28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jorge López Valejo señala que en las consultas se reciben cada vez más casos relacionados con la obsesión a tocar objetos e infectarse de COVID

Crecen los trastornos psicológicos ante el miedo a contagiarse con el coronavirus

Los TOC pueden manifestarse de muchas formas.
Los TOC pueden manifestarse de muchas formas.
El psicólogo y psicopedagogo Jorge López Vallejo explica en este artículo los nuevos trastornos asociados al COVID-19, como el miedo irracional o excesivo a contagiarse por coornavirus. López Vallejo explica los casos más frecuentes o comunes que se le presentan a diario y que denomina trastornos obsesivos compulsivos por contaminación.

A raíz del estado de pandemia actual hemos identificado un crecimiento de las consultas porque la persona desarrolla toda una serie de rituales con la finalidad de evitar o gestionar eventos, situaciones, estímulos o en general objetos que, a ojos de quien lo sufre, puedan ser portadores del Covid-19. Nos encontramos ante un creciente desarrollo del  trastorno obsesivo compulsivo por contaminación provocado por la pandemia, algo que bautizamos como TOCC.

Las personas nos llegan a consulta muy alarmados y nos hablan de una sensación contaminante, que los empuja a temer cualquier forma de exposición, también accidental como puede ser la llegada un paquete, un regalo o una carta, a cualquier cosa que pueda estar infectada por el virus, creando un círculo vicioso que no deja vivir, el círculo vicioso del miedo al contagio propio o de algún familiar como puede ser un padre o hijo.

El miedo de todas estas preguntas se desmonta con el argumento científico de la resistencia del virus en el ambiente. La resistencia de un virus al ambiente obviamente existe. Pero los estudios virológicos demuestran que la transmisión por contacto directo sobre una superficie a menudo tiene poca concentración para ser foco de contagio.

 El psicólogo Jorge López Vallejo.

Estas son unas de las preguntas que se hacen las personas que vienen pidiendo ayuda a consulta:

“He tocado ese picaporte que puede haber sido tocado antes por un infectado”

¨Has lavado debidamente la compra, puede estar contaminada".

“Te has duchado al entrar en casa”.

“Te has lavado las manos”.

El fóbico al contagio teme al ambiente y al enemigo invisible más que a cualquier otra cosa. La terapia para el miedo al contagio tiene como objetivo en contra este tipo de trastorno (más frecuente que nunca hoy) liberar al sujeto de la trampa de los rituales.

En concreto, en la terapia se ha observado lo importante que es trabajar y actuar para reestructurar y desmontar la creencia de base, la convicción de que tener el control completo de la higiene y de la limpieza pueda protegernos de una situación peligrosa, lo llamamos la reestructuración del veneno para el Coronavirus (Covid-19).

Sobre la base de esta sabiduría empírica, con la finalidad de hacernos del todo inmunes a algo y para tenerlo bajo control, no debemos evitarlo o prevenirlo. Al contrario, debemos soportarlo en pequeñas dosis hasta que llegue el día en que ya no podrá crearnos ningún tipo de efecto negativo. Lo mismo que se hacía con los reyes del pasado, antiguamente, los soberanos estaban frecuentemente sujetos a agresiones por parte de traidores y de los contendientes por el trono, y por lo tanto eran reyes inmunes a todos los venenos existentes. Desde su más tierna infancia, de hecho, se les suministraban pequeñas dosis de veneno: cada día la dosis se aumentaba hasta que el futuro rey se hacía completamente inmune al veneno. Ningún tipo de poción podía ya matarlo, ni la vertida en su cáliz por un traidor.

En la mayor parte de los casos, incluso la más obstinada de las obsesiones y de las compulsiones puede vencerse. ¿Cómo? Simplemente redefiniendo la situación y creando ad hoc una serie de concretas experiencias emocionales-correctivas, que liberan al paciente de su sistema perceptivo-reactivo rígido y retroalimentador.

COMPARTIR: