21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL MIEDO A UNA POSIBLE SOBREINFECCIÓN LLEVÓ AL FACULTATIVO DEL HOSPITAL A APLICAR ESTE TRATAMIENTO PARA EVITAR QUE AFECTARA A TODO EL CUERPO

Un médico obligado a amputar los dedos de un joven por la picadura de una araña en Ibiza

El Hospital Can Misses de Ibiza donde estuvo ingresado el joven galés durante dos semanas
El Hospital Can Misses de Ibiza donde estuvo ingresado el joven galés durante dos semanas
Un joven de 19 años sufrió la picadura de una araña en Eivissa a principios del mes de junio. Tras su llegada al hospital se le aplicaron una serie de tratamientos con la intención de paralizar la infección. La complicación de la situación del joven obligó a su ingreso hospitalario. A las dos semanas tenía dos dedos completamente necrosados y parte de otro. El joven continúa recibiendo tratamiento en Gales a la espera de la amputación de los tres dedos por la inviabilidad de recuperar el tejido.

En el mes de junio un joven fue picado por una araña mientras disfrutaba del atardecer con sus amigos en la isla balear de Ibiza. La gravedad de la picadura obligó al chico a acudir a la clínica privada de Sant Antoni. Allí se le aplicaron una serie de tratamientos destinados a parar la expansión de la infección, consistentes en antibióticos y corticoides. No obstante, los médicos de la clínica le trasladaron al hospital debido a complicaciones.

A su llegada a urgencias, la mano afectada se encontraba cada vez más hinchada. Sin embargo, el joven era incapaz de explicar las características morfológicas de la araña que le había mordido. Las investigaciones realizadas por el personal médico del hospital Can Misses apuntaba a la loxosceles reclusa. Este arácnido vive en los sitios húmedos y rocosos, características que coinciden con la descripción del lugar en el que había estado el joven con sus amigos en el momento de la mordedura.

Imagen de la mano del joven galés con los dedos necrosados y con ulceraciones

El joven permaneció dos semanas ingresado en el hospital de Ibiza, periodo durante el cual desarrolló una necrosis principal en los dedos índice y corazón. Aunque en un primer momento parecía que el tratamiento funcionaba y se observaban mejoras en el cuadro infeccioso, posteriormente la situación se estabilizó. Los médicos se marcaron entonces el objetivo de salvar el resto de la mano paralizando la necrosis en estos dedos.

Debido a que el tratamiento necesario se preveía que continuase durante un largo tiempo, los médicos del hospital de Ibiza propusieron al paciente su traslado a casa. Así podía recibir el apoyo psicológico de sus familiares mientras proseguía con su recuperación. De esta forma, el joven se desplazó a Gales, su lugar de origen, donde se encuentra a la espera de una llamada del hospital Can Misses para someterse a la amputación de los tres dedos necrosados. Con esta intervención los profesionales baleares buscan asegurarse la erradicación definitiva de la infección.

Loxosceles rufescens

Guillem Pons, especializado en biogeografía y que desarrolló sus tesis doctorales sobre las arañas de las Islas Baleares, negó la posibilidad de que la mordedura sea de araña reclusa. Y lo niega porque no existe constancia de que esta tipología de arácnidos exista en la isla de Ibiza. El profesor del departamento de Geografía de la Universitat de les Illes Balears apuntaba más bien a la araña loxosceles rufescens.

Aspecto de la araña loxosceles rufescens que ha causado esa necrosis en los dedos

Pons asegura que esta especie de araña es común en las Islas Baleares y además, cada año se notifican varios casos de mordeduras de este arácnido que se complican. El veneno de este arácnido produce efectos similares a los desarrollados por el joven de Ibiza. La necrosis, las ulceraciones y la caída de la piel son los efectos más reconocibles de su picadura.

De igual modo, Guillem Pons ha reconocido que nunca había oído sobre la necesidad de amputación de alguna extremidad por la picadura de una araña. Y ha querido dejar claro que un factor muy importante para el grado de afectación es la reacción del cuerpo, diferente en cada persona, siendo lo habitual que no sean tan graves las consecuencias de estas mordeduras. No obstante, recuerda que el veneno puede causar incluso la muerte si la infección no se trata en el momento y el modo adecuados.

COMPARTIR: