25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El reglamento contempla realizar una declaración de emergencia sanitaria en el territorio de la UE, como hace la OMS a nivel global

Más protección frente a amenazas sanitarias: La Comisión Europea quiere crear la Unión Europea de la Salud

La Comisión Europea trabaja en la creación de una Unión Europea de la Salud.
La Comisión Europea trabaja en la creación de una Unión Europea de la Salud.
La Comisión Europea anuncia los planes para crear la Unión Europea de la Salud. Esta proporciona un marco de seguridad sanitaria más amplio para la UE, tanto para combatir la COVID-19 como para futuras amenazas. El reglamento que propone la Comisión contempla la declaración de una situación de emergencia en los Estados miembros, en lugar de esperar a que la proclame la Organización Mundial de la salud a nivel global.

Una Unión Europea capaz de abordar las amenazas sanitarias transfronterizas con garantías. Esto es lo que desea la Comisión Europea y lo que quiere hacer realidad con la creación de la Unión Europea de la Salud, que ha comenzado a dar sus primeros pasos con una serie de propuestas. No se trata de fundar otra organización supranacional, sino de que en la propia UE se fortalezca y amplíe su marco de seguridad en materia de sanidad con nuevas funciones más propias de la Organización Mundial de la Salud.

Este concepto de Unión Europea de la Salud lo acuñó por primera vez Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en su discurso sobre el estado de la Unión. Para dar el pistoletazo de salida a la idea, este miércoles la institución ha presentado propuestas “para fortalecer el marco de seguridad sanitaria de la UE” y “aprovechar las lecciones aprendidas” durante la ardua batalla contra el coronavirus. Se pretende reforzar, además, la cooperación de los Estados miembros. Todo con el resultado final de ser capaces de hacer frente en bloque tanto a la COVID-19 como a cualquier otra amenaza que venga en el futuro.

En concreto, las primeras propuestas presentadas por la Comisión y publicadas en un comunicado, giran sobre “la renovación del marco jurídico vigente para abordar las amenazas transfronterizas graves para la salud, así como en el refuerzo de la preparación frente a las crisis y la capacidad de respuesta de las grandes agencias de la UE”. Estas agencias son, principalmente, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Un reglamento para declarar el estado de emergencia en la UE

Esto se traduce en la preparación de un reglamento, que deberá ser sometido a votación en el Parlamento Europeo, que dibuja un nuevo marco que actúa en diferentes puntos. Llama especialmente la atención que prevé que la UE sea capaz de declarar una situación de emergencia sanitaria en su territorio, una potestad de gran significado ya que implicaría no estar a merced de que, en otra futura crisis sanitaria, la OMS declare la emergencia internacional. Precisamente, han caído críticas sobre esta organización por haber tardado en demasía en proclamar tanto esta declaración como la de la pandemia, algo que, previsiblemente, ha impulsado a la UE a crear la suya propia. La medida “desencadenaría una mayor coordinación y permitiría el desarrollo, almacenamiento y adquisición de productos necesarios ante la crisis”.

El reglamento propuesto mejoraría la coordinación entre los 27 Estados miembros.

Por otro lado, refuerza los preparatorios de los Estados miembros frente a amenazas, desarrollando “planes y recomendaciones de preparación ante las crisis sanitarias y las pandemias a escala de la UE para la adopción de planes a nivel nacional, junto con marcos globales y transparentes para la presentación de informes y auditorías”. La ECDC y otras agencias apoyarían la elaboración de estos planes. Además, también se fortalecería la vigilancia: “Se creará un sistema de vigilancia reforzado e integrado a escala de la UE, utilizando la inteligencia artificial y otros medios tecnológicos avanzados”.

Otro punto fundamental es la mejora en la notificación de datos. En este sentido, se pedirá a los Estados miembros que intensifiquen la notificación de los indicadores de sus sistemas sanitarios. La Comisión pone como ejemplo de estos indicadores la disponibilidad de camas hospitalarias, la capacidad de tratamiento especializado y de cuidados intensivos, la cantidad de personal con formación médica…

 Satisfacción en la Comisión por este primer paso

Ursula von der Leyen se ha mostrado comprometida con la salud de los ciudadanos de la Unión y ha recalcado la importancia de esta Unión Europea de la Salud. “La pandemia del coronavirus ha puesto de relieve la necesidad de una mayor coordinación en la UE, unos sistemas sanitarios más resilientes y una mejor preparación ante futuras crisis”, declara. “Comenzamos la creación de una Unión Europea de la Salud para proteger a los ciudadanos con unos cuidados de alta calidad en crisis y para equipar a la Unión y a sus Estados miembros con el fin de prevenir y gestionar las emergencias sanitarias que afectan a toda Europa”, afirma.

Por su parte, Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión en la cartera de Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, incide en lo fundamental que es este primer paso: “Hoy estamos dando un paso importante y significativo hacia una auténtica Unión Europea de la Salud. Estamos reforzando nuestra gestión común de crisis para prepararnos y responder ante las amenazas transfronterizas graves para la salud. Nuestras agencias de la UE deben estar dotadas de mandatos más sólidos para proteger mejor a los ciudadanos de la Unión.”

En la misma línea se posiciona Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, quien recuerda que “en tiempos de crisis, los ciudadanos esperan legítimamente que la Unión Europea asuma un papel más activo”. “Estamos reforzando las bases para conseguir una UE más segura, mejor preparada y más resiliente en el ámbito de la salud”, celebra. La comisaria confía en que esta Unión Europea de la Salud supondrá un “cambio significativo” en la capacidad de respuesta colectiva de la organización supranacional.

Además, las propuestas también incluyen medidas para reforzar el mandato de la ECDC y la EMA, que han tenido un papel importante durante la pandemia. Asimismo, se presentaron los principales elementos de la futura Autoridad para la Respuesta Sanitaria de Emergencia (ARSE), que se propondrá antes de que finalice 2021. Se trata de un paso más para mejorar la capacidad de respuesta de la UE frente a las crisis sanitarias.

COMPARTIR: