03 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Bronconeumonía en personas mayores, factores de riesgo

Diferentes virus y bacterias son los causantes de la bronconeumonía, un tipo de neumonía que provoca la inflamación de los alvéolos y que es especialmente agresiva en niños de corta edad y personas mayores. Técnicamente, se puede definir como una inflamación de los bronquiolos y sacos alveolares presentes en los pulmones. Los bronquiolos son pequeños conductos en los pulmones que pueden causar dificultad para respirar cuando se inflaman.

Además, los bronquiolos son una parte del cuerpo es especialmente importante porque es la encargada de suministrar oxígeno a los pulmones. Dentro de los pulmones, los bronquios se dividen en diferentes bronquiolos, y estos forman millares de sacos de aire, que son los que se conocen como alvéolos. Precisamente en estos últimos, es de donde el oxígeno se transfiere a toda la sangre del cuerpo.

La bronconeumonía es un trastorno bastante común que tiende a ocurrir en adultos tempranos y mayores. Esto significa que a la edad de unos pocos años, el cuerpo no tiene experiencia previa en la lucha contra los microbios que causan enfermedades. Sin embargo, en los adultos mayores, tiende a reaparecer por otros tipos de enfermedades. Además, a diferencia de la neumonía, que incluye diferentes etapas, la bronconeumonía no sigue ese mismo patrón.

Los factores de riesgo en las personas mayores

La enfermedad es más común en la infancia y la vejez, es decir, las personas mayores de 65 años y los niños menores de 2 años son más susceptibles a esta enfermedad. Siempre es práctico dar una atención especial a los pacientes de edad avanzada. Por lo tanto, la atención domiciliaria puede ayudar a detectar dichos problemas de salud de manera temprana.

En el caso de las personas de edad avanzada, o personas mayores, deben tener especial cuidado, ya que, su edad y otras circunstancias añadidas suponen un factor de riesgo muy importante. De hecho, hay una serie de situaciones que agravan o propician la aparición de las bronconeumonías en las personas mayores. A continuación, se enumeran los principales factores de riesgo.

  • Ambiente: Las personas que trabajan o frecuentan ambientes con alta carga viral tienen mayor riesgo de desarrollar bronconeumonía.
  • Tabaquismo: Otro factor de riesgo importante relacionado con el número de posibles bacterias.
  • Ciertas enfermedades. El cáncer, la artritis reumatoide, la diabetes, el lupus y un sistema inmunitario debilitado pueden causar bronconeumonía. En caso de cáncer, se administra quimioterapia. Las enfermedades pulmonares a largo plazo, como la enfermedad pulmonar crónica, la fibrosis quística o el asma, pueden contribuir a la bronconeumonía.

¿Cómo prevenir la neumonía bronquial?

Existen algunos remedios básicos y al alcance de todos para evitar la bronconeumonía, como lavarse las manos regularmente para prevenir las bacterias y evitar fumar, lo que puede afectar la capacidad de los pulmones para combatir infecciones. En este sentido, la vacunación es el método más efectivo, de hecho, vacunarse contra la gripe es una buena forma de para prevenir la bronconeumonía.

Síntomas más comunes de esta dolencia

A veces puede ser difícil saber si tiene bronconeumonía u otro tipo de infección respiratoria, pero los principales síntomas de la bronconeumonía son:

  • Fiebre (unos 37,5-38º).
  • Dificultad para respirar o incapacidad para respirar normalmente.
  • Dolor torácico al respirar o pleuresía.
  • Escalofríos o temblores.
  • Tos con flema.

Además de todos estos síntomas, los adultos mayores con problemas del sistema inmunitario a menudo presentan síntomas más graves de la enfermedad. Si a eso sumamos que muchos confunden los síntomas con otro tipo de dolencias más comunes, y no le prestan la debida importancia, estamos ante una incapacidad para detectar a tiempo la bronconeumonía, con lo que ello conlleva.

Tratamiento de la bronconeumonía

El tratamiento de la bronconeumonía depende de la gravedad de la misma. Si la persona no tiene otros problemas de salud, el tiempo de recuperación para una persona sana es de aproximadamente 2 a 3 semanas. Los antibióticos suelen ser necesarios para el tratamiento en el hogar y en el hospital. Estos antibióticos funcionan al matar estas bacterias que dañan los pulmones. Aunque el tratamiento farmacológico requerido para la bronconeumonía fúngica variará y se debe consultar a un médico.

Por otro lado, al ser las bacterias las causantes de los diferentes tipos de bronconeumonía, fuera del organismo estas bacterias sí contagian, es decir, una persona podría contagiarse sí respira este tipo de bacterias emanadas de estornudos o tos. Por lo tanto, quienes estén en contacto con personas con bronconeumonía deberán tomar todas las precauciones para evitar el contagio, sobre todo si están a cargo de la persona enferma.

En resumen, lo más importante es poder detectar la enfermedad a tiempo antes de que se complique, sobre todo si se trata de personas de edad avanzada. Por este motivo, muchas veces es beneficioso contar con cuidadores o personal profesional a cargo de las personas mayores, pues solo ellos están suficientemente formados para detectar los problemas de salud ante los primeros síntomas.

COMPARTIR: