30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Brachyponera Chinensis intimida a las especies autóctonas y su picadura provoca reacciones alérgicas en humanos

Nuevo problema de salud pública: Detectan en Europa una hormiga asiática amenazante

Brachyponera chinensis, la hormiga asiática identificada en Europa.
Brachyponera chinensis, la hormiga asiática identificada en Europa.
Un estudio realizado por investigadores liderados por el Instituto de Biología Evolutiva (IBE:CSIC-UPF) de Barcelona ha identificado por primera vez en Europa a la hormiga asiática ‘Brachyponera chinensis’, una especie invasora que intimida a las hormigas autóctonas, pica a los humanos y puede causar reacciones alérgicas. En Estados Unidos ha sido declarada como una “amenaza para la salud pública”.

Según el trabajo de los investigadores liderados por el Instituto de Biología Evolutiva (IBE:CSIC-UPF) de Barcelona, la hormiga asiática Brachyponera chinensis ya está presente en Europa. Esta especie, que amenaza a las hormigas autóctonas, también es peligrosa para los humanos ya que puede causar reacciones alérgicas si muerde a las personas. El ejemplar del insecto localizado, un macho, ha aparecido en la ciudad Italiana de Nápoles. Su descubrimiento ha causado revuelo ya que podría amenazar a las poblaciones de hormigas autóctonas y alterar los ecosistemas de hábitats europeos.

De acuerdo con las investigaciones de otros países donde ya existía esta especie, el veneno que inyecta la hormiga a sus víctimas causa importantes reacciones alérgicas. Esta circunstancia ha provocado que en Estados Unidos haya sido declarada como “amenaza para la salud pública”, situación que podría repetirse en España. La hormiga, de tipo aguja, proviene de las regiones costeras de China, Taiwán, la península de Corea y Japón, lugares donde la población de estas hormigas ha experimentado una gran expansión en los últimos 80 años.

La hormiga aguja asiática apareció por primera vez en Estados Unidos en 1930 y en la actualidad se encuentra en diecisiete Estados, lo que ha causado una reducción de la población de la mayoría de otras especies de hormigas, ya que invade los hábitats del bosque autóctono. Ahora, el estudio se centra en la expansión por toda Europa

Los expertos destacan como factor amenazante que “el establecimiento de B. chinensis en zonas urbanas podría contribuir a un problema de salud pública, dada la reacción documentada que provoca el veneno que inyecta esta hormiga”. Los resultados del estudio han sido publicados por la revista Zootaxa.

Origen de la especie en Europa

Aunque los investigadores del IBE-CSI-UPF han confirmado recientemente la primera aparición en Europa, el entomólogo Vicenzo Gentile fue la primera persona que confirmó la presencia de un macho no identificado de género Brachyponera en Torre Annunziata, una zona residencial cerca del puerto de Nápoles.

Hormiga asiática.

Tras la investigación, los expertos han descubierto que esta hormiga no pertenece a ninguna de las familias de hormigas invasoras más frecuentes como Formicinae, Dolichoderinae o las subfamilias Myrmicinae. Por el contrario su familia es la Ponerinae, de las hormigas depredadoras. 

El investigador Mattia Menchetti fue el encargado de analizar genéticamente al insecto: “El código de barras genético, también conocido como DNA barcoding, es una herramienta de utilidad. Se trata de usar una secuencia de ADN corta como un código de barras propio de la especie. De esta forma podemos identificar cualquier muestra, lo que es útil en ciencia básica como en el control de las especies invasoras, de plagas, del comercio ilegal de especies, en análisis forenses…”. 

De acuerdo con los investigadores, las hormigas y otros invertebrados de suelo se incorporan rápidamente en nuevos entornos debido a la globalización y al comercio de plantas. “Su introducción frecuente en jardines privados dificulta su detección en fases iniciales, antes de que se extiendan por una amplia región, como sucede en el caso B. chinensis en Torre Annuziata”, añaden los investigadores.

COMPARTIR: