poco a ver lo que es el mundo, a trabajar –porque nadie les da trabajo por su inestabilidad y su falta de constancia–", explica Teresa Oñate.

Reconocimientos AMAI-TLP

Para dar visibilidad a esta enfermedad sin cura que afecta a tantas personas, periodistas, médicos especialistas, familiares de pacientes y famosos participaron el pasado domingo en el acto de entrega de los Premios de Periodismo –Primera Edición- y los Reconocimientos AMAI-TLP 2021 en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), presentados por la periodista Cristina López Schlichting.

Caras conocidas como José Mota, Agustín Bravo y Patricia Betancour, entre otros, entregaron sus premios a los periodistas Pedro Simón (El Mundo), Eva Concha Martínez (Europa Press) y Carmen María Nicolás (Rne).

Asimismo, se premió a distintas personalidades de la sociedad civil, reconociendo su esfuerzo en dar a conocer la problemática de la Salud Mental y el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP). Entre la de muchos otros se reconoció la labor de la viróloga Margarita del Val, la de la Asociación Nacional de Informadores de Salud (ANIS), la del SAMUR y la de Fernando Franco, director de La Herida (2013), pionero en España en llevar al cine la realidad del TLP.

Teresa Oñate, presidenta de la Fundación AMAI-TLP, felicitó a los premiados y agradeció el compromiso de quienes con su presencia ayudan a dar visibilidad al TLP, destacando la importancia de que la sociedad no discrimine a las personas afectadas por este trastorno, y se esfuerce en comprenderlas e integrarlas.

El doctor Celso Arango, Jefe de Psiquiatría de niños y adolescentes en el Departamento de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, describió el diagnóstico del TLP, haciendo hincapié en que la visión de la salud mental no puede reducirse a una “enfermedad social”, sino que hay que tener en cuenta al paciente o a la persona a título individual, recordando que cada vez hay tratamientos más eficaces para controlar el agravamiento del TLP.

El Viceconsejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel García Martín, se comprometió en la clausura del acto a hacer un seguimiento de las necesidades que plantean las organizaciones que se ocupan de la salud mental en Madrid, concluyendo que la autonomía escuchará siempre las reflexiones y propuestas de AMAI-TLP por el conocimiento directo y sobre el terreno de este Trastorno.

COMPARTIR: