10 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

“Las personas que se encuentren en ERTE o reciban el IMV, si están en riesgo de exclusión social, no deberían pagar al Fisco”, afirma esta asociación

La Fundación Madrina reclama que las familias vulnerables deben estar exentas de pagar a Hacienda

Varias personas hacen cola para pedir alimentos en la Fundación Madrina.
Varias personas hacen cola para pedir alimentos en la Fundación Madrina.
La Fundación Madrina, dedicada a luchar contra la pobreza infantil y ayudar a las familias más vulnerables, reclama que las personas que se encuentren en riesgo de exclusión social no declaren ni paguen a Hacienda aunque algunas familias estén en situación de ERTE o reciban el Ingreso Mínimo Vital. Hacienda considera que la prestación por ERTE es un rendimiento de trabajo sujeto al IRPF.

Ha empezado la declaración de la renta y el colectivo de los más vulnerables también está obligado a participar. “Nos llama la atención que a un grupo vulnerable que apenas tiene medios para subsistir, pagar el alquiler o pagar el autobús, se le presuponga una conexión estable a Internet, una herramienta informática aceptable y hasta una firma digital, o los recursos suficientes para pagar Hacienda, afirma la Fundación Madrina en su comunicado de prensa.  

La Fundación Madrina presta el Internet a las usuarias, como ya ocurrió para la solicitud del Ingreso Mínimo Vital (IMV) cuando debieron acudir al centro de la Fundación para usar Internet y solicitar ayuda para la tramitación pues no están familiarizados con la burocracia administrativa.  

Este colectivo vulnerable nació durante la crisis económica y supone el 77% del total de familias vulnerables, de ellas solo el 2% ha recibido la ayuda social del IMV. El perfil de las familias que están en ERTE o con IMV son monoparentales con una media de dos hijos y unos ingresos por ERTE o ayuda social de 850 euros mensuales, según relata el comunicado de la Fundación. 

Logo de la Fundación Madrina. 

“La vivienda en Madrid en un piso de 60 m2 ronda los 850 euros y –suponiendo- que, en la mayoría de las situaciones, estas familias viven “hacinadas” y compartiendo gastos, podrían pagar unos 400 euros de alquiler. Si sumamos otros gastos como teléfono, alimentación o higiene, resulta que todas las familias están sobre endeudadas”, examina la Fundación.  

Para el 17% de familias que se encuentran en ERTE, Hacienda recuerda que esta prestación es un rendimiento de trabajo sujeto al IRPF y no exento, ya que el Gobierno se ha negado a hacer excepciones con estos contribuyentes.  

Según explica la Fundación Madrina, “los afectados por ERTE en 2020 se pueden encontrar con dos problemas graves, tener que pagar una media de 1.000 euros extra en impuestos o tener que presentar la declaración de la renta, una situación complicada, al contar con dos pagadores, su empleador y el propio SEPE”, analiza Madrina.  

En conclusión, la Fundación Madrina que lucha por la pobreza infantil y el bienestar de las familias vulnerables, ha solicitado mediante una nota de prensa que las personas en ERTE, con IMV o con ninguna de estas ayudas y en riesgo de exclusión social estén exentas de declarar y pagar a Hacienda. Según el organismo, son colectivos afectados por la situación actual y no pueden permitirse ningún pago extra, aunque sea fraccionado en seis meses.  

COMPARTIR: