27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hasta el pasado viernes el Régimen de Maduro solo había informado de 4.563 casos y 39 fallecidos en todo el país caribeño

El COVID-19 paraliza la ciudad de Maracaibo, puerta de entrada del turismo a Venezuela

El mercado de Las Pulgas fue el foco principal del coronavirus en Maracaibo.
El mercado de Las Pulgas fue el foco principal del coronavirus en Maracaibo.
El coronavirus ha colapsado los hospitales de la ciudad de Maracaibo, uno de los destinos turísticos más importantes de Venezuela. Oficialmente el número de casos no es tan grande como para generar una crisis sanitaria. Sin embargo, la complicada situación económica del país bolivariano provoca que unos cuantos casos de coronavirus colapsen la maltrecha sanidad venezolana.

Desde hace algunos años las familias en Venezuela han tenido que enfrentar una crisis social y económica y ahora con el temido virus del COVID-19 se ha visto cómo podrían enfrentar una emergencia sanitaria con un sistema de salud en deterioro.  

En una de las ciudades más importantes de Venezuela, Maracaibo ya se han colapsado los hospitales. Y ya varios hoteles de la zona han comenzado a utilizarse para atender a los pacientes asintomáticos y también trabajadores de la salud que se han contagiado.

De la misma forma especialistas del país temen que brote en la capital de estado de Zulia, pueda ser el comienzo de una gran emergencia en todo el país. Venezuela parecía liberarse en gran parte de la crisis mundial con el COVID-19, pero en estas últimas semanas se ha visto un gran incremento de contagiados.

Hasta el viernes solo se había informado de unos 4.563 casos y unos 39 fallecidos en todo Venezuela.  Dicho aumento en contagiados hizo que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro aumentará las medidas de confinamiento,  medidas impuestas desde el mes de marzo en Zulia, Caracas y otros ocho estados del país.

La alarma comenzaron en la ciudad de Maracaibo en mayo luego de que se detectara un brote del virus en un mercado popular de la zona llamado “Las Pulgas”, el más grande de esa localidad y donde asisten un promedio de más de 20.000 personas.

En tan solo unos días el mercado “Las Pulgas” se convirtió en el foco local del COVID-19, el gobierno de Maduro tomó medidas en el asunto y se tuvo que cerrar. Esto agravó la situación que viven los venezolanos que sufren de repetidos apagones y falta de agua potable y combustible. El centro principal para tratar lo casos que se eligió en la zona de Maracaibo fue el prestigioso complejo hospitalario estatal Servicio Autónomo Hospital Universitario.  

Fuentes dentro del centro hospitalario alegaron anónimamente por miedo a represalias en contra de ellos, que el hospital, que hace algunos años era un importante centro en Latinoamérica por sus equipos sofisticados y grandes avances, hoy en día se aleja de lo que era su gloria. Ya que afirman que la falta de agua obliga a sus pacientes y empleados a tener que utilizar envases plásticos para almacenar el agua y poder mantenerse aseados. 

El hospital de Maracaibo.

A su vez el deterioro de sus equipos y los constantes fallos en el sistema de aire acondicionado provoca crisis de calor entre el personal. Los trajes especiales que utilizan para evitar contraer el virus hacen que tengan un calor insoportable, mientras atienden a los pacientes con el virus. 

Una cosa que se ha sumado a la crisis sanitaria es la ausencia de una zona bien aseada, porque a la luz del dia es fácil encontrarse con ratas, cucarachas y hasta perros en el centro hospitalario. 

Se han tenido que tomar medidas poco ortodoxas para poder atender a los pacientes con el sistema de salud en Venezuela colapsando. En otros hospitales han tenido que recurrir a  instalar camas en el área de consultas externas para atender más pacientes con el virus, aunque en dicha área no cuenten tan siquiera con baños.

Otro de los problemas es la falta de personal médico, en Zulia la falta de equipo esencial para atender los contagiados y la escasez de combustible hace en ocasiones imposible al personal asistir a sus labores. En total, se han constatado 807 casos en todo el Estado.

Esta crisis en el colapso del sistema de Salud en Venezuela se veía venir y fue advertida hace un mes por la Organización humanitaria internacional “Human Rights Watch “ y los centros de Salud Pública y Derechos Humanos de la Universidad John Hopkins. 

El gobierno de Venezuela declaró que la situación en Zulia evidencia claramente que “nuestros hospitales no están acondicionado”  y exhortó a la población a tener medidas drásticas de protección para los suyos y poder frenar lo antes posible la pandemia. 

COMPARTIR: