24 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Guardia Civil ya advirtió en 2022 de este engaño por el que los delincuentes piden datos personales para la supuesta defensa ante las acusaciones

Vuelve la peligrosa estafa que acusa al receptor de pornografía infantil y pedofilia

Alertan del regreso de una ciberestafa que ya estuvo presente en 2022. La víctima recibe por correo electrónico una falsa comunicación de la Guardia Civil y de la Interpol donde se le advierte de que está siendo investigado por varios delitos sexuales y se le pide que mande sus justificaciones. Además de que la comunicación presenta un estilo forzado y falsa apariencia, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad recuerdan que nunca utilizan esta vía para comunicar una investigación.

La Policía Nacional alerta sobre el regreso de un intento de estafa que circula a través del correo electrónico y a la que ya se persiguió en 2022. Se trata de un correo electrónico que incluye una citación, que parece proceder de la Guardia Civil y de la Interpol, destinada a los supuestos investigados por delitos tales como: pornografía infantil, sitios web pornográficos, ciberpornografia, pedofilia y exhibicionismo. 

En el correo electrónico también se adjunta una carta electrónica firmada supuestamente por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez Gámez, en la que les solicita información personal con el fin de defenderse de las acusaciones atribuidas por la Guardia Civil. 

Carta adjunta al correo electrónico.

Se le pide a la víctima que redacte "sus justificaciones por correo electrónico para que puedan ser examinadas y verificadas con el fin de evaluar las sanciones; esto en un plazo estricto de 72 horas", según se lee en unos de los párrafos de la carta.

Ante tal fraude, la Policía recuerda que si las fuerzas de seguridad están investigando a alguien, esa persona nunca tendrá conocimiento de ellos a través de un correo electrónico. Por otra parte, el escrito cuenta con un estilo que no es propio del español y mucho menos de un escrito oficial procedente de cualquiera de nuestra instituciones. Esta mala redacción da una idea de que puede ser producto de una mala traducción. 

La Policía Nacional y La Guardia Civil ya explicaron en 2022, en sus redes sociales, que la estrategia se basa en infundir miedo por parte de los estafadores tratando que los destinatarios aleatorios les aporten datos personales de los que se puedan llegar a beneficiar en un futuro.

La Guardia Civil aboga por que todo aquel que reciba este correo proceda a su inmediata eliminación y al bloqueo del remitente para que este no pueda volver a ponerse en contacto.

Fraudes desde los orígenes de internet

Este tipo de estafa conlleva un delito de extorsión y la Policía advierte que cualquiera podría llegar a ser víctima de él. En realidad, no existe ninguna investigación de la víctima, sino que el envío del correo se utiliza como pretexto para generar preocupación en el receptor y conseguir señales de que el buzón de éste está activo.

Ya a finales de 2022, elcierredigital.com alertaba de un caso similar a este de phishing en el que los suplantadores se hacían pasar por el Ministerio del Interior, por el Comisionado General de la Policía Federal y por la brigada de protección a menores. El documento que recibían las víctimas entonces también estaba falsamente firmado por María Gámez Gámez, directora general de la Guardia Civil.

Este documento consta de una falsa citación ante el Juzgado al incumplir el artículo 173.2 del Código Penal. “El atentado al pudor cometido sin violencia ni amenazas contra la persona o con ayuda de la persona de un niño de cualquier sexo, menor de 16 años, será reprimido con pena privativa de la libertad”, recoge la fraudulenta convocatoria. 

falsa_denuncia_pederastia

Falso documento enviado a las víctimas.

A la víctima se le culpa de cometer el delito “después de ser atacado en Internet, ver un vídeo de pornografía infantil, donde fotos y vídeos de menores desnudos grabados por el gendarme cibernético en una supuesta ciberinfiltración de la policía”.

Por medio del correo electrónico enviado, los estafadores solicitan a la víctima que remita un correo justificándose en un plazo inferior a 72 horas. “Pasado el plazo nos veremos obligados a enviar nuestro informe a la Sra. Laure Beccuau, Fiscal de París, para que emita la orden de arresto contra usted procediendo a su arresto inmediato con la posterior inscripción en el registro de delincuentes sexuales". 

El documento falso tiene numerosas erratas, suplanta varias identidades e imita algunos logos oficiales como el del Gobierno de España o el de la Policía Nacional. En este caso, para comprobar la veracidad del contenido del documento es importante ponerse en contacto con la entidad involucrada, en este caso, la Policía Nacional, para advertir de lo sucedido y evitar ser víctimas de este ataque.

COMPARTIR: